Publicidad
Fallece a los 97 años la llamada "defensora de las campanas de Foncebadón", María

Fallece a los 97 años la llamada "defensora de las campanas de Foncebadón", María

LNC VERANO IR

Ampliar imagen
Fulgencio Fernández | 24/07/2022 A A
Imprimir
Fallece a los 97 años la llamada "defensora de las campanas de Foncebadón", María
Obituario Cuando el obispado de Astorga anunció que iba a bajarlas de la torre, María les recibió con piedras y una advertencia: "No se llevarán las campanas de este pueblo"
Corría el año 1993 cuando el obispado de Astorga anunció que iba a bajar las campanas de la torre de la iglesia de Foncebadón, donde vía la señora María y su hijo Gelo, que allí tenía unas ovejas. Su hija Natalia fue a la escuela en Turienzo.

Cuando llegó al pueblo la comitiva se encontró con una sorpresa, la señora María les recibió con piedras, subida a la torre, y una advertencia clara: "No se llevarán las campanas de este pueblo" y les explicó los motivos para hacerlo, por cierto, cargados de razón: "Aquí ni tenemos teléfono ni casi nada, ¿si se quema el pueblo o nos ocurre algo cómo avisamos a los pueblos vecinos de nuestro problema?".

Y aunque parece que fue más la actitud decidida de la mujer que las razones el motivo la comitiva se fue como había llegado, por más que sí hizo algunos intentos vanos por convencer a aquella mujer que rondaba entonces los 63 ó 64 años. Y allí quedaron las campanas.

Desde aquel momento María pasó a ser "la defensora de las campanas de Foncebadón pues la noticia tuvo gran repercusión". Tal vez por ello se asoció a María a un cierto carácter arisco que nada tiene que ver con la realidad.

María realmente era cabreiresa y en su pueblo, Ambasguas de Cabrera, fue enterrada después de fallecer el pasado 18 de julio. Los testimonios de sus vecinos nos dejan muy claro el carácter bondadoso de la fallecida, a los 97 años. "María era muy buena persona y muy servicial", explicaba Carmina Argüello y otros muchos recordaban cómo eran bien recibidos en su casa por el simple hecho de ser cabreiresa, como la propia María, la defensora de las campanas.
Volver arriba
Newsletter