Publicidad
Feliz año ¿nuevo?

Feliz año ¿nuevo?

OPINIóN IR

30/12/2018 A A
Imprimir
Feliz año ¿nuevo?
Durante este año se imputó a un cómico por sonarse la nariz con la bandera en el curso de un programa satírico. También se procesó a algunos cantantes, por el carácter ‘radical’ de sus letras. Manifestantes de toda condición fueron multados por manifestarse. Otros lo fueron por blasfemia. O por rebelión.

Los líderes políticos de la opción independentista catalana siguen en prisión preventiva desde hace más de un año. Tanto el tesorero del principal partido de derechas, Luis Bárcenas, como el yerno del rey emérito, Iñaki Urdangarín, ingresaron días después de ser sentenciados.

Un senador se ha enorgullecido de manipular el Consejo del poder judicial y escoger sus cargos. En diversas comisiones de investigación celebradas en las Cortes españolas se ha hablado muy poco de lo investigado, casi tan poco como lo poco (nada) para lo que han servido.

Un expresidente de gobierno, convertido en nosferatu físico y espiritual, propone cada día soluciones más drásticas y delirantes, mientras se alimenta de la sangre de varios partidos de derechas a la vez.

Algunos partidos políticos ofrecen al votante alternativas fascistas en ascenso en toda Europa. Aquí, un nuevo-viejo partido ultra se apodera de la bandera, la misma con que se sonaba el cómico, para hacerla símbolo de su opción política cavernícola, que pone en riesgo derechos y conquistas sociales, culturales y políticas. Nadie ha demandado a nadie por este uso de la bandera.

Un presidente de los Estados Unidos dice que no se cree el cambio climático, y que va a levantar un muro enorme para solucionar un problema infinitamente mayor que cualquier muro. Como si un muro hubiera resuelto alguna vez algo. Aparte de eso, es notorio que ese mandatario ha mentido sobradamente y que su elección estuvo, está y estará bajo sospecha.

Hay tensión creciente con Rusia, la OTAN se plantea intervenir. Gibraltar español.

Se discute sobre el futuro emplazamiento de la tumba del dictador Francisco Franco que sigue en el Valle de los Caídos. El patrimonio de la familia del tirano, como siempre: uno, grande y libre.

Aún hay calles y plazas de ciudades con placas dedicadas a héroes y mártires de aquella ‘cruzada’. En León, por ejemplo, su alcalde, democráticamente elegido, se niega a cumplir con la ley que obliga a su retirada hasta que un juez le obligue por sentencia firme. Ese mismo alcalde y un consejero de la Junta han sido grabados en factible connivencia con empresarios, «la administración soy yo», afirmó uno de ellos. Ambos siguen en su puesto. Es más, el alcalde dice que la próxima legislatura se la tomará como un ‘kilómetro cero’.

En León se anuncia que van a abrir el tramo de muralla de la Era del Moro y algunos se preguntan cuánto cuestan las luces de Navidad.

Feliz año… ¿1979?
Volver arriba
Newsletter