Publicidad
"Estos meteoritos merecen ser estudiados por jóvenes científicos en España y quedarse en sus museos"

"Estos meteoritos merecen ser estudiados por jóvenes científicos en España y quedarse en sus museos"

EL BIERZO IR

El investigador del Instituto de Ciencias del Espacio del CSIC y del Instituto de Estudios Espaciales de Catalunya. Ampliar imagen El investigador del Instituto de Ciencias del Espacio del CSIC y del Instituto de Estudios Espaciales de Catalunya.
D.M. | 19/01/2021 A A
Imprimir
"Estos meteoritos merecen ser estudiados por jóvenes científicos en España y quedarse en sus museos"
Ciencia El investigador Josep Trigo indaga en el fenómeno del superbólido del Bierzo, con condiciones para haber dejado meteoritos en la zona, con "altísimo interés" para los astrónomos
No fue ni una película de ciencia ficción ni una experiencia paranormal tras el extraño año de pandemia, ni nada similar. El resplandor en el cielo la anterior madrugada, obre las 01.19 horas, seguida a los pocos segundos de un ruido estruendoso que llamó la atención de muchos bercianos, es un fenómeno astronómico de gran interés científico en el área de las Ciencias del Espacio. Y es que, se denomina súperbólido al fenómeno luminoso que produce una roca procedente del cinturón de asteroide a velocidad hipersónica, de cerca de un metro cúbico de volumen, que entra en contacto con la atmósfera terrestre a gran velocidad provocando lo que muchos bercianos pudieron ver y oír desde sus casas.

Algunos testigos no dudaron en plantear enseguida en las redes sociales sugerencias sobre tal fenómeno, entre ellas, algunas hipótesis que ya apuntaban a la posible caída de un meteorito. Ya en la mañana de este lunes, la Red de Investigación de Bólidos y Meteoritos de España, conocida por Red SPMN por sus siglas en inglés, confirmaban tal cuestión.

Lo catalogaron con el código SPMN180121, y se ha determinado cruzó el cielo del Bierzo, Galicia y la parte Norte de Portugal y que fue detectado por varias de las estaciones que tiene establecidas por distintos lugares de España este grupo de investigación interdisciplinar, conformada por profesores y científicos del ámbito de la astronomía, la astrofísica, la geofísica, la química y ciencias del espacio, coordinada por profesionales del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Una de las imágenes bien visible, difundidas por la Red, fue la detectada desde la estación de Estepa, en Sevilla, a más de 600 kilómetros del fenómeno, que reflejaba una silueta brillante en forma de bola de fuego que creó una huella luminosa, similar al de una estrella fugaz, pero más persistente.

Y es que, tal y como explica uno de sus investigadores, el astrofísico Josep María Trigo del Instituto de Ciencias del Espacio del CSIC y del Instituto de Estudios Espaciales de Catalunya «las imágenes tomadas desde estaciones más cercanas, como la del observatorios Ramón María Aller, de Santiago de Compostela o al instalada en el campus de Lugo, reflejaban tan solo un gran resplandor» debido a que había nubes cubriendo el cielo en buena parte de la zona Norte del país.

Un fenómeno de estas características, con un elemento de tales dimensiones, puede producirse «con una frecuencia de unos dos o tres años», apunta el doctor Trigo «y parece que se dan las condiciones para que haya meteoritos», es decir, los fragmentos de esa roca que han podido caer sobre la superficie terrestre. «La roca entra en contacto con la atmósfera a una velocidad hipersónica... no supersónica, sino hipersónica, esto es decenas de veces la velocidad del sonido», apunta el astrofísico, interesado en hacer comprender el fenómeno a quien haya podido presenciarlo.

El haz de luz se genera cuando la roca profundiza en al atmósfera «y debido a la presión hidrodinámica que sufre, se fragmenta porque no tiene consistencia para resistirla». Ahí es cuando se produce el estruendo que oyeron muchas personas.

Otra repercusión, que se corresponde con ciertas vibraciones que también fueron percibidas por testigos del fenómeno, están relacionas con el impacto de de la onda sonora con el suelo. «Una de las investigadoras del grupo, la doctora Mar Tapia, geofísica, del LEGEF-IECe s la que se está encargando de investigar cómo las estaciones sísmicas, para la detección de movimientos terrestres, han podido hallar también señales de estos impactos, como muestran los trenes de onda, en la imagen adjunta,  detectados en dos estaciones sísmicas del Instituto Geológico, según ha establecido la científica.

La Red de Investigación de Bólidos y Meteoritos de España, pide la colaboración de testigos que posean imágenes o testimonios al respecto del fenómeno , cuyos científicos trabajan en determinar y reconstruir su trayectoria y órbita.

Pero, ¿qué tipo de fragmentos son los que han podido dejar sobre territorio berciano este súperbólido? Pues según añade el doctor Trigo, tendrían «como una corteza de magnetita oscura» y podrían ser de distintos tamaños.

Según recuerda, existen normativas acerca del tratamiento de estas rocas por su valor como patrimonio geológico. De ahí que solicitan a quien pueda hallar algún fragmento, que se ponga en contacto con las instituciones científicas. «Lo que tienen es un interés científico altísimo ya que pueden proporcionarnos muchos datos», apunta.

Existen procedimientos investigadores para localizar estos restos, que funcionaron con éxito en otros fenómenos similares en los años 2004 en Villalbeto de la Peña, en Palencia y en 2007 en Puerto Lápice, en Ciudad Real, donde se encontraron meteoritos que pudieron ser investigados. «Lo importante es que esos fragmentos se queden en España, merecen ser estudiados por los jóvenes científicos y expuestos después en museos de aquí y que la gente sea consciente de su importancia », defiende el profesor Trigo, por la valiosa información que añaden a los estudios astronómicos.

Este fenómeno que el Bierzo ha presenciado, es una bonita forma para la Red de celebrar su aniversario, ya que la fundación de este grupo cumple 25 años de trabajo y divulgación en tan apasionante campo científico.
Volver arriba
Newsletter