Publicidad
Huellas del tiempo en la calle

Huellas del tiempo en la calle

CULTURAS IR

Ampliar imagen
C. Centeno | 03/09/2019 A A
Imprimir
Huellas del tiempo en la calle
Exposiciones Pablo Je Je coloca en El Castillo tres retratos digitales e imaginarios como homenaje a los mayores con los que quiere reivindicar los espacios expositivos de exterior
La localidad leonesa de El Castillo, en Omaña, tiene tres nuevos vecinos imaginarios: los retratos del artista Pablo Je Je, que han sido instalados en las fachadas de varias viviendas. Una intervención de imágenes creadas mediante ‘collage’ digital que han sido transferidas a un soporte rígido en formato de 150 x 150 centímetros.

Los personajes, que no representan a ningún vecino real ni fallecido de la localidad, «nunca han existido», confirma el autor, que los ha creado «por pedazos de otras personas como nosotros mismos». Todos tienen, además, un maquillaje que Pablo Je Je denomina «pinturas de guerra», pues estos retratos pretenden ser «un símbolo y homenaje a la resistencia de nuestros mayores».

La exposición de estas singulares obras ha sido pensada para la calle y el hecho de que las imágenes puedan verse alteradas por las inclemencias meteorológicas «pretende provocar la reflexión sobre lo finito», reconoce el autor, colaborador de La Nueva Crónica este verano. «A diferencia de las obras concebidas para centros expositivos donde las condiciones de luz, temperatura y demás agentes están bajo control con el fin de garantizar su perdurabilidad, en mi caso estos aspectos no se han tenido en cuenta conscientemente, ya que el paso del tiempo y sus huellas pueden jugar a favor de las piezas otorgándoles mayor riqueza», explica.

Además, como artista reivindica la calle como espacio expositivo, un lugar que ya ha utilizado en anteriores ocasiones para colocar alguna de sus llamativas creaciones digitales, que también se pueden ver en otros puntos de la montaña leonesa como Vegacervera, Murias de Paredes o Santa Lucía de Gordón. «Creo que tenemos un compromiso con una parte de la población que no ha recibido educación artística y el hecho de estar en la calle debería ser una prioridad para las instituciones tanto públicas como privadas», considera.

Por último, sus retratos pretender ser una llamada de atención ante un problema «palpable»: la despoblación y el abandono del medio rural.
Volver arriba
Newsletter