Publicidad
El socavón milenario

El socavón milenario

OPINIóN IR

12/07/2020 A A
Imprimir
El socavón milenario
SIGLO I. Me cagüen Júpiter. Desde que les invadimos se quejan por todo. Que si estropeáis el paisaje, que si a ver luego cómo se arregla este desastre, que antes ellos no lo hacían a lo bestia como nosotros ahora… Dan unas ganas de pedir a la legión les dé un repasito magnis itineribus… Unos pringaos. Toda la vida bateando agua para sacar cuatro pepitas mugrientas y llegamos nosotros, preparamos una mina como manda Plutón, la explotamos a conciencia, a lo industrial, como imperio tocho que somos, les contratamos con un salario de verdad de la buena, con denarios de ley, y aún se quejan. Y difaman. Algunos hablan de esclavitud para que les subamos la paga, que aquí no ha habido esclavos en la vida…

SIGLO V. Detente, hijo mío, admira el poder de Roma ahora declinante. Contempla esta colosal montaña desmenuzada por la fuerza irrefrenable del agua conducida hasta aquí por una potencia aún mayor, la del hombre, la del romano. Un individuo y un pueblo disciplinados y ambiciosos, determinados a extirpar de la naturaleza cuanto les pertenece por derecho. Observa ahora su abandono, el sino de estos tiempos oscuros, de esta triste época nuestra, anhelosa de aquella Edad de Oro, de aquellas glorias…
Papá, ¿nos vamos a casa? Hace mucho calor. Y hay mucho polvo…

SIGLO XIV. Si se abandonan aquellas vegas, fértiles por la gracia divina, se topa con aquel paraje inicuo cuyas solas forma y color anormales revelan muy a las claras la labor de algún demonio o, tal vez, el haber sido escenario de atroz lucha entre fuerzas no humanas, las unas divinas, las otras maléficas. Si así fuera, podríamos considerarlo por fortuna, signo terreno del poder celestial. Alabémoslo en tal caso. Si no fuera, debemos temer el rastro que del Maligno pueda permanecer en esas cárcavas purpúreas, en esas cavernas lóbregas, en aquella desolación contra natura…

SIGLO XX. Qué romería, subir hasta aquí, Maricarmen. Ni parking, ni agua, ni señales, los niños berrando, las colas, el calor… qué romería. Y la cuesta. Y el mogollón de gente. Y la información que te lía. Y ni un bar. Que sí, que el buraco enorme y antiguo será, pero un poco de organización romana no venía mal. Y fíjate en aquel pedazo de boquete al fondo, una cantera de áridos debe de ser, que parece siguen usando todavía. Una vergüenza. Afea todo el paisaje, en el puñetero medio de la vista panorámica. Qué pena. Patrimonio de la Humanidad, dicen ¿Por qué no les obligan a cerrarla y la tapan? En este país toda la vida igual. Esto en Alemania no pasa. Ni en Francia. Di tú que si le dan dos mil años…

SIGLO XXI. Oye, este finde voy de excursión a la térmica de La Robla con los colegas, que la han cerrado y es un espectáculo. Se está formando un grupo para declararla monumento a proteger, Bien de Interés Cultural, que va a quedar una ruina de flipar. Piranesiana. ¿Qué dices? Anda ya, vete tú a…
Volver arriba
Newsletter