Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Orzonaga: el elefante de Osborne

Orzonaga: el elefante de Osborne

CULTURAS IR

Ampliar imagen
Fulgencio Fernández | 30/06/2019 A A
Imprimir
Orzonaga: el elefante de Osborne
LNC Domingo Los vecinos levantan de hacendera una escultura que recuerda su leyenda más famosa
Los vecinos de Orzonaga hablaban estos días de ‘El elefante de Osborne’ y cuando en este pueblo del municipio de Matallana de Torío andan con alguna «maturranga»es que algo pasa... Y más si se refieren a El Elefante, protagonista de una famosa copla hija de una leyenda, nombre o emblema que llevan negocios del lugar –el bar, la miel...– y que, además, en los dos últimos años ya se ha organizado una curiosa celebración: «La cacería del elefante en el faedo», una especie de fiesta estrafalaria, baile de disfraces, rito socarrón o vaya usted a saber qué.

Se dice que la leyenda del elefante de Orzonaga sólo podía ocurrir en este pueblo en el que también se celebra un entierro paralelo o complementario al entierro de Genarín leonés y en el que se suceden todo tipo de celebraciones.

Y hacenderas, no lo olvidemos, que también habla de la condición de sus gentes cuando esta tradicional costumbre se ha perdido en la mayoría de nuestros pueblos.

¿Y el elefante de Osborne? Pues se trata de una enorme figura que, a modo de toro de Osborne, se ha colocado en el alto del Bustillo con la finalidad de perpetuar definitivamente la historia de El elefante de Orzonaga, que camina hacia el siglo de vida desde que la ‘escribiera’ El Tío Faldas. «Cada año, en la cacería, queremos introducir alguna novedad. El año pasado fue un elefante de cartón piedra que duró poco más de la jornada festiva, por eso pensamos en uno más sólido, definitivo... pero costaba una pasta», explica Jose, industrial local y uno de los padres de la idea.

Pero el presidente de la Junta Vecinal, un ex minero al que todos conocen por El Moro, Ramón, dijo: «Adelante, vamos con el elefante».

Y lo imponente de sus medidas y los materiales de los que está hecho le puso el nombre popular: El elefante de Osborne de Orzonaga, ubicado en uno de los lugares más vinculados a la memoria infantil de sus vecinos, como zona de juegos, «dónde íbamos a resbalar con unos cartones».

Otro vecino del pueblo, que trabaja en el sector, fue el encargado de materializar la figura del elefante para pintarlo posteriormente... pero no estaba todo acabado.
–La pieza más pequeña pesaría 250 kilos, no hay camino para subir ni nos dieron permiso para hacer uno, no era fácil.

Y surgió la solución más antigua, la vieja hacendera, y en dos fines de semana se consumó la instalación del elefante en el Bustillo. «El primer día seríamos unos treinta y el segundo poco menos, pero mucha gente, que hacía falta... A base de pozos y cemento-chorizo fue creciendo la idea que ya es una realidad y ya presidirá la III edición de la cacería que se celebrará en el mes de julio.

Pero el origen de todo está en la leyenda, en las coplas. Ya hace 90 años (allá por 1929) cuando Manuel Laiz, coplero y minero al que todos conocían por El Tío Faldas, dictó estas coplas que se le ocurrieron en base a unos hechos de los que se hablaba en aquellos días. Dictó porque tenía gran facilidad para las coplas pero apenas sabía leer ni escribir.

Una de las teorías que se manejan sobre lo que pudo ocurrir para que le leyenda tuviera una base real, que era con el material que trabajaba el citado Laiz, es que muchos vecinos de Orzonaga bajaron en camión para acudir a una función del circo en León, pero se desató una tormenta tremenda y se suspendieron las actuaciones, al margen de provocarse un gran caos en las carpas. Al los pocos días bajó el chaval de la copla, que estaba guardando las vacas en el faedo de Orzonaga, gritando que había visto un elefante en el monte y empezaron a decir que se habría escapado del circo con la tormenta que se desató, que si…

Otros mantienen que hubo una gran tormenta y que al chaval de la copla, que estaba con el ganado, le entró el miedo y bajó para el pueblo. Como no quería decir que fue por miedo afirmó que le había asustado el elefante ¡Qué más da! ¿Quién le pide documentos a las leyendas?

El caso es que la leyenda aún vive o, tal vez, esté más viva que nunca. Tuvo vida propia cuando el bueno de Tío Faldas –que la crearía mientras trabajaba cargando vagones en la línea de baldes de la mina Collín hasta el llamado lavadero de la Hispana– la dictó y se hablaba de ella; la recuperó cuando la incorporaron a su repertorio los músicos locales Taita y Firme, e incluso la grabaron en el mítico programa El Grajo, del añorado Marcelino Cuevas, y también la cantó y grabó el rabelista Miguel Ángel García ya en el siglo XXI.
–Queremos que siga siendo un símbolo de la localidad; y para que tenga vida se la hemos enseñado a los chavales del Colegio de Matallana.

Las coplas del elefante de Orzonaga, del tío Faldas

Un guaje baja corriendo
Para dar aviso al pueblo
Que se hallaba un elefante
En la fuente del Faedo.
(Estribi.) Pobre elefante que mal lo pasas
Que te amarraron los de Orzonaga
Prepara las municiones
El vecino Baldomero
Y en seguida pasa aviso
A Lanero y a Cachero
(Estribillo)
Bajaba el Falso corriendo
Que no se le veía el pelo
Que le preste una cadena
Al vecino Macareno
(Estribillo)
Unos iban con cadenas
Otros con forcas de hierro
Y el que llevaba el azúcar
Era el hijo del Pedrero
(Estribillo)
Eloy le dice a Avelino
No te metas por ahí
No te vaya a suceder
Lo que con el jabalí
(Estribillo)
Manolín dice: ¡señores!
Nada me extraña la cosa
Que ya en tiempos pasados
Hubo por aquí una mora
(Estribillo)
Cuando llegan al fayedo
Baldomero dice así:
Poco a poco compañeros
Que ya lo siento gruñir
(Estribillo)
Vitoriano el de Llombera
También estaba en la danza
Quiere llevarlo a Llombera
Perteneciendo a Orzonaga
(Estribillo)
Sidoro sube al Mayado
Sidoro baja al Hayedo
No lo pilló por el rabo
Porque le tenía miedo
(Estribillo)
Que pena pasan
Los de Llombera
Que no lo amarran
P’a unas melenas
(Estribillo)
Todas las mujeres van
A preguntar a Pimenio
Y la tía Cachera dice
Si era blanco o era negro
(Estribillo)
No era blanco ni era negro
Color de piel de ratón
Que al hombre más valiente
Le temblaba el corazón
(Estribillo)
Habrá que mandar aviso
A toda casa de fieras
Que si falta un elefante
Está cerca de Llombera
(Estribillo)
Crispín le dice a Marquines
Que color tiene la cosa
Y Marquines le contesta
Tiene tres metros de trompa
(Estribillo)
Pobre elefante
Que tripas tienes
Que te amarraron
Pimenio y Nene.
(Estribillo)
Volver arriba
Newsletter