Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR

Perrault: "Completar el proyecto es vital para que los congresos no vayan a otros destinos"

ACTUALIDADIR

El arquitecto francés Dominique Perrault. | THE JAPAN ART ASSOCIATION–THE SANKEI SHIMBUN Ampliar imagen El arquitecto francés Dominique Perrault. | THE JAPAN ART ASSOCIATION–THE SANKEI SHIMBUN
Alfonso Martínez | 02/12/2018 A A
Imprimir
Perrault: "Completar el proyecto es vital para que los congresos no vayan a otros destinos"
Infraestructuras Entrevista al arquitecto del Palacio de Congresos y Exposiciones
El arquitecto francés Dominique Perrault concede su primera entrevista después de que se haya puesto en servicio el Palacio de Exposiciones de León y analiza el resultado de la obra y el futuro de la rehabilitación de la azucarera.

– ¿Cuál fue su primera impresión al ver terminado el Palacio de Exposiciones?
– Fue una gran satisfacción después de tantos años esperando. Pero ante todo es estupendo ver que realmente se está celebrando una feria detrás de otra desde su inauguración y que hay demanda para celebrarlas. Pronto se terminará la urbanización del entorno y espero también que podamos terminar el Palacio de Congresos en un tiempo razonable.

– ¿Se ciñe el resultado final de la obra a los que usted quería transmitir con su proyecto?
– Creo que el resultado es bastante fiel al proyecto de ejecución final y esto en sí es ya un gran logro después de una obra tan larga y con tanta lucha de por medio. Además, lo más importante es que el edificio sea útil, que cumpla su función. Ese es el mejor resultado que puede tener un proyecto de este tipo.

– ¿Han afectado los ajustes presupuestarios y la demora de la obra en el resultado final del edificio?
– Indudablemente. Las restricciones presupuestarias han prolongado la obra de 28 meses iniciales a más de seis años y sólo se ha realizado uno de los dos edificios. Eso hace que ahora tengamos un Palacio de Exposiciones terminado y un Palacio de Congresos en el que prácticamente no se ha podido hacer nada.

– ¿Cree que va a ser un elemento vertebrador el oeste de la ciudad?
– El tiempo lo dirá, pero la ampliación de la estación de trenes y la urbanización en torno al Palacio de Congresos y Exposiciones van a cambiar completamente la percepción de la zona por parte de la ciudadanía. La iniciativa pública ha hecho su trabajo, ahora lo justo sería que la iniciativa privada continúe construyendo ciudad y esté a la altura en términos de calidad arquitectónica y urbana de lo que las diferentes iniciativas públicas han conseguido. Una buena arquitectura y una buena ciudad redundan en la calidad de vida de toda la ciudadanía. Por eso no podemos bajar los brazos y han de poner el listón alto y estar vigilantes. Creo que el resultado final de esa parte de la ciudad dependerá del nivel de exigencia que nos planteemos todos como sociedad.

– Aseguró en su día que nunca había hecho una cubierta fotovoltaica como la del Palacio de Exposiciones. ¿Cómo valora el resultado?
– Efectivamente, nunca había realizado una cubierta fotovoltaica de tal magnitud y con una capacidad de producción semejante. Es el futuro y ahora España es un país privilegiado en ese sentido. La cubierta fotovoltaica era una de las ideas fundacionales del proyecto hace trece años y ha habido que defenderla. No es algo que se haya añadido porque tal o cual normativa lo exijan. Al contrario, es un elemento fundamental en la idea de sostenibilidad del complejo.

– Otra de sus apuestas era la gran plaza exterior que ha servido para integrar el Palacio de Exposiciones en la ciudad. ¿Le gusta cómo ha quedado?
– Creo que la plaza da aire al Palacio de Exposiciones y a la vez a la ampliación de la estación, ofreciendo un parque público abierto a todos de día y de noche y la posibilidad de expandir hacia el exterior algunas actividades que se puedan desarrollar en el interior del Palacio de Exposiciones. Creo que el resultado es bueno.

– Ahora queda pendiente el Palacio de Congresos. ¿En qué se va a diferenciar del de Exposiciones?
– Es una pieza que creo que es absolutamente necesaria para complementar una oferta seria e integral de turismo de congresos en León. Los congresos tienen necesidades muy específicas de salas de muy distintos tamaños y de otros servicios auxiliares, cafeterías, almacenes, etc. Lo hemos visto cuando se han celebrado los recientes congresos en el Palacio de Exposiciones que los organizadores tenían que recurrir a ‘construir’ una especie de salas de reunión temporales que luego debían desmontar. Con esto se puede salir del paso, pero cuando hay necesidades específicas como cabinas de traductores, un gran auditorio o congresos más complejos, esto se queda corto. Por eso creo que es importante culminar el proyecto. Si no, los promotores buscarán ofertas más completas en otros destinos.

– ¿Qué quiere transmitir con su proyecto para rehabilitar la azucarera?
– En el momento del concurso apostamos por no demoler enteramente la azucarera Santa Elvira. Se han demolido las construcciones sin ningún valor arquitectónico para realizar el Palacio de Exposiciones y se ha conservado, en la medida que su estado lo ha permitido, todo lo demás. No era obligatoria está conservación, porque no había una protección patrimonial de esta arquitectura, pero creo que sí que era importante preservar su valor ambiental y la memoria de esta arquitectura industrial del siglo XX que desgraciadamente nadie protege.

– ¿Cuáles serán las principales características de este edificio?
– Es un edificio que combina en el antiguo espacio fabril un gran vestíbulo que permite la permeabilidad entre la avenida Doctor Fleming y el Palacio de Exposiciones en dirección este-oeste y al mismo tiempo conecta en el eje norte-sur el auditorio para congresos con las salas polivalentes más pequeñas para seminarios y reuniones, de modo que ese vestíbulo será el centro neurálgico de todo el conjunto de edificios. Creo que los leoneses apreciarán también la posibilidad de poder atravesar todo el recinto de la azucarera y la nueva plaza.

– Su ejecución también va a estar marcada también por la disponibilidad presupuestaria y por el momento se va a ejecutar la ‘envolvente’, es decir, los muros, la cubierta y la solera. ¿Puede afectar esto al resultado final de la obra?
– Pues creo que sabe usted más que yo. De momento no me han comunicado qué se va a ejecutar y qué no. En todo caso, sería bueno seguir con la obra para no tener una ruina en medio del recinto, pero sé que el Ayuntamiento está trabajando para conseguir avanzar.

– ¿Le han dado a usted alguna previsión de cuándo podrá estar ejecutado? Se ha hablado del año 2020...
– Ninguna. Yo sigo con un contrato en vigor para realizar el Palacio de Congresos, pero soy sensible a que hay varias administraciones implicadas en su financiación. Es un proceso complicado y lento.

– ¿Ha pasado la crisis para los proyectos arquitectónicos de Dominique Perrault? ¿Tiene grandes proyectos a la vista en España? ¿Y en otros países?
– No sólo hacemos grandes edificios. Sin ir más lejos, en León elaboramos hace años un plan de urbanismo, pero también un proyecto para un pequeño edificio de oficinas. Lamentablemente, no se llevaron a cabo. Pero hacemos todo tipo de proyectos. Creo Esa época de grandes proyectos pasó, al menos en Europa. En España la mayor parte de nuestro trabajo ha sido fruto de concursos públicos y ya no se están convocando, quizás porque después de la crisis ha habido problemas para aprobar los presupuestos y ha habido que recurrir a prórrogas, no lo sé, pero el hecho es que hay pocos concursos en España, cosa que lamento. Estamos principalmente trabajando en dos grandes proyectos, uno en París, que es el proyecto para la Villa Olímpica de París 2024 y otro en Corea del Sur con una gran estación de transporte intermodal en Seúl, completamente subterránea.

– En el mes de marzo estará en el Palacio de Exposiciones para impartir la conferencia ‘Arquitectura hecha con la gente, por la gente y para la gente’...
– Bueno, ese es el lema del congreso y en efecto las personas son y deben ser el tema central de la arquitectura. Pero es un lema muy amplio y muy abierto a distintas lecturas. Espero que el congreso sea muy rico en esa multitud de posibles lecturas.

– Ese congreso versa sobre la ‘nueva’ construcción y sobre la apuesta por la regeneración urbana y la rehabilitación. ¿Cómo valora esa apuesta?
– Es interesante y hay muchos modos de enfocarla. Por ejemplo, en los últimos años y a través de mi actividad profesional y también académica en la EPFL de Lausana en Suiza me he interesado por el papel de la arquitectura subterránea. Es decir, en vez de buscar un crecimiento en altura, o una expansión superficial de la ciudad que parece no tener límite y devora el territorio, ¿por qué no mirar hacia abajo? Al subsuelo ¿por qué no servirse de un espacio que ya está ocupado, pero cuyos usos se han limitado sólo a las infraestructuras? Ahí lo dejo.

– ¿Ha podido conocer otros edificios significativos de la ciudad de León?
– Visité la Casa Botines de Gaudí y fue muy interesante. León cuenta con un gran patrimonio histórico pero también, y uno no excluye lo otro, con un gran patrimonio arquitectónico contemporáneo.
Volver arriba
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle