Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

"La escuela que está llegando es rebelde"

"La escuela que está llegando es rebelde"

ACTUALIDAD IR

El profesor del Colegio Santa Teresa de León es un referente entre la comunidad docente a nivel nacional. | L.N.C. Ampliar imagen El profesor del Colegio Santa Teresa de León es un referente entre la comunidad docente a nivel nacional. | L.N.C.
Víctor S. Vélez | 21/11/2018 A A
Imprimir
"La escuela que está llegando es rebelde"
Educación El leonés Manu Velasco será galardonado este jueves en los Premios Magisterio
Manuel Velasco (Toreno, 1982) es profesor en el Colegio Santa Teresa de León y este jueves será galardonado con la 'mención especial docente' en los Premios Magisterio. Después de muchos reconocimientos, esta distinción nacional está motivada según el jurado en el aprovechamiento de "todas las posibilidades que ofrecen las TIC y por fomentar su uso en el aula".

Su blog y sus redes sociales son un hervidero de profesores debatiendo sobre metodologías docentes y cómo innovar en el aula. Su revolucionaria apuesta mezcla tiza y pantalla, libro y tablet.

-Después de una carrera repleta de reconocimientos, ¿qué supone esta mención especial en los Premios Magisterio 2018?
Es un orgullo recibirlo, todavía me cuesta creer todo lo que me está ocurriendo, estoy muy agradecido. Esto me da fuerzas para continuar ofreciendo la mejor versión de mí mismo y también me brinda la posibilidad de seguir conociendo a gente a la que admiro desde siempre. Es un regalo de la vida y es muy satisfactorio ver una respuesta tan bonita a tu trabajo.

-¿Qué labor realiza a diario en el Colegio Santa Teresa y qué métodos educativos intenta aplicar?
Soy un maestro vocacional y me encanta trabajar con los niños, para mí es el mejor oficio del mundo. Mi objetivo diario es que los niños disfruten aprendiendo, que se sorprendan, que se emocionen descubriendo, que encuentren aquello en lo que son especiales y que se lo crean. Quiero que brillen, que descubran esa luz que les ilumina por dentro para que nos ilumine a las demás. Además, me gusta integrar las TIC en el aula y disfrutar de las posibilidades que nos brindan. Me encanta reírme con ellos y aprender a ver el mundo a través de sus ojos. La forma de trabajar de mi colegio nos facilita la labor: realizamos Proyectos de Aprendizaje y utilizamos estrategias de autorregulación que promueven la autonomía del alumnado cuidando siempre su crecimiento personal, social e intelectual.

-‘El blog de Manu Velasco’ ha sido reconocido como el mejor blog de e-learning de España y Latinoamérica ¿Cómo se inició ese proyecto?
Necesitaba encontrar una salida a todo lo que se me acumulaba en la cabeza y a todo lo que aprendía de compañeros y de otros grandes profesionales a los que admiro. Fue una vía de escape que se convirtió en mi diario virtual de confesiones. Es increíble llegar así a gente que comparte tus emociones o que si no lo hace, genera un debate constructivo que te permite pensar, repensar, cambiar tu visión y poder ver la educación desde distintos puntos de vista que te enriquecen. Mis blogs se han convertido en herramientas que me permiten conectarme con docentes de todo el mundo, conocer sus realidades y aprender de ellos.

-Con más de 50.000 seguidores en Twitter y más de 800.000 en Facebook, ¿qué función realiza a través de las redes sociales? ¿Las orienta más a docentes o a alumnos?
En las redes sociales comparto todo lo que escribo y también diferentes recursos, ideas o noticias educativas que me parecen interesantes. Intento ayudar, siempre que me es posible, a aquellos compañeros que me escriben y me preguntan sobre cualquier cosa. También es verdad que el volumen de mensajes que recibo últimamente es muy elevado y no siempre puedo dar respuesta como quisiera a todos.

-Usted es partidario de otras TIC: Ternura, Interés y Cariño ¿Han cambiado las nuevas tecnologías a los niños y niñas nacidos en el siglo XXI? ¿Qué tienen de diferente a otras generaciones?
No es que les haya cambiado la vida, es que no han nacido en otra vida. Nuestros alumnos están rodeados de tecnología que deben saber utilizar para poder avanzar. El problema es que los docentes que no hemos nacido en la era digital necesitamos formarnos para entender su mundo que también es el nuestro. No podemos permitirnos el lujo de no ser competentes digitalmente. Debemos hablar su idioma y preocuparnos por ayudarles a desarrollar de manera adecuada su competencia digital, pero sin por ello olvidar lo esencial: las otras TIC (Ternura, Interés y Cariño).

-¿Cuál es la metodología docente para estos niños? ¿Debe la tecnología invadir el aula o la pizarra y las tizas nunca deberían desaparecer?
No hace falta ser radicales en este aspecto. No hay porque abandonar la tiza o los libros. Las tablets y los libros están presentes en nuestra sociedad, hay que saber utilizar los medios digitales igual que sabemos utilizar los analógicos. La tiza y los libros deben convivir en la escuela complementándose y ayudando al aprendizaje, enriqueciéndolo. La tecnología es un gran tren que siempre debe circular por las vías de la pedagogía. ¡No nos olvidemos de ello!

-‘La escuela que está llegando’ sobre la que reflexiona en su blog ¿Qué características presenta y qué cambio educativo propone?
La escuela que está llegando es rebelde, reúne aspectos de la escuela de ayer y de la de hoy, está llena de profesores con ganas de aprender, de formarse. Es una escuela con medios tecnológicos a la altura de sus necesidades, en la que se sale de sus muros para aprender de la realidad en la que está inmersa. Una escuela que no acalla, que da voz y escucha. Propongo un cambio educativo que no nos haga abundar en lo superfluo, ya que cuando lo hacemos, corremos el peligro de faltar en lo necesario y en lo realmente importante; un cambio educativo que se aleje de la pirotecnia metodológica y pedagógica en la que estamos inmersos; un cambio educativo que sepa descubrir y poner en valor las buenas prácticas que están presentes en el ADN de la educación y que sea capaz de dialogar con la tradición como premisa básica para innovar.

-Como uno de los profesores más reconocidos de España, ¿cuáles son sus principales reivindicaciones en materia de Educación?
Lo primero que reivindico son más medios, mejores infraestructuras, más profesorado y disminución de las ratios para mejorar lo más importante que tiene un país: la educación de sus niños y jóvenes, de su futuro. Así mismo, es importante que la voz de los docentes, de los alumnos y de las familias sea escuchada de verdad en la creación y redacción de nuevas leyes educativas. No estaría mal que la siguiente ley se llamara 'Loerece' (Ley Orgánica de Educación que Realmente Escuche a la Comunidad Educativa).

-¿Cómo llevan sus alumnos del Colegio Santa Teresa que su ‘profe’ sea uno de los más reputados de España? ¿Son conscientes de ello?
Son conscientes porque se acaban enterando por los medios o por sus padres. Mis alumnos son muy cariñosos y están muy felices. Comparten su alegría conmigo y, como niños que son, están ilusionados. Eso es otro aspecto mágico de la infancia: la alegría sin envidia, con ilusión, transparente, pura… Son mi motivo para seguir aprendiendo, para seguir siendo consciente de que la clave en todo lo que hacemos está en el cariño que le ponemos.

-¿Cuáles son los próximos proyectos que tiene en mente Manu Velasco?
Tengo varios, pero creo que debo ir despacio porque las prisas nos hacen perder el tiempo. Estoy escribiendo dos libros para distintas editoriales, dos libros que salen de los más profundo de mí y que espero compartir en breve con todos. También tengo otros proyectos digitales en marcha y la firme intención de organizar en León un encuentro educativo a nivel nacional único. Aunque el mayor proyecto que tengo entre manos, el que más me ocupa, es ser el mejor padre posible para mi dos hijas, Amélie y Juliette.
Volver arriba
Newsletter