Publicidad
No solo de carbón vive la mina

No solo de carbón vive la mina

CULTURAS IR

Mina de wolframio de la Peña del Seo, tan importante en la Guerra Mundial. | EDUARDO UNDARGARAY Ampliar imagen Mina de wolframio de la Peña del Seo, tan importante en la Guerra Mundial. | EDUARDO UNDARGARAY
Fulgencio Fernández | 06/11/2020 A A
Imprimir
No solo de carbón vive la mina
Sociedad Trece minerales y cinco rocas industriales han sido explotadas a lo largo de la historia en la provincia de León con diferentes técnicas mineras, desde hace cinco mil años son las más antiguas, según un completo estudio realizado por el ingeniero e investigador Roberto Matías para una muestra que puede verse en el MSM de Sabero
La minería ha marcado profundamente la historia de León desde hace más de 5.000 años. El cinabrio y el cobre en la Prehistoria, el oro en época romana, el hierro en la Edad  Media… Hasta los proyectos siderúrgicos de mediados del siglo XIX y principios del XX y la entrada en escena de nuevas sustancias como el cobalto, el wolframio o el antimonio, junto con las grandes explotaciones actuales de hierro, carbón, talco y rocas ornamentales».

Así resume el ingeniero e investigador leonés el impagable trabajo de documentación que ha hecho para el catálogo de la exposición ‘Historia de la minería en León’, muestra que ya se ha podido ver en el Pozo Julia, Ponferrada y ahora en el Museo de la Siderurgia y la Minería de Sabero (MSM), donde permanecerá hasta el día 22 con entrada libre.

Reconoce Roberto Matías que ha sido un arduo trabajo realizar este «barrido por la historia de la minería en León, hay explotaciones de hace cinco mil años, hasta nuestros días, de muy variados minerales y rocas, combatiendo esa tendencia que siempre tenemos a irnos directamente a la minería del carbón cuando hablamos de minas; pero no solo de carbón vive la mina, por suerte».

Por suerte, pues colegas de profesión de Matías, mineros, geólogos... están ahora mismo trabajando en estas otras minas. Estudia el ingeniero leonés explotaciones de oro, cobre-cobalto, hierro, talco, wolframio, plomo zinc, antimonio, arsénico, mercurio, fluorita, manganeso o baritina; a los que habría que sumar algunas rocas ornamentales como la pizarra, sílice, calizas y mármoles, cuarcita o áridos para la construcción. Algunos más conocidos —como el talco, la pizarra, el oro...— y otros que dieron el salto ‘a la fama’ como el wolfram, cuando se convirtió en un mineral estratégico por el pugnaban los dos bandos en la Guerra Mundial o cuando Las Médulas (oro) lograron ser declaradas Patrimonio de la Humanidad.

Señala Roberto Matías algunos de los hitos fundamentales en estos cinco mil años de historia de la minería en la provincia de León. «Fue fundamental el nombramiento de Patrimonio de la Humanidad para Las Médulas, reconociendo a un paraje que es la mayor explotación minera del Mundo Antiguo; sin olvidar que El Teleno es el mayor conjunto mundial de minería aurífera romana o que Llamas de Cabrera alberga la mayor mina de oro romana subterránea de España, por citar algunos de una milenaria historia. La más antigua sería la Mina La  Profunda, en Cármenes, donde se explotaba el cobre desde la Prehistoria, ya hace 5000 años. «Es el yacimiento más importante de la Meseta Norte, en el que se explota también desde el siglo XIX, el cobalto, empleado al principio para la fabricación de esmaltes, aunque pronto empieza a usarse también en aleaciones con el hierro y otros metales, a los que dotaba de propiedades magnéticas y mecánicas. Entre 1920 y 1929 “La Profunda ”vivió un segundo momento de actividad, aunque el proyecto terminaría abandonándose por la crisis de los mercados del 29». Añade Matías que  también se explotó desde la Prehistoria la mina  Divina Providencia, en Villanueva de Pontedo, «donde se identificó una nueva especie de mineral, única en el mundo, la Villamaninita (1920), resultado de un sulfuro complejo de cobre, níquel y cobalto».

Otras singularidades de ese ADN minero de la provincia de León, que señalaba Matías, podrían ser que «en León se puso en funcionamiento la primera draga flotante para oro de España (principios del siglo XX), se encuentran las segundas reservas de hierro de Europa y se instalaron los primeros hornos altos que consiguieron emplear cok como combustible en España (mediados del siglo XIX), siendo también el mayor productor de cobalto y talco de España y la principal productora de antracita del país. Actualmente los principales yacimientos de hierro de León son tres: los de la alineación Oencia-Médulas-Teleno; los hierros de Ancares, Cotos Wagner y Vivaldi; y los de la Formación San Pedro en la Cordillera Cantábrica».

Y muchas historias más, documentadas y que se pueden disfrutar en los veinte paneles que componen la exposición ‘Historia de la minería en León’, con textos de Roberto Matías y fotos de Eduardo Urdangaray.
Volver arriba
Newsletter