Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

¿El paisaje que busca el Prado está en León?

¿El paisaje que busca el Prado está en León?

CULTURAS IR

Ampliar imagen
Fulgencio Fernández | 09/07/2019 A A
Imprimir
¿El paisaje que busca el Prado está en León?
LNC Verano El museo pide ayuda para localizar una obra de Agustín Riancho que muchos han 'encontrado' en la montaña leonesa
Araceli Rodríguez, maestra varios años en Villamanín y como tal usuaria diaria de la carretera que une la capital con su escuela, no tuvo ninguna duda cuando vio el paisaje que el Museo del Prado colgó en las redes y cuya localización solicitaba: «Es Vega de Gordón. Está muy claro, tal vez ahora despista un poco porque se ha construido el ferrocarril y ha modificado el paisaje en la parte inferior pero si piensas que está pintado antes, no tengo ninguna duda».

No es una mirada cualquiera la de Araceli. Maestra, viajera, autora de un libro sobre arquitectura tradicional —con Juan Carlos Ponga— y acostumbrada a ver obras de arte. Por eso lo tuvo tan claro nada más observar las obra.

Lo apuntado anteriormente se explica como respuesta a una curiosa iniciativa del Museo del Prado, dentro de los actos de su 200 aniversario. En una exposición próxima (que se inaugura el 15 de julio) va a mostrar un cuadro titulado ‘Paisaje de Montaña’, del excelente paisajista cántabro Agustín Riancho, pero no tiene documentado el lugar donde el artista se inspiró y lanzó una propuesta a través de Twitter a «los geólogos españoles», descubrir el rincón que pintó Riancho en un cuadro que a veces parece casi una fotografía, según reconoce el conservador, Pedro José Martínez Plaza: «A simple vista parece una fotografía, pero la realidad es que es óleo sobre lienzo que representa un lugar, hasta ahora desconocido».



La misma reacción de Araceli Rodríguez la tuvo un usuario de Twitter que respondió al Museo del Prado bajo la firma Sr. Ene, que se define como asturleonés: «Es el arrecife de coral fosilizado de Vega de Gordón».

Su propuesta fue una de las mejor acogidas por los usuarios, el parecido es evidente, con las lógicas licencias que se pudo tomar el artista. Y hay un detalle en el que inciden quienes lo comentan y que también quedó ya apuntado, que aquel paisaje sufrió una transformación cuando se construyó el ferrocarril, que camina justamente a los pies del citado arrecife. Así lo explica Pastranec, que conoce el lugar: «Sin duda es este lugar, pero visto desde la entrada de la cantera de las Baleas, no solo por la formación, si no también por el fondo. Y es de antes de que hicieran la vía y la carretera, pero el río está en el mismo lugar».

El citado restaurador, Martínez Plaza, reconoce que ya se habían hecho averiguaciones anteriores, pues se sabe que el pintor estuvo en Bélgica y a su regreso había vuelto a su lugar natal, Entrambasmestas (Cantabria), entre el valle de Pas y de Miera. «Toda su obra de aquella época está muy vinculada a esa zona» pero se decidió investigar. Fue a Costa Quebrada y al único parque geológico del lugar. Pero no hubo respuesta inmediata, lo que ya le hizo pensar que el objetivo no iba a ser tan fácil. Entre las respuestas ahora recibidas hay otros espacios como el Salto del Gitano, en Monfragüe, los Cuchillos del Cabriel; el mirador de Valloré en Montoro de Mezquita (Teruel). El debate sigue abierto.
Ayer mismo, con la fotografía del cuadro de Riancho, entramos en el bar de Vega de Gordón (Casa Senén) y al preguntar a los del pueblo si lo conocían te sacaban a la calle y te lo enseñaban: «Ahí está».

Y el ex alcalde Paco Castañón, vecino de Vega de Gordón, recuerda que ese mismo lugar ya sirvió «de modelo» pues aparece en volumen ‘Northern Spain’, de Edgar T. A. Wigram, publicado en 1906 y en la que aparece una acuarela del citado Wigram con unos viajeros atravesando el pueblo mientras unos cerdos permanecen en la carretera.

Volver arriba
Newsletter