Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Lydia Valentín, plata mundial de infarto

Lydia Valentín, plata mundial de infarto

DEPORTES IR

Ampliar imagen
J. A. | 25/09/2019 A A
Imprimir
Lydia Valentín, plata mundial de infarto
Halterofilia La berciana se proclama subcampeona del mundo en Tailandia y suma el bronce en dos tiempos en una competición que no se decidió hasta el último levantamiento
A buen seguro los muchos aficionados de la provincia que no suelen seguir el mundo de la halterofilia, pero que conectaron ayer con la televisión para seguir la actuación de Lydia Valentín en el Mundial de Tailandia, quedaron con ganas de verla competir más a menudo.

Y es que la competición mundialista en la categoría femenina de hasta 81 kilos resultó ser una de las más emocionantes de los últimos tiempos, tanto que no se decidió hasta el último levantamiento con numerosas sorpresas por el camino y la estrategia como gran protagonista en la pelea por las medallas, donde Lydia Valentín logró un subcampeonato del mundo que sabía muy dulce al inicio de la competición y llegó a ser agrio tras quedarse sin el oro por un kilo en el último levantamiento.

Sabía Lydia Valentín que no iba a ser ni mucho menos fácil revalidar sus últimos dos títulos mundialistas. En una temporada en la que físicamente no se había encontrado nunca al 100% siempre con Tokio 2020 en el horizonte y tras tener que conformarse con la plata en el Europeo hace unos meses corta de preparación, la berciana se tomaba el Mundial de Tailandia como una prueba de nivel en un año con cambios también en su equipo técnico y en su forma de trabajar además de sumar unos valiosos puntos para la clasificación olímpica en un peso que no será en el que competirá en Tokio, ya que lo hará en la categoría de hasta 76 kilos.

Dos halteras de la final B se colaron en el podio en la modalidad de arrancada en la que Valentín fue quintaAsí las cosas, se presentaba impredecible la cita mundialista, pero menos incluso de lo que terminó siéndolo. Para muestra un botón y es que en la primera de las modalidades, la de arrancada, dos halteras de la final B (en la que compiten previamente deportistas con marcas inferiores) se colaron en el podio.

Una circunstancia que dejó fuera de juego a las grandes favoritas en una batalla estratégica que ganó, por conservadora tras tener malas sensaciones, la coreana Kim Suhyeon. Así, con su compatriota del grupo B Lee Jeiun habiendo levantado 111 kilos sin nulos, la situación obligaba a las halteras en competición por encima de los 108 kilos logrados por Valentín a intentar los 112 para llevarse el oro.

No pudo la berciana con ello, pero tampoco la campeona de Europa Naumava ni la americana Thomas, dejando el doblete coreano en cabeza y completando el podio en arrancada la mongola Munkhjanstan, también participante del grupo B.

Una primera parte de competición que sorprendió a propios y extraños y que dejaba una nube de incógnitas para los dos tiempos y el total olímpico tras los errores de las grandes favoritas.

Tras varios errores, la berciana lideró el total, pero Solís le arrebató el oro en el último intentoUn triunfo, el del conservadurismo, que se aplicó Lydia Valentín como estrategia para esos dos tiempos en los que la berciana ya había salido a la tarima en dos ocasiones antes de que sus principales rivales se estrenaran. No invitaba la situación al optimismo, pero la experiencia de la berciana sumó un punto no dando por sentada una lógica que a la postre no se cumpliría.

Levantó la de Camponaraya sus dos intentos sobre 130 y 134 kilos, entrando en competición el resto a partir de los 135. Ahí es donde se sucedieron las sorpresas, ya que Naumava o Kim no pudieron con los 138 kilos con los que Valentín sí pudo en su último intento. De hecho, la coreana hizo tres nulos que invalidaron su total olímpico, dejando a la berciana en cabeza del total olímpico y con el bronce asegurado en los dos tiempos tras Arthur y la gran sorpresa de la competición, la colombiana Solís. La sudamericana, que se había asegurado ya el oro en la modalidad tras su segundo intento, apostó por doblarlo en su último levantamiento, pudiendo con los 142 kilos obligando a conformarse con la plata a Lydia Valentín.

La berciana logra así su cuarto podio en un Mundial y deja sentenciada virtualmente su pasaporte para los Juegos Olímpicos a falta de confirmarlo a principios del próximo año. Será ya el momento de prepararse con la bajada de peso en la que además de las rivales con las que ha competido en Tailandia, quienes ya lo han hecho en esa categoría como la norcoreana Rim o la china Zhang han demostrado estar por el momento un escalón por encima del resto.

Pero eso ya será otra historia, por el momento solo queda disfrutar de un palmarés que cada día es más amplio y la convierte en una de las deportistas más destacadas de la historia del deporte provincial y nacional.
Volver arriba
Newsletter