Publicidad
Fabero proyecta recuperar la fragua del Pozo Julia con una ayuda provincial

Fabero proyecta recuperar la fragua del Pozo Julia con una ayuda provincial

EL BIERZO IR

La caseta de la fragua, junto al castillete, está en muy mal estado y se busca su rehabilitación. | D.M. Ampliar imagen La caseta de la fragua, junto al castillete, está en muy mal estado y se busca su rehabilitación. | D.M.
D.M. | 21/07/2020 A A
Imprimir
Fabero proyecta recuperar la fragua del Pozo Julia con una ayuda provincial
Patrimonio Las instalaciones ya han incorporado a la visita la sala de ‘Mujeres en la mina’ para exponer material, imágenes e información que el Ayuntamiento lleva recopilando unos meses
La recuperación del patrimonio minero de Fabero sigue avanzando con el Ayuntamiento de la localidad implicado en captar todo tipo de subvenciones que ayuden a seguir mejorando los edificios, las estructuras y las distintas instalaciones que componen todo lo que fue la historia minera del municipio.
Con el Pozo Julia como uno de los estandartes de la atención turística, el Ayuntamiento quiere ahora restaurar uno de los inmuebles que aún no ha sido tocado en el emblemático pozo vertical. Se trata de la fragua, el local en el que se forjaban herramientas necesarias para el trabajo minero. Un edificio que se encuentra justo al lado del castillete de la jaula del pozo vertical en muy mal estado.

Es una caseta cuadrada en la que se encuentra el material y las estructuras muebles, así como la chimenea en la que realizaban trabajos los herreros de la mina. Según explicó la concejala del área de Turismo y Cultura, Susana Folla, “tenemos por confirmar una subvención de parte de la Diputación de León para una reparación de estas instalaciones de la fragua y tenemos que esperar a esta resolución”. El Ayuntamiento ha acudido a la convocatoria de subvenciones provinciales del área de patrimonio y no conoce la cuantía que le puede corresponder en caso de que la ayuda sea aprobada, explica la edil.
Aún así, está en los planes del Ayuntamiento sacar adelante esta importante estancia para complementar el recorrido turístico de la mina y, como han contado en varias ocasiones, estar al tanto de todas las ayudas a las que se pueda optar para seguir mejorando el patrimonio minero, después de que Fabero haya sido declarado el primer pueblo Bien de Interés Cultural con categoría de patrimonio industrial minero.

Tras el confinamiento, el día 26 de mayo el Pozo Julia abrió sus puertas una vez alcanzada las fases de desescalada con todas las medidas de seguridad recomendadas para evitar el riesgo de contagios de coronavirus. Los visitantes deben usar mascarilla, los grupos para las visitas guiadas están reducidos a un máximo de diez personas, e instalaciones como el simulador de la jaula de descenso a la mina no está en uso, por tratarse de un espacio pequeño que habría que desinfectar en cada uso y que además no permite guardar las distancias de seguridad.

Desde su reapertura, han sido muchos los visitantes que ha recibido, incrementándose en estas últimas semanas con la llegada de la temporada vacaciones. “Sorprendentemente hay muchas visitas”, explica la concejala “al principio abrimos con unas expectativas bajas, pero el Pozo Julia está gustando, a la gente le parece interesante, tenemos muchos visitantes y como novedad, las medidas del protocolo de seguridad que debemos cumplir”.

Las visitas se realizan dos veces al día, a las 11:30 y a las 16:30. Para reservar plaza es necesario llamar al ayuntamiento, ya que han de mantenerse las limitaciones de diez personas.

Otra de las novedades que ya está disponible es la sala dedicada a ‘Las Mujeres de la Mina’. El Ayuntamiento de Fabero está recopilando información, materiales y fotos sobre mujeres que trabajaron en el sector del carbón y relatando su historia. La sala ya está visitable, con imágenes, cartelería, explicaciones sobre el trabajo miento, utensilios y maquinaria que habitualmente usaban las mujeres en sus trabajos en las empresas mineras.

También se han puesto en exposición algunos otros materiales, sobre todo documentación de las empresas, para ir completando salas en el recorrido en el que se pueden conocer los vestuarios, las perchas, lampistería, salas de máquinas, salas de compresores, la reconstrucción de la galería y los espacios de exposición. Precisamente este verano, las distintas salas mineras se compaginan con la exposición de arte de vanguardia de artistas leoneses ‘Fabero Instala 1.0’, del Instituto Leonés de Cultura, donde lo más puntero en creatividad conversa con los viejos espacios de trabajo minero.
Volver arriba
Newsletter