Publicidad
"En un año o dos espero volver, pero ahora la cabeza me pide irme a casa"

"En un año o dos espero volver, pero ahora la cabeza me pide irme a casa"

DEPORTES IR

Pedro celebra un gol en la Copa. | J.L. RECIO Ampliar imagen Pedro celebra un gol en la Copa. | J.L. RECIO
Jesús Coca Aguilera | 03/06/2021 A A
Imprimir
"En un año o dos espero volver, pero ahora la cabeza me pide irme a casa"
Balonmano / Liga Asobal El central del Ademar Pedro Martínez señala que "llevo dos años sin parar, este estando mucho tiempo solo, y necesito regresar con mi familia y centrarme en acabar la carrera de Economía"
Las razones de su marcha, lo que ha dado de sí su etapa de año y medio en el Ademar o lo que espera del futuro pasa por el análisis del central argentino Pedro Martínez en una entrevista en La Nueva Crónica.

–¿Por qué tomas la decisión de abandonar el Ademar y el balonmano de élite y regresar a tu país?
–Son muchos factores, es una sumatoria de pequeñas cosas que hacen que tras meditarlo y pensarlo mucho llegue a la conclusión de que lo mejor para mí es volver a casa y descansar un poco de la cabeza. Llevo un año y medio o dos en los que no paré, este año en el parón de Navidad no fui a casa por el Mundial, después vuelves y tienes tres partidos por semana... Más que el físico lo que se te cansa es la cabeza, necesito cambiar un poco de rutina y tener tiempo para hacer otras cosas, que acá con este calendario no tuve la oportunidad.

–En una decisión así y aludiendo a motivos personales, puedes pensar en un problema familiar, pero no es el caso...
–No, no, sí lo quiero aclarar porque siendo así te pregunta, pero por suerte no está relacionado con eso.

–Una decisión así no se toma de un día para otro: ¿Desde cuándo lo tienes decidido y cuándo se lo trasladas aquí?
–Hace aproximadamente mes y medio, después de un entrenamiento, ya hablé con Cadenas, le comenté la situación y me dijo que lo entendía, que era lógico, que este año había sido muy difícil. Fue al primero al que se lo comuniqué y luego la directiva estaba al tanto, pero fue la semana pasada cuando me reuní con Cayetano Franco y Cabero, se lo expliqué y cerramos el tema contractual, ya que yo tenía un año más aquí.

«Hace mes y medio se lo dije a Cadenas. Cuando vuelva, el Ademar será mi primera opción si a ellos les interesa» –¿No te intentó convencer Cadenas de que recapacitaras?
–Es que cuando se lo dije se dio cuenta que era una decisión que al 99% estaba ya tomada. Ha sido un año especialmente duro, con el toque de queda de las ocho, que salía de entrenar a las siete y media y me encerraba ya en casa sin poder juntarme ni a tomar un café ni a jugar a la Play con otros compañeros. He estado mucho tiempo solo pero eso también me ha dado margen a meditar y pensar bien en mi futuro.

–¿Y por dónde pasa ahora mismo? ¿Es una despedida del balonmano a este nivel o algo temporal?
–No le cierro las puertas ni loco a volver a España a jugar a balonmano, pero hoy por hoy lo mejor para mí es volver a casa, con mi familia, la cabeza me lo pide. Mi idea es seguir con mis estudios, aprovechar para volver a la Universidad y en un año o dos si todo va bien regresar.

–¿No existía la opción de compaginar la carrera con seguir jugando?
–Intenté estudiar acá pero es muy difícil, con la cantidad de viajes, partidos, encima con el covid, los problemas para convalidar asignaturas... probé pero no fui capaz y al final me suponía hasta una presión extra, así que iré allí a la Universidad a hacer los dos años que me quedan para terminar Economía.

–¿Va por ahí también el margen de volver en dos años? ¿En hacerlo tras terminar la carrera?
–Es posible, vamos a ver, de momento un año estaré seguro, ya que al tener contrato en el club no me pusieron problema pero sí que no puedo fichar por otro equipo de Europa en este año que hubiera tenido vinculación en León. Y luego al final tengo 21 años, así que con 23 o 24 sería con muy buena edad para volver a jugar en Europa.

–Y cuando por fin decidas regresar, ¿sería el Ademar la primera opción?
–A ver, es que hay tener en cuenta que yo venía de Argentina, que es otra realidad, y llegué a León que era una ciudad donde se respira balonmano por todos los lados. Obviamente cuando tenga que volver a Europa va a ser mi primera opción si a ellos les interesa, voy a echar de menos todas las cosas de la ciudad y a mis compañeros, me voy con muchos amigos.

"En lo que más he mejorado es en la visión de juego, entendí mucho a manejar los tiempos: cuándo correr, frenar, aplicar los sistemas..." –¿Qué ha supuesto esta etapa en León para ti?
–León me abrió las puertas a lo que es el balonmano profesional, en Argentina era amateur, allí pagamos para jugar, juntábamos plata al inicio de la temporada para los balones, la ropa de entreno, pagar entrenadores... Esto es otro mundo, me ha permitido jugar contra los mejores, me llevo experiencias muy buenas y aprendí muchísimo estando a las órdenes de Cadenas y con compañeros de tanta calidad como tenía.

–¿En qué ha mejorado más el Pedro que se va con respecto al que llegó?
–Diría que en la visión de juego. Mirándolo desde esta posición de ahora me di cuenta de que entendí mucho a manejar los tiempos: cuándo correr, cuándo frenar, aplicar los sistemas... En general aprendí muchísimo y todo esto me va a valer para cuando regrese en unos años a Europa.

–¿Cuál ha sido tu mejor momento en León?
–Quizá me quedaría con la gira de este año de Rusia, Macedonia y acabar con la clasificación para Europa en la Copa del Rey, que fue un momento muy lindo . Fue duro y con desgaste físico y psicológico, pero estuvo muy bien con el grupo, se convirtió en un reto y se pagó con buena recompensa.

«Mi peor momento fue al juntarse a lo s meses de venir que mi abuelo falleció en Argentina y mi lesión» –¿Y el peor?
–A los pocos de meses de venir, cuando se me juntó en poco tiempo que falleció mi abuelo en Argentina y la lesión que tardé algo en recuperar. La adaptación ahí fue difícil por estos temas.

–¿Qué le dirías de despedida a la afición? ¿Cómo esperas que sea el último partido del sábado?
–Agradecerles por el apoyo en una temporada y media muy difícil y decirles que yo he dado lo máximo siempre, salieran mejor o peor las cosas. Intentaré aguantar las lágrimas el sábado, pero ya veremos.
Volver arriba
Newsletter