Publicidad
Mapa de la desigualdad

Mapa de la desigualdad

OPINIóN IR

25/07/2017 A A
Imprimir
Mapa de la desigualdad
El pasado viernes, el secretario confederal de Políticas Públicas de CCOO, Carlos Bravo, presentaba públicamente un informe sobre el Sistema de Protección Social en España. No ha tenido, en mi opinión, la repercusión mediática que merecía, aunque seguramente sí la que podíamos esperar con tanto «estamos saliendo de la crisis».

De lo estudiado y demostrado en dicho informe, mucho y nada bueno es lo que podemos extraer. Tal vez lo peor sea volver a constatar la tragedia del millón de personas que en esta nación viven sin ningún tipo de ingreso y que desde el año 2010, en el que un 18% de la población parada no recibían ningún tipo de prestación, la cifra ha crecido hasta el 43% del total. El informe también destaca cómo la introducción del copago farmacéutico ha perjudicado a las personas con los ingresos más bajos y recuerda (para el que lo quiera saber) que el 70% de la población no llega a los 18.000 euros anuales, siendo esta franja (en donde se ubica la mayor parte de esa nueva clase social que son las personas desempleadas a tiempo parcial) a la que el nuevo orden más ha castigado junto con las personas pensionistas. Estas verán cómo, en los próximos años, el factor de sostenibilidad reducirá el importe de sus pensiones entre el 0,5 y 0,7% anual. Poco a poco, ese 30% de españoles y españolas que viven en riesgo de pobreza se incrementará con un mayor número de personas mayores, de dependientes, de ciudadanos y ciudadanas con derechos vaciados de contenido por obra y gracia de las leyes presupuestarias.

Pero este mapa de desigualdad también tiene su correlato territorial. Mientras que en Álava la pensión media se sitúa en 1.158,45 euros, en Orense está en 666,51 euros, prácticamente la mitad. Para que luego haya quien se atreva a decir que «territorio» no es un factor a tener en cuenta.

Carlos Bravo, en la presentación del informe, con todos los datos y cifras a la vista, afirmó que es evidente la necesidad de acometer una reforma integral del sistema de protección social. Yo, por mi parte, afirmo que lo que ahora tenemos no es salir de la crisis.
Volver arriba
Newsletter