Publicidad
Las escalinatas de Odesa

Las escalinatas de Odesa

LNC CULTURAS IR

Fotograma de ‘El acorazado Potemkin’ de Sergei Eisenstein. Ampliar imagen Fotograma de ‘El acorazado Potemkin’ de Sergei Eisenstein.
Bruno Marcos | 03/03/2022 A A
Imprimir
Las escalinatas de Odesa
Cine Bruno Marcos recuerda la mítica escena de la película 'El acorazado Potemkin' con la masacre en las escalinatas de la ciudad ucraniana de Odesa
Habré visto esa escena decenas de veces, como alumno primero y como profesor luego, analizando como se inventó el hacer películas, los ciento setenta planos ensamblados en un prodigio de montaje cuando no había aún historia del cine en la que inspirarse. Los movimientos de cámara, los ángulos, los primeros planos, los generales, los de detalle, los de objetos…

El director, Eisenstein, crea toda una sintaxis del leguaje visual en seis minutos y medio pero no deja de lado el simbolismo más clásico. El cochecito del niño que, tras recibir su madre un tiro en el vientre, cae solo escaleras abajo es la inocencia y el futuro que van a ser aplastados por los soldados zaristas que reprimen a la multitud que saluda a los marineros amotinados contra sus injustos superiores en el barco militar fondeado frente al puerto.

Extrañamente toda la escena la inaugura un gran mutilado, un hombre sin piernas que aparece a ras de suelo y de improviso entre unas mujeres sonrientes. Este es el primero que huye a toda velocidad apoyado en sus puños. De vez en cuando aparece otro sin una pierna que consigue momentáneamente escapar con unas muletas, pero cuando entran los cosacos en acción ya no hay vuelta atrás, los ancianos, los niños y las mujeres, todos son masacrados con el espanto y la incredulidad de saberse inocentes, civiles desarmados.

En el otro clímax que tiene la secuencia, una mujer avanza contracorriente mientras se ven en paralelo, intercalados, planos de la desbandada general; lleva en brazos a su hijo pequeño herido de un balazo, poco a poco entra en la sombra que proyectan los fusiles de los soldados mostrando a los verdugos el horror, pero estos contestan con descargas de plomo y ambos son abatidos.

No me di cuenta hasta hace poco que la Odesa donde ocurre la mítica secuencia de las escalinatas del ‘Acorazado Potemkin’, la legendaria película de Sergei Eisenstein de 1925, era la misma Odesa que sale ahora en los telediarios, la que han obligado a entrar en guerra junto con otras ciudades de Ucrania. Y sólo ahora se me ha ocurrido buscar la imagen actual de la escalinata real que da paso del centro antiguo de la ciudad al Mar Negro y en la que se rodó la escena. El cine soviético al que pertenece esta película, que se consideró propagandístico, sirve hoy, irónicamente, para mostrar nuevamente la atrocidad, sea quien sea el que dispare sobre las escalinatas de todas las Odesas.
Volver arriba
Newsletter