Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Las memorias de Woody Allen están salpicadas de anécdotas españolas

Las memorias de Woody Allen están salpicadas de anécdotas españolas

CULTURAS IR

El director neoyorquino Woody Allen durante su estancia en el Festival de San Sebastián. | EUROPA PRESS Ampliar imagen El director neoyorquino Woody Allen durante su estancia en el Festival de San Sebastián. | EUROPA PRESS
Europa Press | 23/05/2020 A A
Imprimir
Las memorias de Woody Allen están salpicadas de anécdotas españolas
Cine El cineasta neoyorquino relata en su libro, que está en las librerías desde el jueves, la cena privada en su casa de Nueva York con el rey Felipe VI y el ‘erotismo’ de Penélope Cruz en el rodaje de ‘Vicky Cristina Barcelona’
Las memorias de Woody Allen ‘A propósito de nada’ llegaron este jueves a las librerías españolas de la mano de Alianza, una obra que ha arrastrado polémica desde antes de su publicación -–en Estados Unidos ya vieron la luz el pasado mes de marzo– y en la que el cineasta detalla algunas anécdotas de su relación con España.

Por ejemplo, el autor de ‘Manhattan’ dedica varias páginas a Oviedo y en especial al momento que supuso para él la concesión del Premio Príncipe de Asturias. Fue allí, en la ciudad ovetense, donde conoció al por entonces príncipe Felipe –en el año 2002– y forjaron una amistad que terminó en una cena privada en Nueva York. «Mi familia conoce a la reina (Sofía), también al príncipe de España (Felipe), quien posteriormente vendría a cenar a nuestra casa de Nueva York. Estoy fuera de mi elemento. Hay coches delante de nuestra casa en la Noventa y dos y el servicio secreto está examinando el sótano, el techo, el jardín», cuenta Allen sobre esa visita.

No obstante, ese ‘registro’ de los servicios secretos los justifica el autor posteriormente. «Después de todo, el príncipe, quien posteriormente será rey de España, viene a cenar», recuerda, para luego retomar su narración de la estancia en Oviedo como consecuencia del premio.

Allen admite reconocer que «jamás había oído hablar» de Oviedo antes de la llamada para recoger el Premio y su idea era la de «pasar» de este galardón como había hecho un poco antes con el premio a su trayectoria en los Globos de Oro. «No tenía la menor intención de ir hasta allí y por favor dejadme en paz que estoy viendo el partido», relata el director de cine. «De pronto, me llama el distribuidor de nuestra película en España con un brote de pánico. No puedo rechazar ese premio. Es el más importante de España, es enorme en toda Europa. Lo entregan el Príncipe y la Reina. Es como el Nobel para ellos», confiesa Allen, al tiempo que cree estar ante «un error administrativo».

Finalmente, aceptó y en el relato de esos días de entrega recuerda especialmente a la figura del dramaturgo Arthur Miller –«me van a conceder el mismo honor que al autor de ‘Muerte de un viajante’. Esto tiene que ser una equivocación», confiesa con admiración–. La imagen con la que se quedó Allen de Oviedo fue la de «una ciudad pequeña de clima londinense que es una delicia».

El autor también tiene un recuerdo para el verano que pasó en España filmando ‘Vicky Cristina Barcelona’, en la que participaron los actores Penélope Cruz y Javier Bardem. «Qué grupo de actores. Por no mencionar a Javier Bardem, uno de los mejores actores del séptimo arte», relata el cineasta, quien también se muestra encantado con el trabajo de Cruz. «Penélope, además de ser todo un talento, complicado y excelente, como actriz, es uno de los seres humanos más sexis de la faz de la tierra, y reunirla con Scarlett Johansson hizo que el valor erótico de cada una de ellas se cuadruplicara», señala en el texto, para luego destacar que su ‘Oscar’ por esta película fue «merecidísimo».

Allen también explica con humor su ‘batalla’ por la calificación de la película a raíz de una escena de sexo entre las dos actrices. «Queríamos que la película tuviera una calificación R (que indica que los menores de 17 años deben acudir al cine acompañados de un adulto), pero sólo nos asignaron la de Guía Parental (algunos contenidos pueden no ser apropiados para niños)», ironiza.

Según el director, la decisión final de poner esa calificación a la película fue porque, según los responsables de estas etiquetas, «el sexo entre las dos mujeres estaba representado con muy buen gusto». «La única vez en mi vida que se me acusó de buen gusto terminó perjudicando el resultado de taquilla», bromea.

El director de ‘Annie Hall’ recuerda ese «gran verano» que pasó en Barcelona comiendo en el restaurante Ca l’Isidre «todas las veces que se pudo» y, más adelante, aludirá al hecho de haber rodado en la capital catalana como «un sueño».

Estas memorias han estado precedidas de polémica debido a que varias editoriales rechazaron publicarlas al verse envuelto en acusaciones por abusos sexuales a su hija Dylan Farrow. El cineasta dedica varias páginas a aclararlo y en un aparte menciona a las personas que estuvieron a su lado durante una campaña «injusta y asquerosa».

Además de Scarlet Johansson, Alec Baldwin o Diane Keaton, el director también resalta el apoyo del actor español Javier Bardem. «También Javier fue muy directo y expresó su furia por lo que denominó un linchamiento público», escribe para agradecer esa defensa en los días más duros de las acusaciones.
Volver arriba
Newsletter