Publicidad
Nace un proyecto berciano para crear comunidades energéticas locales

Nace un proyecto berciano para crear comunidades energéticas locales

ACTUALIDAD IR

Imagen procesada del satélite Sentinel-2 en donde resalta la clorofila de las plantas en la comarca, ejemplo de la información que ofrecen  los satélites. Ampliar imagen Imagen procesada del satélite Sentinel-2 en donde resalta la clorofila de las plantas en la comarca, ejemplo de la información que ofrecen los satélites.
Mar Iglesias | 02/08/2020 A A
Imprimir
Nace un proyecto berciano para crear comunidades energéticas locales
Sociedad Óscar Cela está implicado con la idea que ha presentado a los Fondos de Transición y que supondría contar con energía de autoconsumo en cualquier pueblo de la comarca
El investigador villafranquino, Óscar Cela estudia una línea de trabajo que podría dar un vuelco a los sistemas de energía que conocemos en la comarca e iniciar otro camino de futuro tras la muerte de las térmicas. Se trata de la energía renovable fotovoltaica para el autoconsumo para constituir comunidades energéticas locales.

La idea se desarrolla con mediciones que Cela realiza gracias a la información que aportan los satélites de la radiación y los cambios que el cambio climático produce, que también son medidos desde el cielo «los satélites nos dan información de si sube la temperatura o la radiación» y eso indica la idoneidad de estas instalaciones.

La salida de este proyecto podría ser la de crear comunidades de vecinos o ayuntamientos «que podría dar una salida energética a la provincia». Vecinos, administración y empresas se darían la mano en este proyecto que serviría, no solo para el autoconsumo casero «sino para los coches por ejemplo, y generaría empleo local». Aunque reconoce que el nivel legislativo para desarrollar este proyecto aún está por detrás del mismo, espera que pueda resolverse y que pueda salir adelante este proyecto que ha presentado a los Fondos de Transición Energética.

Entre 300.000 y 400.000 euros supondría desarrollarlo, cuantifica Cela, una cantidad muy por debajo de los macroproyectos que presentan otras firmas y que además contribuiría a resolver la situación energética de todos los pueblos del Bierzo puesto que, aunque haya zonas de sombra, reconoce el investigador que no serían óbice para descartar este proyecto.

De hecho ya en Vega de Valcarce, una comunidad de investigadores internacionales está poniendo en marcha algo así, con la que él está colaborando y en la que está implicada incluso la Universidad de Munich, la UNED, entidades investigadoras de Suiza y de Inglaterra entre otras.

Otra de las bases de interés de este proyecto es que «lo hace gente de aquí», explica Cela, que destaca el potencial de los investigadores bercianos, que por primera vez se está dejando ver gracias al proyecto de la Cátedra de Turismo Sostenible que aplaude, por conseguir que administración e investigación se den la mano y empiecen a caminar juntos en nuevos proyectos necesarios en la comarca. Otra de las iniciativas en las que está trabajando Cela, al lado de la empresa Redytel es en establecer una red de datos de sensorización para realizar mediciones en el campo. En este sentido, destaca algún proyecto en los viñedos que podrían servir para hacer más efectivo el sector y adecuado a las necesidades concretas del suelo, por ejemplo.

Todos sus proyectos tienen que ver con su interés por utilizar la información que ofrecen los satélites, que es gratuita y accesible a cualquier usuario y que, sin embargo, no se está utilizando. De hecho acaba de realizar un curso sobre el manejo de esos datos con el programa Copernicus en el que consiguió un 98 sobre 100 en la puntuación otorgada. Cela asegura que el uso de esos datos es una puerta abierta que debería utilizarse en todos los frentes, como el agrícola, la lucha contra el fuego, los contaminantes, la cantidad de agua en los ríos, un mundo abierto y desconocido «además es una información gratuita para el usuario en la que la Unión Europea se gasta mucho dinero y las empresas no la utilizan», lamenta.
Volver arriba
Newsletter