Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

El muro de la tranquilidad de la Deportiva

El muro de la tranquilidad de la Deportiva

DEPORTES IR

Varios jugadores de la Deportiva intentan robar un balón ante el Pontevedra. | FRANCISCO L. POZO Ampliar imagen Varios jugadores de la Deportiva intentan robar un balón ante el Pontevedra. | FRANCISCO L. POZO
A. Cardenal | 13/06/2019 A A
Imprimir
El muro de la tranquilidad de la Deportiva
Fútbol / Segunda División B Con el Cartagena obligado a marcar al menos dos tantos, El Toralín será el mejor defensa de una Ponferradina que no ha recibido un gol en su estadio desde febrero
El Cartagena ha iniciado su ‘Operación Remontada II’. El equipo albinegro se ha propuesto olvidar lo antes posible el ‘mazazo’ que supuso la derrota ante la Deportiva (1-2) y quiere vivir otra noche épica en El Toralín para seguir soñando por el ascenso.

En el conjunto berciano, pese a la renta que supone el resultado de la ida, nadie se atreve a lanzar las campanas al vuelo y se afronta con cautela y máxima precaución un duelo al que eso sí, nadie esconde que los blanquiazules llegan en su mejor momento anímico y deportivo.

De hecho, el mejor aval de cara al duelo del domingo no es el triunfo en Cartagonova, sino la es la forma de conseguirlo –anulando por completo a un rival que venía con la moral en las nubes tras levantar la eliminatoria ante el Castilla en apenas doce minutos– y de llegar a estas semanas decisivas de temporada.

Tocará sufrir, pero la Ponferradina se aferra a un Toralín que ha echado el ‘cerrojo’ y se ha convertido en inexpugnable. La necesidad goleadora del Cartagena, que necesita como mínimo dos goles para colarse en la final del ‘playoff’ de ascenso a Segunda División, contrasta con la sobriedad de los de Jon Pérez Bolo en su estadio, donde para los visitantes, marcar gol es una misión casi imposible.

Siete partidos consecutivos acumula la escuadra blanquiazul sin recibir un solo gol en su estadio, una racha que comenzó con las victorias por la mínima ante el Pontevedra y el entonces líder, Atlético de Madrid B (1-0), dos partidos que, tras un inicio titubeante de segunda vuelta, sentaron las bases de la actual Deportiva.

Desde entonces, Unionistas, Navalcarnero, Internacional, Fuenlabrada en Liga y el Cornellà en ‘playoff’ se marcharon de la capital berciana de vacío.

Así, el Coruxo, allá por el mes de febrero, ha sido el último en celebrar un tanto en El Toralín, unos antecedentes que desiparan el optimismo en la Deportiva.
Volver arriba
Newsletter