Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Europa no da opción a Raquel Gago

Europa no da opción a Raquel Gago

ACTUALIDAD IR

Ampliar imagen
I. Herrera | 03/05/2018 A A
Imprimir
Europa no da opción a Raquel Gago
Caso Carrasco (AMPLIACIÓN) El Tribunal Europeo de Derechos Humanos rechaza estudiar el caso de la agente de Policía Local condenada por el crimen de Isabel Carrasco
El Tribunal Europeo de Derechos Humanos, con sede en Estrasburgo (Francia), ha rechazado admitir a trámite la demanda interpuesta por Raquel Gago contra la Justicia española al considerar violados sus derechos fundamentales. Según adelantaba este periódico, la Corte europea no reabrirá la causa y pone punto y final a un largo peregrinaje de la expolicía local condenada a 14 años de prisión por el asesinato de la expresidenta de la Diputación y el PP leonés, Isabel Carrasco, clamando su inocencia.

La decisión de inadmitir la demanda de Gago la tomaba un único juez, andorrano, y tal y como hacía constar en su resolución, no cabe ante ella recurso alguno anunciando el archivo de su causa.

Raquel Gago ha pasado ya más de dos años de su vida en prisión (y con 12 más por delante por sentencia) por un asesinato que, según sostenía en su demanda ante el tribunal europeo, «no sabía que se iba a cometer, en el que no participó de forma alguna y tras un proceso judicial que le ha condenado sin pruebas y hasta por un delito que no es tal».

En Estrasburgo, representada por el despacho del exmagistrado Santiago Torres –Torres & Oliva Legal Advisor–, Gago buscaba su última oportunidad para que se reconociera la inocencia que ella ha defendido desde un primer momento en el caso por el crimen de Isabel Carrasco, una mujer que falleció abatida a tiros por la espalda a escasos metros de su casa a manos de la madre de una amiga de Raquel: Montserrat González.

Después de haber agotado todas las vías posibles para recurrir su sentencia en el marco de la Justicia nacional, que dictó tres sentencias bien distintas en cada una de las tres instancias, Gago acudía a la Corte Europea de Derechos Humanos con la pretensión de ser escuchada. El juez Pere Pastor Vilanova ha dedicido que no sea así.
El escrito que acompañaba el formulario de demanda interpuesto ante el Tribunal, un documento de 21 páginas firmado por la propia Raquel Gago y por su abogado, Santiago Torres, comenzaba haciendo referencia a la situación en la que se encuentra la demandante, en prisión por la ejecución de unas sentencias que, consideraban, habían causado la violación de los derechos de Gago a un juicio equitativo y al principio de legalidad penal de la Convención Europea de los Derechos Humanos. Por ello solicitaban que la misma se tramitase con carácter urgente y la respuesta apenas se ha hecho esperar un par de meses: no admitida a trámite.

El escrito reconocía que Raquel era conocedora del sentimiento que embargaba a Triana de ser objeto de un trato injusto por parte de Isabel Carrasco, y que esa sensación de injusticia la compartía también la madre, Montserrat. Relataba los motivos por los que estaba en Lucas de Tuy la tarde del crimen e insistía en que ni conocía los propósitos homicidas de su amiga y la madre ni participó de modo alguno en los hechos relacionados con la muerte de Isabel Carrasco.

Gago expresaba en la demanda que la confianza que existía entre Triana y ella le jugó una mala pasada que le ha supuesto una condena de 14 años de prisión (pues no opuso resistencia alguna por no ver nada extraño a que Triana apareciera aquella tarde por la céntrica calle de León y le pidiera que le abriera el coche para dejar un paquete que ya recogería). También puso de manifiesto su creencia de que ha jugado en contra de sus intereses el sesgo parcial de la investigación policial en este caso. Por ejemplo, «por la magnificación de la trascendencia de ciertos hechos en contra de la demandante mientras se silenciaba la existencia de esos mismos hechos por otras personas», decía literalmente el escrito de demanda haciendo alusión directa al asesor del presidente de la Junta de Castilla y León con el que Triana compartía casi tantas llamadas como con Raquel y con el que tuvo dos conversaciones inusualmente largas el día antes del crimen. El documento ponía nombre y apellidos a este hombre, Luis Estébanez, al que jamás se aludió ni durante la instrucción ni durante el juicio.

La defensa de Gago: inocente

El despacho de Santiago Torres, encargado de la defensa de los intereses de Raquel Gago, daba a conocer este jueves la decisión del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de inadmitir a trámite la demanda presentada el pasado 17 de enero.

Según trasladaban en un comunicado, tanto el despacho como la propia Raquel acatan la decisión de la Corte europea al tiempo que destacaban la firme convicción personal y profesional en su inocencia, «que lamentablemente no ha sido reconocida en ninguna de las instancias a las que Raquel ha acudido». Pese a ello, expresaban su confianza en el Estado de Derecho y anuciaban que seguirán defendiendo sus intereses conforme a la legalidad.

El comunicado insistía asimismo en manifestar el profundo pesar de Raquel por «tan execrable crimen» y su solidaridad con la familia de Isabel Carrasco, además de agradecer a todos los que han creído y creen en su inocencia pidiendo, al tiempo, respeto y comprensión para su familia ante lo complicado de su situación.
Volver arriba
Newsletter