Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Libertad de enseñanza

Libertad de enseñanza

OPINIóN IR

19/11/2019 A A
Imprimir
Libertad de enseñanza
La semana pasada, la ministra de Educación y Formación Profesional Isabel Celaá, para concluir su intervención en el XV Congreso de Escuelas Católicas, dijo: «De ninguna manera puede decirse que el derecho de los padres a escoger una enseñanza religiosa o a elegir centro educativo podrían ser parte de la libertad de enseñanza. Esos hechos, los de elegir centros, formarán parte del haz de derechos que puedan tener los padres, madres en las condiciones legales que se determinen, pero no son emanación estricta de la libertad reconocida en el artículo 27 de la Constitución».

¿Por qué me causa estupor?

Primero, porque contradice al propio artículo 27 de la Constitución que dice:

«1. Todos tienen el derecho a la educación. Se reconoce la libertad de enseñanza.

3. Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones.

6. Se reconoce a las personas físicas y jurídicas la libertad de creación de centros docentes, dentro del respeto a los principios constitucionales».

Después, porque tanto la Lode (1985) como la LOE (2006) reconocen el derecho de los padres a elegir centro, en consonancia con el artículo 26.3 de la Declaración Universal de Derechos Humanos. Y, por último, porque la ministra concluía así: «De esto da cuenta la sentencia del Tribunal Constitucional de 1981»: Pero en ella se dice que los «padres podrán satisfacer su derecho tanto a través de la escuela pública (…) como por medio de las escuelas privadas, informadas cada una de ellas por una determinada ideología entre las cuales, en principio, podrá elegir cada ciudadano».

Y me adhiero al manifiesto de Acción Liberal donde muestran su repulsa ante las manifestaciones de la ministra y condenan el ataque que supone a la libertad educativa de los padres para elegir el centro educativo que quieran. Como señala Alfonso Aguiló, presidente de Cece: «Es evidente que la libertad de enseñanza exige pluralidad de centros, y para que esa pluralidad sea asequible a quien tiene menos recursos, debe estar sostenida con fondos públicos, y las familias deben poder ejercitar ese derecho a elegir centro en régimen de igualdad de oportunidades».

Y me acuerdo ahora de un aforismo del libro ‘A orillas del Bernesga’ que de manera irónica decía: «Eres libre para hacer lo que quiero». Pues eso.
Volver arriba
Newsletter