Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Los personajes del tío Ful: El Caminante

Los personajes del tío Ful: El Caminante

LNC VERANO IR

Imagen de vídeo
Fulgencio Fernández y Laura Pastoriza | 24/02/2018 A A
Imprimir
Los personajes del tío Ful: El Caminante
Personajes Podía ser un buhonero, dice él mismo, pero es El Caminante "porque siempre estoy de paso" aunque es de León de toda la vida, "de un barrio, claro"
Esconde su nombre, "aunque lo tengo, como todo el mundo", porque prefiere ser El Caminante, un nombre para el que tiene una explicación curiosa: "¿Porque yo sólo pasaba por aquí, siempre estoy de paso".

Un de paso que no requiere paraísos lejanos ni viajes lejanos, la mayoría de los días, de los meses, son paseos por las calles de León o de su barrio ferroviario, calles por las que es una de sus siluetas más conocidas, con su eterno sombrero.

- ¿Han escrito sobre El Caminante que pareces el último buhonero de la ciudad?
- Me parece bien, soy un tipo que viene y va, que cultiva la poesía o algo así, que también me gusta la pintura.
- ¿Un cultureta?
- No. Soy libre, sólo participo en el ágora de la poesía, no me gustan los grupos en los que presentan sus libros y van sus amigos y les dicen lo buenos que son, pero de los trabajos de los demás pasan.
- ¿Y el ágora de la poesía?
- Es diferente, se hace en un espacio abierto, libre, cada cual dice o lee lo que quiere, sin ningún filtro. Aunque también tiene algo de teatrillo porque la poesía lo requiere, una mínima puesta en escena.

Y sigue su camino. Con su sombrero, sus colgantes, su mundo... Nada más dejarlo se acercan unas señoras: "No se moleste, ¿pero quién es ese señor con el que hablaba?, lo vemos mucho por aquí y nos tiene intrigadas".

Le gusta el enigma. Para hacer la foto casi se tapa.
- Súbete el sombrero, que no se te ve la cara.
- Por eso no lo subo, para que no se me vea.
Volver arriba
Newsletter