Publicidad
La pasión hecha profesión

La pasión hecha profesión

CULTURAS IR

La fotógrafa Cruz Campo, junto a una de sus fotografías. | L.N.C. Ampliar imagen La fotógrafa Cruz Campo, junto a una de sus fotografías. | L.N.C.
Mercedes G. Rojo | 30/04/2019 A A
Imprimir
La pasión hecha profesión
Camino Femeninos del Arte (XXXIII) Cruz Campa ha logrado hacer de lo que era su pasión desde la infancia su profesión, la fotografía, dedicada a eventos sociales
"Las vivencias personales que he tenido, la gente que me ha rodeado en los diferentes lugares en los que he vivido me han influido en todo mi proceso artístico". (Cruz Campa. Fotógrafa).

Acaba de cumplir treinta años y ha conseguido convertir su afición infantil en una profesión en la que ya destaca tanto por su calidad artística como técnica. Se trata de la fotógrafa astorgana Cruz Campa (León, 1989) que hace apenas unas semanas recibiría, casi como regalo de cumpleaños, uno de los premios más prestigiosos en el mundo de las bodas, el Wedding Awards 2019, entregado por el mayor portal de estos eventos que existe actualmente y que, año tras año, premia a una serie de empresas que destacan en este campo a través de la votación directa de sus más de 5 millones de opiniones de parejas en todo el mundo. Es por esto por lo que Cruz considera tan importante el premio recibido, que viene anticipado de otros varios en la misma línea.

Resaltar cada detalle y emoción con una fotografía natural, espontánea y fresca Actualmente especializada en la fotografía de eventos sociales, en la que está consiguiendo importantes reconocimientos (incluso una firma tan prestigiosa como Canon confía en ella para la realización de Master Class y de cursos para otros profesionales) Cruz Campa se reconoce como "una persona trabajadora, constante, autocrítica" que intenta superarse en cuanto proyecto realiza, haciendo todo lo posible para conseguir las metas que se marca, mientras señala no haber elegido conscientemente la fotografía como forma de expresión artística pues ya desde pequeña la atrajo muchísimo este mundo. (En algún sitio recoge que cuenta su madre que a los 6 años ya iba diciendo por ahí lo de "de mayor quiero ser fotógrafa…"). Cuando sabe de la existencia de estudios relacionados con la fotografía, decide apostar por ellos, primero con el Bachillerato de Artes, luego con la licenciatura de Comunicación Audiovisual, que cursa en Madrid mientras paralelamente realiza estudios en diferentes escuelas de fotografía, que la dotarán de todo el bagaje necesario para llegar a un trabajo de calidad. Y tras ello llega el momento de apostar por montar su estudio en Astorga, proyecto que ha considerado entre los más importantes de su vida (aún considerando lo mucho que todos le han aportado) porque le ha permitido "crear una empresa de un arte, vivir de lo que me apasiona, con mucho trabajo y esfuerzo; llevándome todo ello a cruzar fronteras, permitiéndome viajar y nutrirme de culturas diferentes y que aportan tanto a mi fotografía".

Actualmente Cruz Campa compagina su trabajo entre Astorga y Madrid, con continuos viajes nacionales e internacionales para realizar los distintos reportajes que se le van encargando. Su visión artística acompaña todos sus trabajos fotográficos, en los que busca "resaltar cada detalle y emoción con una fotografía natural, espontánea y fresca". Tal vez en ello radique el secreto de su éxito, ese constante merecimiento de premios otorgados desde los propios usuarios o desde los mismos profesionales que, como en el caso del 8 de marzo de este año, han hecho posible que Canon la escogiera junto a otras siete compañeras, para celebrar con una de sus fotografías el Día Internacional de la Mujer. Y junto al trabajo para particulares sus colaboraciones con distintos medios de comunicación como El Mundo, ABC o las revistas de moda Yo Dona, Harper’s Bazaar o Fuera de serie (fotografía de moda) para los que realiza fotoperiodismo o fotografía de moda.

Entre sus proyectos expositivos destacaremos, por cercanía, en toda su esencia: serie de doce fotografías de gran tamaño, en blanco y negro, en las que nos mostraba toda la vulnerabilidad y la fragilidad del ser humano a través de delicados desnudos de mujer presentados con enorme belleza y un magnífico juego de luces y sombras. Su carta de presentación más potente en la Exposición Jóvenes Creadoras de la fotografía y la videocreación, homenaje a la mujer artista del Marzo en femenino. 2014; una apuesta clara y contundente por quien ya mostraba su gran capacidad artística y su proyección.

Cuatro años después, de nuevo en los espacios expositivos astorganos, Paredes Blancas: muestra en la que une dos de sus pasiones, la música y la fotografía para hablarnos de la perdurabilidad de los recuerdos y del paso del tiempo insinuándonos que "mientras haya fotografía nunca habrá espacios ni mentes en blanco", concibiendo la fotografía como una base de recuerdos "de imágenes atrapadas para siempre en nuestras retinas –al igual que las melodías que se mantienen en nuestras cabezas- para crear un lugar al que poder volver siempre que se quiera".

Cerramos este acercamiento a la fotografía de Cruz Campa con una frase de Henry Cartier-Bresson con la que dice identificarse sin lugar a dudas: "Fotografiar es colocar la cabeza, el ojo y el corazón en un mismo eje". Aplicar esta premisa debe ser sin duda lo que está llevando a esta joven profesional de la fotografía a cotas tan altas.
Volver arriba
Newsletter