Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

La herencia de David Álvarez tributará en Madrid y no en Bizkaia

La herencia de David Álvarez tributará en Madrid y no en Bizkaia

ACTUALIDAD IR

David Álvarez junto a su hija María José Álvarez Mezquiriz (al frente de Eulen) en la entrega del CEL de oro en 2006. | ICAL Ampliar imagen David Álvarez junto a su hija María José Álvarez Mezquiriz (al frente de Eulen) en la entrega del CEL de oro en 2006. | ICAL
C.C.L. | 21/05/2019 A A
Imprimir
La herencia de David Álvarez tributará en Madrid y no en Bizkaia
Sociedad El Supremo resuelve que el empresario leonés propietario del grupo Eulen residía en la capital, por lo que el impuesto de sucesiones se quedará allí
En noviembre de este año se cumplirán cuatro años de la muerte del empresario leonés David Álvarez, pero lo tributos sobre su herencia aún se acaban de resolver. El pulso entre la Agencia Tributaria y la Hacienda Foral de Bizkaia por el impuesto de sucesiones de la fortuna del propietario del grupo Eulen se ha resuelto todavía ahora y tras pasar por el Tribunal Supremo, que ha puesto punto y final a la disputa. Según la información publicada por el diario Cinco Días, los magistrados han resuelto que Álvarez residió durante los últimos años en la capital y por tanto es allí donde tiene que tributar su herencia.

El empresario tenía vivienda tanto en Madrid como en Bilbao, además de en Málaga. Pero las dos primeras figuraban como domicilio, lo que hizo que cada lo interpretase según sus propios intereses. Por una parte, la Diputación Foral de Bizkaia asumió que Álvarez vivía allí porque así figuraba en su DNI, mientras que el Estado defendió que su domicilio de los últimos años estaba ubicado en Madrid, donde ejercía el grueso de su actividad.

La ley marca que el impuesto de sucesiones debe abonarse en la región en la que más tiempo haya residido el finado en los últimos cinco años, aunque el Supremo se ha extendido unos años más para resolver que Álvarez vivía en Madrid, una decisión que la Sala Tercera de los Contencioso basa fundamentalmente en el domicilio de su cónyuge, Maite Esquizábel, con la que se casó en 2009 después de haber enviudado dos veces. 

En la sentencia del Supremo, los magistrados recuerdan que la ley obliga al matrimonio a residir juntos y no aprecia pruebas que concluyan que no lo hacía así. Además, el fallo destaca que de las 15 sociedades que administró Álvarez en la última década solo una tenía su sede social (no fiscal) en Bilbao, el grupo Eulen. 

Este fallo concluye que sea Madrid y no Bilbao la región que se beneficie de la herencia, lo que según el medio económico supondría a Madrid (teniendo en cuenta la última fortuna de David Álvarez publicado en la revista Forbes) menos de dos millones, frente a los seis que hubiese dejado en las arcas vascas según la estimación de Cinco Días. La posible rebaja fiscal beneficiará especialmente a la viuda de Álvarez, a la que según publicó El Mundo legó un sueldo vitalicio de 12.000 euros mensuales y tres millones en efectivo, y a sus dos hijos predilectos, María José Álvarez Mezquiriz (hoy al frente de Eulen) y Jesús David. Mientras, sus otros cinco hijos recibieron únicamente la parte legítima de la herencia.
Volver arriba
Newsletter