Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
"El jazz me encontró a mí"

"El jazz me encontró a mí"

CULTURAS IR

Los cuatro componentes de la formación liderada por el malagueño Javier Navas. | L.N.C. Ampliar imagen Los cuatro componentes de la formación liderada por el malagueño Javier Navas. | L.N.C.
Emilio L. Castellanos | 16/11/2018 A A
Imprimir
"El jazz me encontró a mí"
Música El cuarteto del vibrafonista malagueño Javier Navas presenta este viernes en el Teatro El Albéitar los temas del disco ‘Fresh Start’
"El jazz me encontró a mí". Así de rotundo se expresa el vibrafonista malagueño Javier Navas a propósito de su vocación jazzística. El se había formado como percusionista clásico antes de que el jazz acabara irrumpiendo en su camino y le desvelara una vocación sobre la que se sostiene una buena porción de su trayectoria como músico. «El jazz está ahí, siempre a nuestro alcance, para que lo disfrutemos. Y él llamó a mi puerta. Todo ha ido llegando sin planearlo. Ahora no puedo más que expresar mi satisfacción y mi orgullo por poder estar trabajando en lo que me gusta, en algo que nace del corazón y no es nada impostado. Lo que nosotros tocamos es lo que nosotros somos». El vibráfono, al cual Navas se ha entregado desde siempre, es un instrumento que, dentro del jazz, carece de la popularidad y la presencia de otros como el saxo, la trompeta o el piano y que, sin embargo, ha elevado a rango superlativo a músicos como Lionel Hampton, Milt Jackson, Gary Burton, Cal Tjader, Bobby Hutcherson o Mike Manieri, entre otros. «Es un instrumento que ha estado muy presente en el jazz, a veces más de lo que parece, pero que no goza de la popularidad de otros. Se trata de un instrumento muy versátil que puede ejercer como acompañante o como solista». Precisamente, uno de sus proyectos más ambiciosos, el Javier Navas Quartet, nació en 2014 con ánimo de explorar las posibilidades que ofrecía el vibráfono en contacto con otros instrumentos y alentado, principalmente, por las composiciones del propio músico andaluz. Fruto de tales propósitos, es ese centenar de conciertos que el grupo ha protagonizado y los dos discos que, con la colaboración del saxofonista Enrique Oliver, ha certficado: ‘Finally in my hands’ (2016) y ‘Fresh Start’, una grabación que hace apenas unas semanas se incorporaba al mercado discográfico y cuyo contenido servirá de soporte al concierto que hoy, viernes (21:00 horas; entrada gratuita con invitación a recoger en la taquilla), en El Albéitar el cuarteto ofrecerá.

‘Fresh Start’ se constituye en testimonio de la labor desarrollada por la banda desde su nacimiento. «Intentamos hacer algo en lo que creemos, algo honesto, algo de verdad… Recogemos todas las influencias de las que venimos. Cada uno aporta un poco de donde viene. Es el reflejo de nuestras preferencias y nuestros gustos musicales». El cuarteto no ha sufrido cambio alguno en estos cuatro años de existencia, lo que avala su personalidad y la riqueza de su propuesta. «Nos sentimos orgullos de ser una banda así, afianzada y estable. Ya no sólo desde la perspectiva profesional, sino también personal. Pasamos mucho tiempo juntos. Nos consideramos una familia, y eso se nota al final en el escenario, cuando estamos tocando». Además de Navas, integran el cuarteto el contrabajista catalán Bori Albero, el baterista gallego Dani Domínguez y un viejo conocido del aficionado leonés, el pianista Juan Galiardo, colaborador habitual de músicos leoneses como Goodman (Javier Baíllo) o LuGotti (Luis Gutiérrez). Todos ellos estarán este viernes en León. Cada uno disfruta de dilatada experiencia como músico, lo que favorece el engranaje de una banda que, aunque lleva el nombre de Javier Navas, reparte su liderazgo entre todos ellos. «El grupo sería inconcebible sin ellos. Están totalmente implicados en este proyecto y, por tal razón, son muchas las aportaciones que hacen, gracias a las cuales las composiciones crecen y mejoran. No impongo mis ideas. No sé hacerlo y ellos tampoco me lo permitirían». «Son tan increíbles estos músicos que me sorprenden a cada instante», concluye.

«Realmente no sé a dónde me va a conducir todo esto y ni siquiera sé muy bien cómo he llegado hasta aquí», comenta Javier Navas acerca de su carrera. «Quizás el encanto de esta profesión sea ese, que nunca se sabe dónde vas a estar mañana». Además del cuarteto de jazz, él es artífice de otro empeño creativo, The Beatles Songbook, donde jazz y música clásica se ponen al servicio del repertorio inmortal de The Beatles.

No sólo toca, sino también compone y la mayor parte de los temas del cuarteto llevan su firma. Instrumentista y compositor. Dos caras de una misma moneda. Sin una u otra no se puede entender el todo. «Consideraba básico tocar mis composiciones para que este proyecto tuviera recorrido. Sobre todo, para buscar un sonido propio, una voz intransferible y reconocible. Entiendo la composición como parte de un proceso relacionado con la interpretación. Mis composiciones están pensadas para este grupo y estos músicos».
Volver arriba
Newsletter