Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Hércules 1 - 3 Deportiva: 'Ascenso en diferido en el Rico Pérez'

Hércules 1 - 3 Deportiva: 'Ascenso en diferido en el Rico Pérez'

DEPORTES IR

Los jugadores de la Deportiva celebran uno de los goles de Isi. | LOF Ampliar imagen Los jugadores de la Deportiva celebran uno de los goles de Isi. | LOF
Alejandro Cardenal | 23/06/2019 A A
Imprimir
Hércules 1 - 3 Deportiva: 'Ascenso en diferido en el Rico Pérez'
Fútbol / Segunda División B Dos genialidades de Isi y un tanto de Kaxe dejan a la Deportiva con pie y medio en Segunda División / Samuel marcó el tanto del Hércules en la última jugada del choque
¿Y si esta temporada sí que sí? ¿Y si 2019 es el año del regreso de la Deportiva a la división de plata?¿Y si el Rico Pérez vuelve a ser parte de la historia de la Ponferradina? Aunque la incógnita no se resolverá hasta el próximo sábado en El Toralín, Isi –el único ‘y si’ que vale en esto del fútbol– se encargó este domingo de que el conjunto berciano tenga pie y medio en Segunda División con una exhibición para liderar una victoria (1-3) que tardará en olvidarse.

Porque si en vez de haber nacido en Cieza hubiera hecho un par de bicicletas en un partido del ultracompetitivo –nótese la ironía– Brasileirao, hubiera tenido ‘padrino’ o llevado el sello de alguna de escuelas llenas de nuevos Messis y Ronaldos, seguramente hubiera tenido a los grandes llamando a su puerta.

Pero por suerte para la Deportiva, ni siquiera el Murcia creyó en un futbolista que la verdad sea dicha, también tardó en cuajar en Ponferrada, pero que a la vista de la progresión de los últimos meses y con mucha carrera todavía por delante –cumplirá 25 años el próximo mes de diciembre–, tiene ese aura de jugador al que la categoría se le queda pequeña.
Porque en un Rico Pérez lleno hasta la bandera donde muchos habrían querido meter la cabeza en un agujero y esperar a que pasase el chaparrón, el extremo no solo no se arrugó, sacó a relucir todo su arsenal. Y tiene para dar y regalar.

En unos tiempos en los que meterse en la portería contraria con el balón es para muchos la única opción legítima de marcar, ver futbolistas eléctricos capaces de terminar una jugada en dos segundos son un soplo de aire fresco.

Y eso es lo que tardó Isi en congelar el Rico Pérez. Dos segundos. Un abrir y cerrar de ojos. Lo que le costó recibir en el pico del área y ganar el espacio necesario para armar la pierna y sacarse un latigazo directo a la escuadra para poner la eliminatoria de cara cuando los había que aún estaban buscando su butaca.

La genialidad tempranera del extremo rompió la eliminatoria. Pese a los 175 minutos que quedaban por delante, para el Hércules fue como un gol en el último minuto de la prórroga, un mazazo del que nunca se recuperó.

El dominio de los bercianos fue total. Con los de Lluís Planagumà totalmente groguis y muchísimo espacio a la espalda de la defensa, Pichín, Bravo, Kaxe y el propio Isi se encontraron con el escenario soñado.

Los blanquiazules –este domingo de rosa– no desaprovecharon la oportunidad. Isi, con otra jugada Messianica –o Maradoniana, dependiendo del cristal con que se mire– asestó otra puñalada mortal antes del descanso.

Ni el paso por vestuarios desconcentró a una Deportiva que tenía clarísimo que el ascenso pasaba por aprovechar el ‘KO’ técnico del Hércules y dejar la eliminatoria lo más encarrilada posible.

Tras un desesperado intento de ‘resurrección’ de los alicantinos en los primeros compases del segundo acto al que los bercianos sobrevivieron sin demasiados apuros gracias a la aciaga tarde de los locales de cara a portería, los de Jon Pérez Bolo se volvieron a hacer con la batuta del choque y la sentencia no tardó en llegar.

Tras varios contragolpes en los que Bravo y Pichín rozaron el tanto, fue Kaxe el que se coló en la fiesta particular de Isi para desatar la locura entre los 350 aficionados que recorrieron España para vivir en primera persona un partido histórico.
El 0-3 convirtió la recta final del choque en un trámite. El Hércules intentó no bajar los brazos, pero los locales solo podían pensar en aquella genialidad del minuto 5 que había tirado por tierra el trabajo realizado durante diez meses.

Ni el tanto de Samuel en la última jugada del choque fue capaz de levantar un Rico Pérez que vuelve a ser testigo de otra hazaña de una Ponferradina que acaricia la Segunda División con la yema de los dedos.

Volver arriba
Newsletter