Publicidad
Los vecinos del Teleno se movilizarán por las consecuencias del incendio

Los vecinos del Teleno se movilizarán por las consecuencias del incendio

ACTUALIDAD IR

Una vecina de Boisán con el incendio del Teleno de fondo. | L.N.C. Ampliar imagen Una vecina de Boisán con el incendio del Teleno de fondo. | L.N.C.
Ical | 12/09/2022 A A
Imprimir
Los vecinos del Teleno se movilizarán por las consecuencias del incendio
Comarcas Llevarán a acabo una concentración frente a la Subdelegación del Gobierno en León el próximo sábado 17 de septiembre
El incendio declarado el 23 de agosto en el campo de tiro del Teleno, que 20 días después la Junta aún no da por extinguido, ha propiciado la movilización de vecinos de las comarcas próximas, que este sábado 17 de septiembre, a las 12 horas, se concentrarán frente a la Subdelegación de Defensa en León para pedir al Ministerio que cese los ejercicios con fuego real, limpie y descontamine de proyectiles y munición el área militar, e inicie una profunda reflexión sobre cómo convertirse en un aliado del desarrollo sostenible para la repoblación de los pueblos de la sierra del Teleno y deje de ser el principal obstáculo para su futuro.

La movilización lleva la firma de la Plataforma de Afectad@s por el Incendio del Campo de Tiro del Teleno, un colectivo nacido en las redes sociales para “lanzar un grito de rabia y hartazgo por las heridas que el fuego vuelve a dejar en el monte sagrado de nuestros antepasados castreños y romanos”.

El Gran Incendio Forestal (GIF), que ha calcinado unas 4.000 hectáreas, el diez por ciento de ellas fuera del área de maniobras militares, ha contaminado el agua de boca de Filiel, también ha provocado daños en las redes de tuberías de los abastecimientos de Boisán y Quintanilla de Somoza, además de calcinar pastos, robles centenarios, aprovechamientos de leña y dos centenares de colmenas, entre otros daños, algunos intangibles, como el miedo que vivieron los vecinos de Boisán durante la noche del 28 de agosto pendientes de ser evacuados ante la llegada del fuego al pueblo, o el temor del pastor de Filiel que vio peligrar su rebaño y la majada, según detallan los afectados en un comunicado.

Por ello, sostienen que es “un descrédito para una institución milenaria como es el Ejército, que en tiempos de paz mantenga a la población civil en estado de alerta por causa de su inacción respecto al área de caída de proyectiles”.

Añaden que ante este reguero de “nefastas” consecuencias en la población del único campo de tiro militar de España que tiene en su interior pueblos habitados, la plataforma quiere llegar hasta el fondo en las responsabilidades del Ministerio de Defensa por haber creado un “vertedero” de 4.103,50 hectáreas en los términos municipales de Luyego de Somoza y Lucillo, donde se acumulan sin ningún tipo de gestión munición y proyectiles sin explosionar.

El colectivo vecinal de Afectad@s por el Incendio del Campo de Tiro reclama a Defensa la creación de una comisión independiente de técnicos especialistas en incendios forestales que investigue por qué cinco días después de comenzar el incendio declarado el 23 de agosto, salió del perímetro del campo de tiro afectando a los montes de Boisán y Filiel. La plataforma también solicita que entre las administraciones competentes se establezca un acuerdo con las brigadas forestales próximas al campo de tiro, para que las instruya sobre las zonas accesibles para extinguir los incendios y las zonas prohibidas por la peligrosidad para la vida.

Los habitantes reclaman que el Ministerio de Defensa que respete los manantiales y vigile el vertido al río Duerna de cenizas y suelos erosionados como consecuencia del incendio, para que evaluar el alcance de los daños en las captaciones de agua de boca; también que contribuya a preservar y conservar los yacimientos arqueológicos del mayor conjunto mundial de minería romana exhaustivamente documentados por el ingeniero de Minas, Roberto Matías; que salvaguarde la riqueza natural avalada por la Reserva Natural Fluvial del río Duerna, y las redes LIFE y Natura 2000.

A la Junta le piden que vigile y controle la gestión medioambiental del campo de tiro, al suponer una constante amenaza para las 48.000 hectáreas forestadas o repobladas que lo rodean, que proteja los restos arqueológicos del interior del área de maniobras y declare Bien de Interés Cultural (BIC) a la zona arqueológica de los yacimientos de los ríos Duerna, Eria y Turienzo para garantizar su futuro.

“Los habitantes de estos pueblos hemos contribuido suficientemente a la defensa nacional desde los años 50, nos negamos a que la defensa nacional pase por que desaparezca la vida en nuestros pueblos”, concluyen.
Volver arriba
Newsletter