Publicidad
Los personajes del tío Ful: Adri, el Terremoto de Gradefes

Los personajes del tío Ful: Adri, el Terremoto de Gradefes

CULTURAS IR

Fulgencio Fernández y Laura Pastoriza | 23/05/2020 A A
Imprimir
Los personajes del tío Ful: Adri, el Terremoto de Gradefes
Personajes Luchador, músico y dulzainero, pendonero, restaurador de bicicletas y lo que se le ponga por delante, niño inquieto y terremoto... de Gradefes
Con los nervios se le olvidó avisar a su hermano Leo, de tan solo dos años y recién levantado de la siesta, de que debía acompañarle con el tambor en la interpretación del ‘Resistiré’ que el bueno de Leo, ante el arranque impetuoso de Adri con la dulzaina se llevó tal susto que sólo encontró consuelo en un chupa-chups y, por supuesto, no quiso acompañar esta vez a su hermano. Sí lo ha hecho otras muchas veces en una estampa realmente entrañable y bella.

Lo han hecho muchas veces a lo largo de este largo confinamiento en el que, una vez más, los chavales nos han dado una gran lección. En el caso de Adri haciendo lo que mejor sabe, además de luchar –quiso grabar con la camiseta de su equipo, el Bernesga–, es decir tocando la dulzaina, en la que ya es un virtuoso gracias a las enseñanzas del gran maestro Tolo Cardeñoso.

Cada día a las ocho, Adri –y muchos días Leo– se subía al escenario que le había preparado su padre, Salva, lleno de mensajes positivos y optimistas, para animar el rato a sus vecinos de Gradefes, muchos de ellos gente mayor a los que endulzaba el encierro y les llevaba además las notas de un instrumento que les resulta muy familiar, la dulzaina, la zuzaina como le gusta decir a El terremoto de Gradefes.

- Es que a mí me gusta todo lo de León, la zuzaina, la lucha leonesa y también los pendones, muchas veces llevo a los corros una pendoneta que tengo.
- ¿Y esa bicicleta que estás restaurando ahí afuera?
- A ver. La bicicleta era de mi padre, que también le gusta restaurar cosas, y como es muy antigua le estoy dando una pintura especial.

Y salta de una cosa a otra, va a ver si a Leo se le ha pasado el berrinche, comenta la pena que tiene por no poder luchar, no para, dando la razón a quien le puso Terremoto.
Aunque cuando coge la zuzaina parece que se tranquiliza
Volver arriba
Newsletter