Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Políticos, técnicos y agentes, los caídos por la trama corrupta

Políticos, técnicos y agentes, los caídos por la trama corrupta

ENREDADERA IR

Imagen de archivo de uno de los técnicos de la Udef recogiendo información en el Ayuntamiento de Astorga. | ICAL Ampliar imagen Imagen de archivo de uno de los técnicos de la Udef recogiendo información en el Ayuntamiento de Astorga. | ICAL
Estefanía Chamorro | 12/08/2018 A A
Imprimir
Políticos, técnicos y agentes, los caídos por la trama corrupta
Consecuencias León no es la única provincia donde la investigación ha tenido consecuencias para algún cargo público, otras siete personas más están en la lista a nivel nacional
Como si de un tsunami se tratase, la gran ola que ha supuesto la Operación Enredadera ha traído tras de sí muchas consecuencias. Una de ellas es el rastro de ‘nominados’ a modo de ceses y dimisiones que ha provocado esta macroperación. El último en toda España y único en la provincia, José María López Benito, ‘Yiyo’, dimitó para salvar la Alcaldía de Antonio Silván de la moción de censura.

Sin embargo, López Benito no es ni de lejos el primero en perder su cargo. Julio Villegas, oficial de la Policía Local de Alcobendas, fue suspendido de forma cautelar el 4 de julio. El ex agente era detenido apenas un día antes y tanto su despacho como sus equipos eran registrados por la Policía Nacional, que también pidió la colaboración del Ayuntamiento para revisar varios contratos. El segundo en ocupar esta lista es el jefe de la Policía Local de Fuenlabrada, destituido de su cargo el día cinco del mismo mes, apenas dos días después del tsunami de la Operación Enredadera. Durante la mañana de ese jueves, apenas minutos después de conocerse su detención, José Francisco Cano fue fulminantemente suspendido de sus funciones por el alcalde de Fuenlabrada, Javier Ayala. Por la tarde ya tendría un sustituto, Miguel Ángel García.

El seis de julio fue una jornada clave en las administraciones afectadas por la investigación. Tres de las ocho personas que, hasta el momento, han perdido su cargo lo hicieron ese día, en el que otros dos oficiales de la Policía Local y un funcionario eran cesados.

Uno de ellos fue José Manuel López, jefe de la Policía Local de Oviedo. La alcaldía, encabezada por Wenceslao López, convocaba una rueda de prensa tras un conjunto de «hechos que se han ido acumulando a lo largo del tiempo». Según algunos medios, su propuesta de ‘externalizar’ la formación de nuevos agentes fue la gota que colmó el vaso y también la que lo abocó a la destitución. Ese mismo día, Tomás Cabrejas era cesado de su puesto como jefe de la Policía Local de Tiana (Barcelona). Cabrejas había sido el hombre de confianza de la alcaldesa, al frente de la seguridad desde 2015. También había ocupado el puesto de concejal de Seguridad y Movilidad en Montgat. Precisamente en este último municipio los investigadores también requirieron información el pasado tres de julio, día de los registros policiales.

El tercero en ser suspendido aquel día seis fue el técnico municipal responsable de nuevas tecnologías de Mollet del Vallés. El Consistorio decidió crear una comisión de investigación para analizar todas las operaciones en las que dicho trabajador se había visto envuelto y que podrían ser importantes de cara a la Enredadera.

Apenas dos días después, el ocho de julio, el subinspector de la Policía Local de Plasencia era apartado de la gestión de las contrataciones a causa de la investigación municipal en la que se había visto envuelto y del proceso judicial en el que también se encontraba.

Cinco días más tarde, Carlos Ruipérez (Ciudadanos), alcalde de Arroyomolinos, tomaba la decisión de renunciar a su cargo al frente del Consistorio y al acta de concejal. Sin embargo, el municipio madrileño se mantuvo bajo la dirección del partido naranja, el alcalde en funciones, Juan José González, cuyo nombre aparecería más tarde implicado en el marco de la macroperación.

Llegaba entonces el turno para la provincia leonesa. Sadat Maraña, asesor de Ciudadanos en la Diputación de León, era expulsado por su relación con la trama.

Con todo ello, por el momento, el último en despedirse de su cargo fue el leonés López Benito, investigado en la causa, que renunciaba a su acta de concejal el pasado siete de agosto tras las presiones de la oposición.
Volver arriba
Newsletter