Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.

Lo que (nos) cuesta Santa Nonia

ACTUALIDADIR

Ampliar imagen
Susana Martín | 06/11/2017 A A
Imprimir
Lo que (nos) cuesta Santa Nonia
Diputación La cooperativa que explota el parking declara ingresar 245.565 € al año. En los 30 años de concesión, la Diputación –propietaria del solar– continúa haciéndose cargo de gastos e IBI
Cero euros de alquiler, cero euros de mantenimiento y unos ingresos que rondan los 240.000 euros anuales (declarados). Un aparcamiento que parece un negocio redondo, más aún si se tiene en cuenta que se lleva a cabo en un terreno de titularidad pública que explota –irregularmente y sin licencia de actividad del Ayuntamiento– una cooperativa desde hace casi tres décadas.

¿Cómo se ha llegado hasta aquí? La dejadez de una institución y el mirar hacia otro lado de otra (la actividad se ha desarrollado siempre sin licencia) han hecho posible este desaguisado sobre el que a día de hoy es difícil encontrar quién dé explicaciones. En la Diputación, propietaria del solar, llevan meses trabajando en una solución...

La cooperativa que explota el parking declara pérdidas pero gasta 256.346 € anuales en los gastos de personal, una media de 51.269 € por cada empleado Desde 1988, la sociedad cooperativa Contratas de Servicios –entonces con siete socios fundadores– explota un aparcamiento en pleno centro de León, un parking ubicado en el número 7 de Santa Nonia, un solar de 3.107 metros cuadrados que es propiedad de la Diputación y que inexplicablemente lleva 29 años funcionando sin licencia de actividad.

Se cuenta por ‘la Casa’ que en el Palacio de los Guzmanes tenían aquel solar ‘muerto’ y que decidieron cederlo temporalmente a un fin social. A punto de cumplirse 30 años de aquella cesión a todas luces irregular, en tres décadas ningún presidente de la institución provincial se ocupó de actualizar las condiciones de aquel acto ‘de buena voluntad’ ni de saber por qué seguían haciéndose cargo de todos los gastos de aquel terreno sin que la cooperativa ofreciese ninguna contraprestación a cambio ni entregase una sola ‘peseta’ de los cuantiosos ingresos que suponía la explotación de un negocio exitoso.

Cuando en febrero de 2017 este periódico se hacía eco de un secreto a voces que llevaba tiempo circulando por la Diputación, el equipo de gobierno asegura que ya había decidido tomar cartas en el asunto y actuar, apenas unos meses antes de la posibilidad real de perder para siempre el solar de Santa Nonia. Tras treinta años de silencio administrativo, no era descabellado pensar que la cooperativa explotadora del aparcamiento estuviera pensando en reclamar la propiedad a través de una singular figura jurídica que permitiría reclamar la titularidad de la propiedad por ‘olvido’ o dejadez de los dueños del solar, la usucapión.

Un misterio sobre la concesión, que jamás reportó beneficios  a Diputación, es por qué ningún parking privado reclamó en estos años por la competencia Hay que remontarse a 1988 para comprender cómo se ha llegado a la situación actual. Bajo la presidencia del socialista Alberto Pérez Ruiz, el diputado de Asuntos Sociales, José Agustín González, propuso destinar el ‘solar muerto’ de Santa Nonia a algún fin social. «Se acordó cederlo a una cooperativa de minusválidos para que lo explotaran gratis», recuerda el todavía hoy diputado Matías Llorente, entonces en el equipo de gobierno. Hoy reconoce que todos los posteriores mandatarios de la Casa fueron dejando pasar aquella situación irregular, «sin ningún tipo de control».

El aparcamiento que comenzó cobrando ‘la voluntad’ a sus clientes fue incrementando las tarifas del servicio, sin que los propietarios del terreno recibieran nunca el abono de parte de los beneficios, siquiera para hacerse cargo de los gastos que generaban (pequeñas obras de acondicionamiento, pago del Impuesto sobre Bienes Inmuebles, etcétera)...

En febrero de 2017, cuando sonaba fuerte la posibilidad de que la cooperativa recurriera a la usucapión, el equipo de gobierno decidió ‘ponerse las pilas’ y hacer «todo lo necesario para proteger un bien público», el solar de Santa Nonia. Lo que no había hecho ninguno de los seis presidentes que sucedieron a Pérez Ruiz: ni el también socialista Turiel, ni los populares Díez, García-Prieto, Carrasco, Martínez Barazón, ni Orejas. Tampoco Majo, que llegó al sillón presidencial en 2015. En 29 años, nadie hasta este año quiso mirar hacia Santa Nonia y resolver el entuerto del aparcamiento. También hay quienes cuentan por los pasillos del Palacio que Isabel Carrasco llegó a pedir un cálculo de los beneficios que obtenía la cooperativa por la explotación del solar como aparcamiento. Sea como fuera, esos datos nunca se hicieron públicos.

La cooperativa declaró en el último balance de cuentas una cifra de negocio de 245.565 €, con un resultado negativo del ejercicio 2015 de 22.870 euros La semana pasada, el portavoz del equipo de gobierno, Francisco Castañón, explicaba de nuevo lo ocurrido en casi tres décadas: «Lo que empezó como una acción de buena voluntad hace 29 años, algo provisional y en precario, se fue convirtiendo en una ocupación de facto». «Nosotros teníamos que solucionar ese problema ya, y sensibilidad social sí, por supuesto, pero tampoco podemos dilapidar los recursos públicos», exponía el vicepresidente de la Diputación.

¿Cuáles son ahora los siguientes pasos hasta la regularización de la situación del solar? En primer lugar, Diputación y cooperativa llegaron hace unos meses a un acuerdo según el cual quienes explotan el parking desde hace 29 años reconocían por escrito la titularidad del solar y se comprometían a abandonarlo cuando se adjudique el nuevo concurso que regularizará el servicio de aparcamiento.

Por otra parte, el equipo de gobierno ordenó la elaboración de un proyecto que ya se ha realizado y presentado en el Ayuntamiento de León. El objetivo, conseguir la licencia ambiental de actividad, de la que siempre careció el aparcamiento, pese a llevar abierto 29 años.

Una vez que el Ayuntamiento de León dé el visto bueno a la petición, la institución provincial afrontará una «pequeña obra» que los técnicos han presupuestado en 103.000 euros. Unos trabajos que no se prolongarán durante demasiado tiempo, según Castañón, y que consistirán en la puesta a punto de la instalación eléctrica, la adecuación de las escorrentías, la modernización de las barreras y los sistemas de seguridad para acceder o salir del recinto, la adecuación de la caseta de atención al público o la construcción de baños públicos.

La Diputación confía en que antes de que termine 2018 esté adjudicado el nuevo servicio en el solar, una vez se legalice en el Ayuntamiento  Concluidos los trabajos de acondicionamiento y regularizada la situación legal de la actividad, se elaborarán unas bases para sacar una oferta pública para la adjudicación del servicio. Un concurso público sobre el que de momento no han trascendido detalles. ¿Concursarán sólo entidades sociales y cooperativas? ¿Tendrán prioridad los que explotan el solar ahora? «No sabemos aún», dicen.

Castañón reconoce que no pueden dar plazos. Calcula que la publicación de las bases podría producirse «en unos meses» y confía en que la nueva adjudicación esté lista antes de que termine 2018.

Las cuentas de la cooperativa


Por parte de la sociedad cooperativa nunca ha trascendido ni una palabra de los socios. Lo único que se sabe es que sus representantes jurídicos han mantenido varios encuentros con los de la Diputación.

También se conocen las cuentas anuales que presentan al Registro de Cooperativas de la Junta de Castilla y León, un registro de acceso público. El último balance de cuentas que ha presentado la cooperativa es el de 2015, en el que declaran un importe neto de la cifra de negocio de 245.565,91 euros (238.642,99 euros en 2014). Llama mucho la atención en las cuentas anuales del último año disponible de la sociedad cooperativa Contratas de Servicios que el resultado del ejercicio sean unas pérdidas de 22.870,56 euros (16.451,90 euros de beneficio en 2014). Otro dato que choca a simple vista es que los gastos de personal asciendan a 256.346,26 euros para cinco trabajadores (209.172,47 euros en 2014).

También sorprende que ninguno de los parkings privados de la ciudad se haya quejado jamás por la competencia de uno favorecido por una institución.
Volver arriba
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle