Publicidad
Extrabajadores de Decathlon en Villadangos denuncian contratos en fraude de ley

Extrabajadores de Decathlon en Villadangos denuncian contratos en fraude de ley

ACTUALIDAD IR

Instalaciones de Decathlon en el polígono de Villadangos. | SAÚL ARÉN Ampliar imagen Instalaciones de Decathlon en el polígono de Villadangos. | SAÚL ARÉN
V.S.V. | 13/11/2019 A A
Imprimir
Extrabajadores de Decathlon en Villadangos denuncian contratos en fraude de ley
Laboral Los juicios se realizarán este mes de noviembre y han decidido personarse contra la marca por "engañarles" y ser víctimas de "artimañas" durante su etapa en el CAR
Dos hombres y dos mujeres que trabajaron en Decathlon CAR León, en los primeros meses de la cadena en el polígono de Villadangos del Páramo, han decidido denunciar a la marca de material deportivo por supuestos contratos en fraude de ley. Los juicios se celebrarán en este mes de noviembre y confían en ser indemnizados por los "engaños" y "abusos" que aseguran haber sufrido en su relación laboral con Decathlon.

Este grupo asegura que "en torno a otro medio centenar de personas" estarían en la misma situación aunque no se han decidido a denunciar las «artimañas» que, siempre según su versión, se llevaban a cabo en el centro logístico ubicado en Villadangos. "Uno de los responsables nos dijo que vinieron a León en busca del hambre, haciendo alusión a que aquí hay mucho paro", señala uno de los leoneses que han llevado a juicio a la cadena.

Los denunciantes explican a este periódico que fueron durante más de un mes a las formaciones de Decathlon en Getafe y en Sevilla. El objetivo de esta fase de aprendizaje era consolidar su puesto de trabajo y enseñar a futuros nuevos empleados del centro logístico. Algo que sí que hicieron y, tras lo cual y según su versión, fueron despedidos "sin causas justificables". "La política de trabajar seis meses, despedir seis meses, volver a contratar seis meses y así hasta un número indefinido de veces buscando el desgaste y la no adquisición de derechos es un error", exponen algunos de los afectados por los despidos en un comunicado conjunto.

Según los denunciantes, en el centro logístico se vivía una "competición" por agradar y había "presiones" Por ello, los extrabajadores que han llevado a la empresa de material deportivo a juicio consideran que han sido "engañados" y reclaman la improcedencia del despido y una adecuada indemnización por el mismo. En esa liquidación de los contratos también hubo "malas formas" por parte de los responsables, además de ser "carentes de fundamentos y con un nivel nulo de educación". "Al principio nos dijeron que íbamos a ser la base del proyecto, que íbamos a enseñar a los que llegasen... Todos eran contratos temporales, cuando no puede ser así al ser una apertura", expone uno de los denunciantes, estudiante de Derecho, y quien esta asesorando a sus excompañeros en los juicios de este mes contra Decathlon.

Por el momento, solamente estos cuatros empleados se han decidido a denunciar a la cadena "porque muchos de los compañeros han tenido miedo o se creen la promesa de que les volverán a llamar para otro medio año". "La categoría profesional y el sueldo tampoco estaban en consonancia con el empleo", valoran los denunciantes.

Estos cuatro leoneses consideran que Decathlon "intentará repetir la jugada" cuando abra su tienda en el centro comercial que se está construyendo en La Granja. Además, creen que la jerarquía en el centro logístico tampoco era la adecuada con "nueve o diez responsables" cuyas tareas, supuestamente y siempre según la versión de este grupo de exempleados, eran asumidas por los operarios mediante un sistema de "capitanear secciones o misiones". "Incluso los mismos trabajadores a los que formábamos se extrañaban de que la empresa decidiera poner en la calle a los que estaban siendo sus maestros", plantea otro denunciante que tendrá el primero de los juicios durante esta misma semana.

Presuntos tratos de favor


Decathlon se remite a la temporalidad de estos contratos y a la notificación "en tiempo y forma" Según estos jóvenes, era frecuente que los encargados propusieran jugar a deportes o quedar a cenar a los trabajadores del centro logístico ubicado en Villadangos. En el caso en el que los empleados declinaran estas ofertas por tener otras planes fuera de su horario laboral, los responsables "te cambiaban los horarios o no te daban puentes que habías pedido". "Presiones", según esta versión, que llevaban a que en las instalaciones de Decathlon hubiera "un ambiente enrarecido" que, en ocasiones, se convertía en "una competición" por agradar a los puestos de mando.

Otro de los denunciantes asegura que le tocó estar en la mesa electoral de las generales del 28 de abril y que, al día siguiente, no le concedieron las cinco horas de reducción de jornada a las que tenía derecho. "No nos mueven las pretensiones económicas, solo que no se rían de nosotros", concluyen estos jóvenes leoneses que tendrán varios juicios contra Decathlon a lo largo de este mes de noviembre.

La versión de la empresa


Este periódico también se ha puesto en contacto con Decathlon para conocer su versión, en la que aseguran que "son contratos temporales que no han tenido una duración mayor de seis meses y su finalización fue debidamente notificada en tiempo y forma". "El período de trabajo temporal ha tenido dos centros de trabajo porque de forma inicial, en ese pico de actividad logística, el centro de trabajo de Villadangos no estaba abierto y la actividad en el comienzo de esos contratos temporales se prestó desde otros centros logísticos de la empresa", consideran desde Decathlon.
Volver arriba
Newsletter