Publicidad
Oportunidad y unidad de acción, por Luis Fuentes

Oportunidad y unidad de acción, por Luis Fuentes

CUENTA CON LEóN IR

Ampliar imagen
Luis Fuentes | 14/06/2020 A A
Imprimir
Oportunidad y unidad de acción, por Luis Fuentes
Cuenta con León El presidente de las Cortes de Castilla y León pasa este domingo por la tribuna que diariamente analiza el futuro de la provincia de León
La pandemia del coronavirus Covid-19 nos ha puesto a todos en una nueva tesitura. Hemos vivido momentos durísimos y nos adentramos en un panorama en el que, dentro de la incertidumbre, todos los actores sociales tenemos que tener claro que es el momento de afrontar unidos la reconstrucción de nuestros territorios. Surge aquí la oportunidad. No se trata de poner el reloj a cero y comenzar a construir, sino de tratar de optimizar nuestras principales fortalezas para situarlas como la base de la recuperación económica y, por tanto, social. Un desafío que urge a nivel mundial, europeo y nacional. Que hemos de promover dentro de Castilla y León y, por supuesto y fundamentalmente, en nuestras provincias.

Lo que se viene a denominar ‘era postcovid’ presenta una oportunidad para abordar uno de los principales problemas de Castilla y León, lamentablemente no el único. La reconstrucción después de la pandemia ha de pasar inexorablemente por la máxima de tratar de corregir los desequilibrios territoriales. León, toda su provincia, tiene ubicada aquí su meta. El esfuerzo ha de ir dirigido a recuperar la presencia que merece esta tierra y mimbres no le faltan. La Comunidad Autónoma tiene que convertir esta crisis en su principal fortaleza y ese camino lo tenemos que recorrer todos juntos. En esa senda tienen que estar más presentes que nunca las personas que atraviesan por dificultades. Como siempre he dicho, en estos tiempos marcados por la adversidad, no podemos dejar a nadie atrás.

En ciernes se encuentra en Castilla y León un pacto de Comunidad entre todos los partidos políticos. El Diálogo Social permite ese ámbito de toma decisiones en el que están implicadas la administración, las empresas y los representantes de los trabajadores. Existe voluntad por comenzar a recuperarnos, con una lección aprendida, y garantizar así el futuro que León viene reclamando, legítimamente, en estos últimos tiempos. No sería sensato esconder la envergadura del reto. Pero tenemos que ser conscientes de que la recuperación económica no va a llegar sin protección social, sin el impulso a la industria, sin las infraestructuras necesarias, sin el apoyo a pymes y autónomos, sin proteger a nuestros hombres y mujeres del campo y sin poner en valor nuestro patrimonio, nuestra cultura y nuestra riqueza natural.

En los momentos más duros de la pandemia en nuestra Comunidad Autónoma, en un gesto que siempre agradeceré, las principales entidades del Tercer Sector social me permitieron conocer de primera mano la encomiable tarea de las asociaciones que tienen por delante un papel fundamental. Como presidente de las Cortes de Castilla y León les he mostrado mi apoyo y mi disposición para contribuir como consideren necesario para ayudar a quién más lo necesita y que su situación no suponga un impedimento desarrollar un proyecto de vida en el lugar en el que elijan, sin que se vean obligados a irse de su entorno, especialmente si es rural, hacia otros núcleos de mayor tamaño o, incluso, a otras provincias.

Es un paso fundamental y justo, pero no es el único. La despoblación es uno de los principales hándicaps de provincias como la leonesa. Los servicios públicos han de garantizarse y para ello es preciso replantear modelos para lograr la eficiencia. También tenemos que estar al lado de quienes verdaderamente mantienen la vida en los pueblos. Nuestros hombres y mujeres del campo, por si quedaban hasta entonces dudas, han demostrado su valor en nuestra economía más básica en estos tiempos de pandemia. Pero también tenemos que apoyar, y debemos hacerlo sin fisuras, a los pequeñas y medianas empresas, eminentemente familiares, así como a los autónomos, porque ellos son, a fin de cuentas, quienes aportan dinamismo a nuestros entornos.

León ha sido una tierra castigada como pocas por la desindustrialización. Por eso, la apuesta ha de ser decidida ahora por buscar alternativas y existen sobre la mesa proyectos que merece la pena seguir contemplando. Polígonos industriales como el de Torneros, la actividad económica puntera en esta provincia, tanto farmacéutica como de base tecnológica, la agroalimentación moderna e innovadora, el impulso a las energías limpias… No son sólo nichos que ofrece empleo de alta cualificación y con un indiscutible valor añadido; son también vías para atraer a la juventud, nuestro principal valor, y favorecer su asentamiento de población en provincias como León.

En un mundo globalizado, las infraestructuras son vitales. Los efectos de las crisis han planteado limitaciones en el avance de determinados proyectos importantes, pero León cuenta con otros elementos sobre los que debe girar la movilidad necesaria. Es en este contexto donde esta tierra ha de reclamar su lugar en la UE como enclave estratégico en el desarrollo del Corredor del Atlántico. Un proyecto que se erigirá como uno de los nueve ramales europeos de comunicación, que situará a Castilla y León a las puertas de Europa, y que convertirá a territorios como León en el nudo de un trazado que conectará 15 muelles europeos, con parada en una treintena de aeropuertos y que atraviesa por ferrocarril Portugal, Francia, España y Alemania. Nos encontramos de nuevo ante una oportunidad económica e infraestructural única en la que hemos de concentrar, sin fisuras, todos nuestros esfuerzos.

Vivimos todavía las consecuencias de las limitaciones que ha provocado este imprevisto virus, que tan presente está ahora en nuestro día a día. Una apuesta decidida tiene que pasar por el fomento del turismo de interior y pocas provincias resumen entre los límites de sus fronteras la variedad de oferta de León. Pocas provincias permiten en un solo itinerario poder contemplar los horizontes infinito la Tierra de Campos y la majestuosidad de sus montañas, en apenas unas horas de viaje. Pocas provincias ofrecen, a la vez, ribera y hayedos, vestigios de Roma e innovadora arquitectura, historias de Reyes y leyendas paganas, huerta y carne, relax y aventura, paisajes de ensueño y ocio para todos...

León es y será una tierra de oportunidades. Crecimiento, inversiones y estímulo al empleo son tres factores que se deben conjugar con todas esas fortalezas innatas que caracterizan a este enclave. La relación equilibrada entre todo ello, sin embargo, no será suficiente. Es necesario, ahora más que nunca, como digo, una unidad de acción. En este reto hemos de estar todos juntos, cada uno dentro de nuestras responsabilidades, para tratar de demostrarnos a nosotros mismos que somos capaces de superar las adversidades y de corregir los desequilibrios que venían lastrando las posibilidades de parte de nuestro territorio.
Volver arriba
Newsletter