Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR

Los diez años del Centro de Supercomputación

ACTUALIDADIR

Imagen de vídeo
Sergio Jorge | 12/01/2018 A A
Imprimir
Los diez años del Centro de Supercomputación
Tecnologías Caléndula cumple una década en el campus de Vegazana con la continua mejora de su tecnología y siendo referencia internacional gracias a las investigaciones de las que forma parte
El Centro de Supercomputación de Castilla y León, con sede en el campus de Vegazana de la Universidad de León, cumple diez años. Por eso este viernes se ha celebrado un acto en la Facultad de Biología en la que se ha recordado esta década de trabajo en la que han participado instituciones públicas y privadas nacionales e internacionales.

El consejero de Fomento, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha destacado la importancia del centro, uno de los cuatro de estas características que hay en España, además de resaltar que se continúa mejorando para evitar que se quede obsoleto.

En el acto también ha estado presente el rector de la Universidad de León, Juan Francisco García Marín, quien ha expuesto que la institución académica va a seguir colaborando con Caléndula.

Por su parte, el alcalde de León, Antonio Silván, impulsor de esta infraestructura cuando era consejero de Fomento, ha querido recordar a los anteriores directores, como el fallecido Carlos Redondo, así como al que fuera presidente de HP Iberia, el leonés José Antonio de Paz, que hizo posible su instalación en León, además de resaltar la importancia del centro para la capital.

Por último, el director del Centro de Supercomputación, Vicente Matellán, ha destacado algunos de los éxitos relacionados con Caléndula, como que fue utilizado por el último premio Nobel de Física, otorgado por la academia sueca a los estadounidenses Rainer Weiss, Barry Barish y Kip Thorne por la detección y observación de ondas gravitacionales en el experimento Ligo, un proyecto en el que participó el superordenador, que aportó 480.000 horas de cálculo para esta iniciativa.

Hay que recordar que esta infraestructura es un gran ordenador capaz de hacer más de 130.000 millones de operaciones por segundo, el equivalente a 6.000 PCs, y que es utilizado para investigaciones de todo tipo.
Volver arriba
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle