Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR

'Ni se me ocurre pensar en Tokio'

DEPORTESIR

Imagen de vídeo
Jorge Alonso | 24/09/2016 A A
Imprimir
'Ni se me ocurre pensar en Tokio'
El Confesionario El triatleta leonés Kevin Tarek Viñuela empieza a echar el cierre a una temporada espectacular en la que con solo 20 años ha logrado su primer título absoluto en un deporte más mediático por sus dramas que por sus éxitos
¿De qué pecados te confiesas?
– Pues hablando de deporte, de las veces que me he pasado bebiendo en las carreras y me ha dado flato y de las que me quedé corto y me dio un ‘pajarón’.

¿En esto del triatlón eso de la gula y la pereza no valen, no?
– La verdad es que hay que cuidarse, aunque yo tampoco lo hago demasiado y es cierto que pasa factura.

De momento has celebrado que la piscina vuelva a abrir a las 6:30 horas para ir a nadar.
– Hay que sacar tiempo de debajo de las piedras para compaginar con la universidad con la que espero seguir a curso por año. Hay que hacer dos sesiones diarias y a veces es difícil sacar tiempo para todo.

Compartiste carrera con Iván Raña, uno de los grandes de la historia del triatlón nacional, en la Copa de Europa de Madrid. ¿Qué consejos te dio?
– Es un tío muy agradable, prácticamente sin conocerme de nada me trató como a uno más del equipo y no te mira nunca por encima del hombro a pesar de ser campeón del mundo.

¿Qué pensaste cuando echó a correr descalzo?
– La verdad es que ya lo sabíamos, lo llevaba entrenando bastante tiempo pero no creo que eso sea para mí.

Hablando de grandes nombres, incluso le has aguantado una natación a Javier Gómez Noya.
– Sí, fue en el Campeonato de España de Acuatlón del año pasado, sabía que él competía y tenía muy claro que al menos quería tener esa foto con él en carrera. Después creo que hice la segunda mejor transición y aún así él me pasó. Es un ‘superclase’ hasta en esos pequeños detalles.

Ahora comienza un nuevo ciclo olímpico que acabará en Tokio en 2020. ¿Piensas en ello?
– Ni se me pasa por la cabeza, tengo que mejorar mucho y a los Juegos solo van los tres mejores. No es un objetivo que tenga en mente, quiero crecer en esa distancia pero también pienso en el cross o la media distancia aunque no sean tan mediáticas.

Esta ha sido una semana precisamente muy mediática para el triatlón, ¿cómo viviste tu esa gran final de las Series Mundiales?
– Pues dudaba si trasnochar para verlas o no, pero creo que tomé la decisión acertada de quedarme porque ya a falta de un kilómetro sabía que lo que estaba viendo era historia del triatlón. Parecía todo decidido a falta de un kilómetro, pero la verdad es que antes yo ya había visto a Johnny Brownlee corriendo no muy centrado y con las rodillas que se le iban, pero nadie podía esperar lo que pasó al final.

¿A los que estáis dentro no os da un poco de rabia ver cómo se habla más de un desfallecimiento que de que un español sea campeón del mundo?
– Bueno, de Mario aún se ha hablado algo, pero Fernando Alarza fue bronce y ni se le ha nombrado. Falta el apoyo que tienen otros deportes como el tenis a nivel de medios, porque más o menos tienen las mismas licencias que el triatlón y lo puede practiar todo el mundo.

Sí que está habiendo un ‘boom’ de este deporte en España en general y en León en particular.
– Es cierto, cuando empecé se empezaba a poner de moda y ahora cada vez más gente lo practica porque es realmente sencillo. Es ameno al entrenar varias disciplinas, no te machaca, y cada vez el nivel es más exigente.
Volver arriba
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle