Publicidad
La 'nueva escolaridad' no reduce las ratios y conlleva mascarillas desde los seis años

La 'nueva escolaridad' no reduce las ratios y conlleva mascarillas desde los seis años

ACTUALIDAD IR

La consejera de Educación, Rocío Lucas, durante la rueda de prensa. | L.N.C. Ampliar imagen La consejera de Educación, Rocío Lucas, durante la rueda de prensa. | L.N.C.
V.S.V. | 07/07/2020 A A
Imprimir
La 'nueva escolaridad' no reduce las ratios y conlleva mascarillas desde los seis años
Educación Los profesores y las familias consideran el plan "insuficiente"
La Junta de Castilla y León presentó este lunes sus planes para el regreso a las aulas durante el mes de septiembre. Un inicio de curso que, como el final del anterior, estará fuertemente marcado por la pandemia del coronavirus. La consejera de Educación, Rocío Lucas, confió ayer en una rueda de prensa que la 'vuelta al cole' sea "lo más parecida posible a la normalidad" y explicó las medidas de distanciamiento a las que tendrán que acostumbrarse los estudiantes leoneses después del verano.

De este modo, se contempla que los alumnos de hasta seis años iniciarán el curso en grupos estables, las denominadas ‘burbujas’, de entre 22 y 25 alumnos. De este modo, no será necesario que los alumnos de Infantil y del primer curso de Primaria lleven mascarilla. "Estos alumnos del grupo estable de convivencia no interactuarán con el resto y tendrán zonas específicas de paso, recreo, comedor y aseos", apuntó la consejera Rocío Lucas.

A partir del segundo curso de Primaria, en toda la Secundaria y el Bachillerato, la organización correrá a cargo de los equipos directivos de los centros educativos, "en base al cumplimiento de la distancia de seguridad mínima de un metro y medio y del uso obligatorio de mascarillas". Es decir, se otorga bastante peso a los colegios e institutos en la puesta en marcha de protocolos contra el Covid-19. Un hecho que fue criticado ayer por profesores y familias. Desde la Junta de Personal Docente de León y desde Federación Leonesa de Ampas (Felampa) consideraron, al conocer los planes de la institución autonómica, que la Consejería de Educación "se está lavando las manos" y "volcando las responsabilidades en los centros".

Los alumnos del "grupo estable de convivencia" no interactuarán con el resto de estudiantes del centro El protocolo dado a conocer este lunes fue supervisado por la Dirección General de Salud Pública y contempla diversas indicaciones sobre el uso de espacios comunes. Así, las entradas y salidas deberán ser lo más escalonadas posibles en un nuevo curso que estará "necesariamente condicionado" por el coronavirus y la lucha por evitar contagios.
Otro de los aspectos más polémicos del plan presentado por Rocío Lucas es la ratio del número de alumnos por cada profesor y aula. Desde los sindicatos de enseñanza se había pedido que se redujeran hasta un máximo de 15 estudiantes por grupo, mientras que los criterios epidemiológicos de algunos países como Dinamarca fijan este tope en una decena. Así, los "entre 22 y 25 alumnos" fijados por la Junta para Infantil y el primer curso de Primaria dejan insatisfecha la demanda sindical de reducir las ratios.

Más profesores


Las estimaciones de la institución autonómica contemplan que será necesario reforzar las plantillas de los centros públicos de toda la comunidad con entre 550 y 600 docentes. Un plus en materia de contratación con el que la Junta quiere garantizar una mejor atención en el inicio del curso 2020/2021.

La Consejería tiene previsto llegar a contratar 600 profesores para el curso que empieza en septiembre Por su parte, Felampa critica que esta cantidad de nuevos profesores "será simplemente para cubrir jubilaciones". Mientras tanto, la Junta de Personal Docente pidió la semana pasada la contratación de 1.660 maestros solamente en la provincia de León para empezar el curso con garantías.

Apoyo académico


Tal y como apuntaron desde la Consejería de Educación, los equipos docentes elaborarán planes de refuerzo y recuperación para el alumnado que lo precise por verse perjudicado por las clases no presenciales de la recta final del curso 2019/2020. "Estos planes serán objeto de evaluación continua a lo largo del primer trimestre del curso escolar y versarán sobre los contenidos del curso anterior que no fueron impartidos de forma presencial", explicó la consejera.

Las programaciones didácticas del curso que comenzará en septiembre se elaborarán de tal forma que puedan adaptarse a cualquier eventualidad derivada de la pandemia. "Incluida la posibilidad de volver a la educación no presencial e incluirán los contenidos no impartidos en el curso anterior", matizan desde la Junta en un comunicado.

A lo largo del verano se irá concretando más cómo será la 'vuelta al cole'. Por el momento, este lunes se conocieron las primeras pinceladas de un curso en el que las mascarillas se colarán en todas las mochilas de los escolares leoneses.

"Las familias están alarmadas"


Desde Felampa aseguran que las familias "están alarmadas" ante la organización del nuevo curso escolar. De este modo, su presidente Arsenio Martínez denuncia que en los centros educativos "que salen los números" se están reagrupando alumnos todavía en menos unidades que el año pasado. Pese a que es "el peor año para reagrupar", ponen como ejemplo a un colegio de La Robla en la que se unirían aulas.

Del mismo modo, desde Felampa aseguran que las 600 plazas de profesores anunciadas por la Consejería de Educación «son para cubrir jubilaciones» y que para empezar con garantías el curso en septiembre se necesitan más que las "pinceladas" dadas por Rocío Lucas este lunes. "Siguen tirando balones fuera y, aunque cada centro tenga su plan, debería haber un protocolo común para todos. Las familias están temerosas y no hay una definición clara pese a que en nada volveremos a las puertas de las clases. Deberían darnos estas cosas totalmente masticadas", comenta Arsenio Martínez.

"Toda la responsabilidad es para el centro"


La Junta de Personal Docente de Centros Públicos No Universitarios de León calificó este lunes como "insuficiente" al plan de la Consejería de Educación para la vuelta a las aulas en el mes de septiembre. El presidente Javier Fernández declaró a este periódico que los profesores de la provincia "rechazan absolutamente" la propuesta de la Junta de Castilla y León y que "lo más lógico" sería plantear unas "pautas comunes" para la escuela rural y otras para los centros educativos ubicados en el entorno urbano.

Igualmente, desde la Junta de Personal Docente consideran que se está "volcando toda la responsabilidad" en los equipos directivos de los colegios e institutos a la hora de abordar los protocolos que eviten contagios de Covid-19. "Esta recayendo toda la responsabilidad en los docentes, mientras que los técnicos de corbata que están en los despachos se lavan las manos. Las posibles responsabilidades y el trabajo burocrático se carga a los centros y rechazamos absolutamente el plan. Debería haber normas comunes que luego los centros adapten", valora Javier Fernández.
Volver arriba
Newsletter