Publicidad
Piden que sea obligatorio ofrecer gallego en los colegios del Bierzo Oeste

Piden que sea obligatorio ofrecer gallego en los colegios del Bierzo Oeste

EL BIERZO IR

Pintada recogida por obierzoceibe solicitando una nueva concreción territorial para la comarca y el uso del gallego. Ampliar imagen Pintada recogida por obierzoceibe solicitando una nueva concreción territorial para la comarca y el uso del gallego.
M.I. | 03/11/2018 A A
Imprimir
Piden que sea obligatorio ofrecer gallego en los colegios del Bierzo Oeste
Educación El colectivo berciano Fala Ceibe solicita una Ley de lenguas minoritarias de Castilla y León que recoja la protección de tres idiomas: el leonés, el eusquera de Treviño y el gallego
El portavoz del Colectivo cultural Fala Ceibe do Bierzo, Javier Lago Mestre, ha valorado el V Informe sobre el cumplimiento de la carta europea de Lenguas Regionales de España tras asistir a la Mesa de Normalización Lingüística de Galicia desde donde considera que hay numerosas «carencias en la protección del gallego por parte de las administraciones», en las dos zonas castellanoleonesas donde se recogen gallegohablanes, Zamora y el Bierzo, esta última comarca con unos 30.000, aunque apunta que no hay encuestas al respecto.

Lago Mestre lamenta que, pese a que desde 2001 se permite la introducción del estudio del gallego en las aulas de forma voluntaria en los centros escolares del Bierzo occidental «hay graves carencias en la ejecución» de la enseñanza en gallego. De hecho hay cuatro centros que no ofertan esta lengua: Vega de Valcarce, Carracedelo, Villadepalos y Quilós.

«En unos casos la Junta de Castilla y León alega que no hay ninguna demanda de gallego por la comunidad escolar, en otros que no hay alumnado suficiente para tener a un docente de esta lengua. La solución de esta problemática exige que la enseñanza del gallego sea de oferta obligatoria en todos los centros escolares del Bierzo occidental», apunta. Además, según el portavoz de Fala Ceibe, el gallego debería estar presente en todos los ciclos educativos desde la educación infantil a la universitaria, eliminando también el ratio de alumnos por profesor para propiciar su introducción.

Pero, de inicio, considera Fala Ceibe que conviene establecer una reforma del Estatuto de Autonomía de Castilla y León «para alcanzar el reconocimiento de oficialidad de la lengua gallega. Sólo así los hablantes de este idioma podrán tener reconocidos sus derechos lingüísticos, individuales y colectivos». Ese documento dice en su artículo 4.3 que la lengua gallega «gozará de respeto y protección en los lugares en que habitualmente se utilice», una valoración insuficiente, al entender de Fala Ceibe.

Pide además la aprobación de una Ley de lenguas minoritarias de Castilla y León que recoja la protección de los tres idiomas: leonés, eusquera de Treviño y gallego. «Esta ley abarcaría los diversos campos lingüísticos de obligada intervención de las administraciones públicas a favor del gallego, incluidas las Cortes de Castilla y León», apunta.

A nivel local, las administraciones bercianas «carecen de medios técnicos, personales y financieros para llevar a cabo medidas de normalización lingüística con el gallego». Por eso considera que debería ser el Consejo Comarcal del Bierzo quien crease un Servicio lingüístico comarcal para fomentar el gallego en el seno de los entes locales». Incluso controlando la toponimia gallegocastellana, que aseguran que durante siglos ha quedado relegada «es necesario recuperarla y oficializarla en idioma gallego». Fala Ceibe propone hacer un convenio tripartito, Xunta, Junta y Consejo Comarcal para recuperar esa toponimia, pero también para establecer un protocolo de colaboración para la enseñanza del gallego en la comarca.

«Otras instituciones de Galicia tienen que mostrar más interés por la problemática lingüística del Bierzo, como las universidades, la Real Academia Galega o el Instituto da Lingua Galega. Sus estudios filológicos, sociolingüísticos o históricos deben superar el actual límite político de Galicia para interesarse por los hablantes vecinos», expone Lago Mestre, que también considera que los medios de comunicación podrían implicarse con esa lengua, aunque es consciente de que, para ello, se requeriría una política de subvenciones adecuada.
Volver arriba
Newsletter