Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Los personajes del tío Ful: Rosi

Los personajes del tío Ful: Rosi

CULTURAS IR

Imagen de vídeo
Fulgencio Fernández y Laura Pastoriza | 06/01/2018 A A
Imprimir
Los personajes del tío Ful: Rosi
Personajes Dejó su trabajo seguro en Asturias para regresar a Fasgar. Fue duro al principio pero... hoy no tiene un segundo libre: la hija, el ganado, el transporte escolar, el albergue, el pueblo...
Un día decides que no le das más vueltas y dejas un buen trabajo –directora de una residencia de ancianos– en Asturias, coges las cosas, a la niña Candela... y para el Valle Gordo, donde ya estaba Santi». Así resume Rosa Fernández, Rosi la presidenta de la Junta Vecinal de Fasgar, una decisión que no es tan sencilla como contarla. «Llegó el invierno, quedamos cuatro en el pueblo, tantas cosas que hacer... me daban ganas de tirarte por la ventana».

- ¿Te arrepentiste?
- No, ni mucho menos, por suerte no me tiré por la ventana.

Y es que ahora ya todo es diferente. Le ocurre lo contrario, ya no encuentra tiempo para tantas cosas que tiene que hacer, para tantas empresas en las que se embarcó en cinco años: lleva el transporte escolar hasta Riello, tienen algo de ganado, más gallinas y huerta, las cosas de la Junta Vecinal, el albergue para peregrinos en el Viejo Camino, Candela... «Estamos muy ilusionados con el albergue, pues nos encontramos en un lugar privilegiado –y no es un tópico, los peregrinos que pasan alucinan–, el trayecto desde Fasgar a Colinas del Campo e Igüeña después es absolutamente mágico y con una distancia muy asumible, 7 kilómetros a Colinas y 19 a Igüeña». Son los mismos parajes, y la ermita, en los que se rodó buena parte de la película El Filandón, de Chema Sarmiento, que aquel mismo día reponía La 2 de TVE. «El Camino Olvidado o El Viejo Camino ofrece muchas cosas que no encuentras en otras rutas y, sobre todo, la esencia de lo que fue la filosofía de los antiguos peregrinos, muchos de ellos lo reconocen».

Está convencida, ilusionada, tanto como cuando regresó a su tierra aunque ‘el desembarco’... pero «no me tiré por la ventana».
Volver arriba
Newsletter