Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Partieron

Partieron

OPINIóN IR

13/03/2018 A A
Imprimir
Partieron
Partieron con la dignidad puesta en los pies, evitando los bordes y los bordillos, renunciando a las barreras arquitectónicas, bajo un cielo gris con amenaza de lluvia como acompañante de viaje, pasaron la primera noche en el Polideportivo de Mansilla de las Mulas, con el eco de los acordes de la guitarra negra cantando versos que golpean contra sus paredes, versos de Miguel Hernández y un Santa Bárbara Bendita que con el puño en alto eriza la piel escarchada; mientras en las cazuelas se cuecen salchichas y se preparan ensaladas para la cena de los dignos, pendientes de dormir en colchonetas, con el frío calándose por los poros de las pieles y poder caminar día tras día Contra el Paro y la Precariedad, por la Renta Básica, el empleo digno y los derechos sociales para culminar el día 24 en Madrid, gritando, ¿hasta cuándo vamos a permitir que se nos robe?, ¿hasta cuándo vamos a permitir que nuestros impuestos subvencionen las industrias energéticas, las entidades financieras…?, como dice Chomsky "El liberalismo existe, pero solo para los pobres. El mercado libre es para ellos, no para nosotros".

Caminan para exigir una renta garantizada que se establezca por persona, no por familia, para que el gobierno cumpla de manera urgente la Carta Social Europea que establece que ningún ciudadano ni ciudadana puede cobrar prestaciones o pensiones por debajo del umbral de la pobreza y así poder garantizar como mínimo los 684 euros, caminan para exigir la derogación de las reformas laborales que eviten la explotación de la clase trabajadora y de los bajos salarios, el derecho a la vivienda y no a los desahucios, a unas pensiones que garanticen la calidad de nuestros mayores, con una sanidad y dependencia pública, caminan para exigir una educación en valores sociales y no discriminatorios, que se eduque en igualdad. Las mujeres ya han llenado las calles y los pensionistas volverán a hacerlo el día 17 de Marzo y pronto muy pronto toda la sociedad gritará a favor de la igualdad y en contra del capitalismo feroz.
Volver arriba
Newsletter