Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Octubre rojo

Octubre rojo

OPINIóN IR

30/10/2017 A A
Imprimir
Octubre rojo
El cielo del atardecer del 21 de octubre pasado, en la ciudad de Barcelona, es rojo sangre. Las nubes, diseminadas y traslúcidas, están siendo atacadas por las llamaradas del sol que va cayendo sin remedio dentro de las fauces del mar. En el Camp Nou, el bullicio del partido del Barça-Málaga, y en el paseo de Les Corts, la manifestación en pro de la excarcelación de los ‘Jordis’ deshilachándose en una profusión de ‘esteladas’ a hombros de jóvenes y gentes de buen ver.

Desde buena mañana, cerca de allí, en una esquina de la Avenida de Madrid (casualidad) un nutrido grupo de personas, reunidas en el centro cívico Pere Quart, están fundamentando un nuevo partido político, de nombre dCIDE (Centro Izquierda De España) como refugio en sus huidas de otras formaciones (Pesoe, UPyD, Ciudadanos, y del viejo PC) Son los rojos del tardofranquismo aquel. Al menos cinco leoneses entre la representación de varias regiones, saludan al cronista y a Ana, su mujer. Miguel Barajas, Santiago Trancón. En medio de la discusión, se hace el silencio y alguien comunica a la asamblea que el gobierno central ha decretado la aplicación en Cataluña del artículo 155 de la Constitución. Los enseñantes, muchos de los presentes, certifican que ha llegado el momento de rescatar las competencias en educación y terminar con el incumplimiento de la ley que permite la enseñanza en castellano a quienes así lo deseen, y que nunca se cumplió.

En un descanso, los leoneses, acuciados por la morriña, comentamos que nuestra tierra ha sido reconocida como no sé qué de la gastronomía. Y alguien comenta que en el último premio Planeta, Sierra, el Follet español, olvida el Santo Grial de San Isidoro de León. Pero todos preferimos hablar de ‘La Submarina’ que lleva casi un año en El Albéitar, con ‘El Sr. Ibrahim y las flores del Corán’. Y cuando surge lo de: Barcelona es un lujo para España, Barajas recuerda una frase de la obra de Schmitt: «Así es el lujo: Nada en el escaparate, nada en la tienda, todo en el precio».

Octubre es rojo. Nosotros, arrumbados por la historia en un exilio intelectual, lo seguimos siendo, al parecer. Nicolás Sartorius, aquel de entonces, a propósito del secesionismo catalán nos asegura su convicción: «hoy el derecho a la autodeterminación, es un reivindicación reaccionaria». Alguien recuerda que hace 40 años de la llegada del Honorable Terradellas al balcón de la Generalidad, diciendo: ¡Ya estoy aquí!. Y al llegar a casa, en la TV catalana, el presidente del Barça, pronunciándose públicamente que su club se declara partidario del separatismo catalán. Rojo Octubre, ¿qué más sorpresas nos depararás?
Volver arriba
Newsletter