Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Los personajes del tío Ful: ‘Tolo’ Cardeñoso, dulzainero

Los personajes del tío Ful: ‘Tolo’ Cardeñoso, dulzainero

CULTURAS IR

Imagen de vídeo
Fulgencio Fernández y Laura Pastoriza | 28/07/2018 A A
Imprimir
Los personajes del tío Ful: ‘Tolo’ Cardeñoso, dulzainero
Personajes No hay fiesta que se precie sin pasacalles y dulzaineros, como no hay romería, no hay procesión, no hay boda... y en esta tierra la dulzaina se llama Tolo
Te sonará la cara de Tolo. Antolín Cardeñoso. En cualquier romería que hayas estado Tolo podía ser el dulzainero, incluso has podido ser alumno suyo en la Escuela de Música. Habrás visto a Tolo en cualquier diana de fiesta, en el pasacalles, en las danzas de paloteo, en las fiestas del Corpus, en la tantáriga o tantárida de Sahagún pasando el puente por San Jorge en San Esteban de Nogales, en Joarilla, en las Candelas de Villanueva del Árbol, incluso en las Cantaderas leonesas, en las romerías y bodas —«que entonces duraban dos y tres días y se contrataba a los dulzaineros a tiempo completo, siendo un signo de distinción»—... y en tantas otras fiestas «pues la dulzaina tiene un sonido muy alegre y de gran sonoridad, lo que la convierte en un instrumento ideal para cualquier tipo de celebración al aire libre»... La dulzaina siempre. «Incluso para amenizar la recogida de la leña para una hoguera y se celebraba con ella».

¡Como para no conocer a Antolín ‘Tolo’ Cardeñoso!

La dulzaina actualmente en León lleva grabado un nombre, Tolo, que es quien ha cogido el testigo de sus maestros y se ha empeñado en trasmitirlo a las siguientes generaciones. «Creo que el futuro está asegurado, en la escuela hay chavales que lo hacen muy bien».

Sabe Tolo que lleva a sus espaldas la herencia de tantos maestros que tuvo. «Es cierto, yo siempre había tenido el gusanillo de la dulzaina —gaita, pipa, zuzaina, según las comarcas— pero a la vuelta de la mili, escuchando a De la Riva me dije, es lo mío, éste es mi instrumento». Y tiene ahora el noble oficio de hacer que no se olviden aquellos temas que crearon o interpretaron Los Clarines, de Valencia de Don Juan, o Los Pataritas de San Esteban de Nogales o... «no nos faltan referentes, no nos faltan maestros a los que honrar», a aquellas gentes que guardaban como oro en paño sus dulzainas de fresno o encina.
Volver arriba
Newsletter