Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
"La mujer debía ser el ángel del hogar"

"La mujer debía ser el ángel del hogar"

CULTURAS IR

Javier Revilla, Enrique Berzal y Beatriz García, este martes durante sus ponencias en el curso de verano de Cistierna. | L.N.C. Ampliar imagen Javier Revilla, Enrique Berzal y Beatriz García, este martes durante sus ponencias en el curso de verano de Cistierna. | L.N.C.
Fulgencio Fernández | 24/07/2019 A A
Imprimir
"La mujer debía ser el ángel del hogar"
Verano La mujer, la iglesia y los represaliados conservadores fueron los protagonistas del Curso de Verano de Cistierna sobre la represión franquista
El Curso de Verano de la ULE que se celebra en Cistierna, dedicado este año a analizar las luces y sombras de la represión franquista, centró ayer su mirada en tres aspectos fundamentales: la iglesia, la mujer y la represión incluso entre los conservadores, mediante las ponencias de los historiadores Enrique Berzal, Beatriz García y Javier Revilla, respectivamente.

Mujeres castas y puras


Beatriz García Prieto presentó la ponencia titulada ‘Mujeres castas y puras: la represión ideológica, moral y de conducta sobre el género femenino durante el primer franquismo’. La ponente recordó que fueron muchas las ‘excusas’ del régimen franquista para justificar la represión, pero en el caso del papel de la mujer su objetivo era claro: "El temor que del régimen, imbuido en el catolicismo y puritanismo más extremo, era que las féminas dejasen de cumplir con el modelo decimonónico de mujer como ‘ángel del hogar’, modelo que la situaba en un lugar secundario a nivel social, de subordinación y sumisión al varón y de reclusión en el ámbito doméstico, en el cual solo podría desempeñar las tareas que por naturaleza le habían sido asignadas, es decir, las de madre y esposa".

Recordó García Prieto que este modelo fue impuesto por el franquismo, "gracias a la Iglesia y a la Sección Femenina de Falange y tuvo graves consecuencias para la población femenina pues todas las mujeres españolas, independientemente de su ideología y clase social, sufrieron un fuerte estrangulamiento jurídico, volviendo a convertirse en ‘eternas menores’, viviendo una auténtica involución en derechos".

Sotanas contra el régimen


La ponencia de Enrique Berzal de la Rosa se tituló ‘Sotanas contra el régimen. La iglesia perseguida por Franco’. En ella, el historiador recordó las numerosas etiquetas que se le han ido colocando a la iglesia pero "en los últimos quince años ha avanzado notablemente la labor investigadora sobre aspectos diversos de la Iglesia española durante el Régimen franquista, incluidos los conflictos entre ambas esferas, la católica y la propiamente política, y lo ha hecho desde criterios de estricta profesionalidad y rigor historiográfico, pese a tratarse de un campo de estudio muy dado a la controversia ideológica, la rivalidad intraeclesiástica y la lucha partidaria", colaborando mucho la diversificación de fuentes aportadas.

Para Berzal "ya hay un consenso historiográfico en torno al papel de la Iglesia durante la Guerra Civil y la dictadura franquista que, en síntesis, podría caracterizarse por el progresivo paso del apoyo fervoroso a la sublevación militar, prácticamente mayoritario, a un distanciamiento paulatino a partir de mediados de los años 60. En todo este trayecto hubo ejemplos de persecución franquista a miembros del estamento eclesiástico: sacerdotes nacionalistas vascos y catalanes, obispos críticos con el Régimen, militantes de la Acción Católica, especialmente de las ramas obreras especializadas, etc. Incluso existió una cárcel específica para el clero disidente, alojada en la Prisión Provincial de Zamora entre 1968 y 1976".

Conservadores represaliados


La tercera de las ponencias fue la del historiador leonés Javier Revilla, que se centró en ‘Conservadores represaliados por el franquismo’. El coyantino recordó que "la dictadura franquista ejerció una durísima represión inicial contra todas las personas que se hubieran vinculado a la II República Española, especialmente con las de ideologías políticas de izquierdas, pero analizando a fondo la represión franquista, en ella aparecen también personas y grupos de otras filiaciones ideológicas; con casos concretos de conservadores represaliados por el franquismo: políticos o particulares que a priori no tendrían que haber tenido problemas pero que, por enfrentarse a él desde postulados democráticos, jurídicos, religiosos o económicos, sufrieron el ataque del franquismo". Y puso el ejemplo del ex alcalde leonés Francisco Roa de la Vega con el gobernador Carlos Pinilla, que acabó con "la detención de Roa que  pasó a estar confinado en las localidades de Truchas y La Bañeza, y finalmente fue desterrado en Segovia", a raíz de un conflicto en el que el Fiscal de León le dio la razón a Roa, pero el régimen no.
Volver arriba
Newsletter