Publicidad
Macro Bierzo Vaciado

Macro Bierzo Vaciado

EL BIERZO IR

Macropista eólica ante la Cruz de Ferro. | Anxo Cabada Ampliar imagen Macropista eólica ante la Cruz de Ferro. | Anxo Cabada
Valentín Carrera | 25/01/2021 A A
Imprimir
Macro Bierzo Vaciado
Lo pequeño es hermoso [Opinión] El debate sustancial es definir qué modelo agrícola, forestal, industrial, cultural, paisajístico y demográfico queremos para El Bierzo Vaciado. ¿Una verdadera transición ecológica o más de lo mismo?
El Ateneo La Guiana ha puesto el dedo en la llaga al organizar el encuentro “Macro proyectos versus alternativas de desarrollo local”, que tendrá lugar el próximo lunes 1 de febrero en el centro de la UNED de Ponferrada, en cuya web pueden ustedes inscribirse. El encuentro trata del presente y del futuro del Bierzo, por si alguien aún no se ha dado cuenta.

Desarrollo local —lo pequeño es hermoso— frente a macroproyectos industriales. Este es el debate que está ahora sobre la mesa, aunque los caballeros de la cama redonda sigan discutiendo si son churras o merinas. El debate sustancial es definir qué modelo agrícola, forestal, industrial, cultural, paisajístico y demográfico queremos para El Bierzo Vaciado. ¿Una verdadera transición ecológica o más de lo mismo?
Más de lo mismo significa la pobreza y desierto al que nos han conducido cuarenta años (y varios siglos) saqueados desde fuera, desde la metrópoli —ya sea Madrid, León, Valladolid o São Paulo— por gobiernos y multinacionales que nos han tratado y nos tratan como a una colonia tercermundista: un vertedero del que sacar el máximo beneficio, a costa de nuestro empobrecimiento y degradación.

Invito a los lectores de La Nueva Crónica, y a todas las bercianas y bercianos, a preguntarse quién nos ha traído a esta situación de pobreza —desde luego, les aseguro que no ha sido nunca ningún grupo ecologista—; y por qué el Poder político y económico insiste —accionando el mando a distancia— en un modelo económico e industrial fracasado. Son pobreza, traen pobreza y dejan pobreza, porque la riqueza se la llevan.

Les hablo, y ese es el debate al que nos invita el próximo lunes el Ateneo La Guiana, de los macro proyectos que amenazan al Bierzo, que traen bajo el brazo los vendedores de crecepelo, disfrazados de consejeros. Me refiero a las empresas extractivas, saqueadoras, que vienen al Bierzo a hacer caja: ENDESA, ENEL, Roldán, Cementos Cosmos, Votorantim, Forestalia, Gold-Quest Mining, Green Capital o Statkfraft. A ninguna de ellas les importa El Bierzo un comino.

Su método es conocido; como buitres, otean la presa fácil y barata, casi gratis total: inmensas minas de antracita, una cantera de caliza en Corullón, los montes de todo El Bierzo, Ancares, Fornela y La Cabrera sin ningún plan ni protección forestal; reservas de plomo, cinc y plata en Carracedelo, Carucedo, Borrenes, Toral de los Vados y Sobrado; y añadan la fuerza motriz de nuestros ríos y el viento de nuestras montañas, todo ello convertido en euros eléctricos, al contado.

Localizada la presa, los buitres sobornan al Poder de turno y consiguen con facilidad —pero retorciendo la ley— permisos, licencias ambientales, lo que haga falta, la alfombra roja de la corrupción. Solo algunos grupos ecologistas han conseguido pararles los pies en los tribunales, ante la indiferencia de una sociedad anestesiada.
Porque ese es el siguiente paso: prometer el cuerno de la abundancia, cientos y miles de puestos de trabajo, que luego quedan en poco y nada. Para sus promesas, montan saraos como aquel Bierzo Hub que prometió Herrera, un camelo electoral del que nunca más se supo: hubo entonces quien me reprochó mi recelo, pero el tiempo ha confirmado el engaño descarado, una estafa política, como tantas otras.

Grupos ecologistas como Bierzo Aire Limpio llevan años esperando a que el ubicuo consejero de Fomento de Castilla y León acepte un debate público, con moderador neutral, sobre Cosmos y Forestalia, que ha prometido varias veces; pero no dará la cara, ni la darán los alcaldes interpelados por esos macro proyectos coloniales. Pondrán, como bien saben hacer, aceras y farolas hasta en los senderos de cabras; y cosecharán votos, ciegos, sordos y mudos.

Sin debate no hay democracia, sino ocultas vergüenzas y sobres que van y vienen por encima y por debajo de la mesa, mientras El Bierzo Vaciado agoniza esquilmado, exhausto: no hay pan para tanto chorizo, ni queda espacio para un macroproyecto más, para otro basurero, para otro calvario eólico en La Cabrera; ni para los 22 nuevos aerogeneradores que la multinacional noruega Statkfraft pretende entre Oencia, Barjas y Trabadelo. ¡Aquí no! y en la Montaña Central Leonesa, tampoco.

El debate necesario y urgente que nos propone el Ateneo La Guiana —gracias, amigas— es cómo tejer y construir una alternativa comunitaria a las multinacionales.

Cómo urdir la agricultura, viticultura y ganadería ecológicas; cooperativas, artesanía, pequeñas empresas, autónomos, comercio local, kilómetro cero, sin intermediarios; energías limpias, sostenibles; eliminación de plásticos y basuras: reducir, reutilizar y reciclar; ríos sin vertidos venenosos y aire limpio. ¿La Arcadia?: No, un modelo inteligente y solidario basado en el respeto a la salud de las personas y del territorio.
Frente al Macro Bierzo Vaciado y Contaminado de las multinacionales —y de sus cómplices— que nos roban la salud y la comarca, la transición ecológica justa significa Micro Bierzo Comunitario, limpio y sostenible. La primavera avanza.
Volver arriba
Newsletter