Publicidad
El IEB inmortaliza el patrimonio inmaterial berciano en un inventario

El IEB inmortaliza el patrimonio inmaterial berciano en un inventario

EL BIERZO IR

Primer encuentro para llevar adelante el proyecto que inicia el IEB con una ayuda de la Junta. Ampliar imagen Primer encuentro para llevar adelante el proyecto que inicia el IEB con una ayuda de la Junta.
M.I. | 15/02/2022 A A
Imprimir
El IEB inmortaliza el patrimonio inmaterial berciano en un inventario
Sociedad El trabajo llevará seis meses y se publicará en formato digital en una base de datos interoperable de la UNED
El Instituto de Estudios Bercianos (IEB), en colaboración con la UNED y la Reserva de la Biosfera, ha iniciado el proyecto piloto para la confección del inventario del patrimonio cultural inmaterial del Bierzo, para lo que ha obtenido una subvención de 42.000 euros de la Junta de Castilla y León. En esta primera fase, se centrará en los bienes inmateriales del patrimonio cultural presentes en la Reserva de la Biosfera de los Ancares Leoneses (Vega de Espinareda, Candín, Peranzanes y Villafranca del Bierzo).

De este modo, el IEB cumple con el compromiso adquirido tras las I Jornadas de Patrimonio Cultural Inmaterial celebradas el pasado mes de octubre en Villafranca y con la normativa internacional (UNESCO), así como las normativas estatal (Ley 2015) y autonómica (Ley de Patrimonio Cultural de 2002) sobre la salvaguardia de este patrimonio.

Según la presidenta del IEB, Patricia Pérez, en la actualidad " aunque es un deber de las administraciones públicas, no existe un inventario oficial del patrimonio cultural inmaterial ni en el Bierzo, ni en la Comunidad Autónoma”. Este proyecto tiene por objetivo realizar un inventario piloto del patrimonio cultural inmaterial presente en la Reserva, que “contribuya a la realización posterior de un inventario más amplio a escala comarcal', dice.

El patrimonio inmaterial comprende las prácticas y expresiones vivas heredadas y transmitidas de generación en generación como las tradiciones orales, las artes escénicas, los usos y rituales sociales o los saberes, conocimientos y técnicas vinculadas a la artesanía tradicional, explican desde el IEB. Se refiere a manifestaciones o celebraciones como los maios de Villafranca, las romerías, el volteo de campanas, la música y las danzas tradicionales, pero también la gastronomía, la cultura vitivinícola, los baños y molinos asociados a los ríos, los magostos...

"La única forma de proteger ese patrimonio y evitar que desaparezca es hacer inventarios que muestren su valor social y económico y que sirvan de base para la identificación de las medidas de salvaguardia prioritarias", apunta Pérez.

En la plataforma digital de la UNED


El proyecto de inventario tiene un plazo de ejecución de seis meses y su principal finalidad es identificar, documentar, difundir y promocionar los elementos del patrimonio cultural inmaterial presentes en la Reserva. El compromiso es confeccionar este primer inventario y publicarlo a través de una plataforma digital, para la que se está adaptando una base de datos de la UNED, similar a la experiencia de la Tebaida berciana, con el fin de ajustarla a los requisitos internacionales.

Un aspecto innovador es que la base de datos de este inventario será interoperable con otras bases de datos existentes y con el futuro Censo del Patrimonio Cultural de Castilla y León.

El IEB y la UNED están ya trabajando en la preparación de esta base de datos que contará con todas las garantías y requerimientos oficiales para la solicitud de bienes de interés cultural (BIC), si así fuera necesario.

"El inventario será accesible al público a través de la página web del IEB y tiene una clara vocación funcional. Por un lado, para que las instituciones y la administración puedan establecer planes de salvaguardia y protección que pongan en valor todo este patrimonio como recurso de desarrollo cultural, social y económico. Y por el otro, porque contaremos con la herramienta digital necesaria para la futura ampliación del proyecto a todo el territorio berciano", señala Patricia Pérez.

El pasado fin de semana en Vega de Espinareda se presentó el proyecto a los alcaldes de los municipios de la Reserva y se impartieron los talleres de formación de formadores para la confección de inventarios, recopilación de datos y los trabajos de campo con las comunidades locales.

Fueron tres días de trabajo en los que participaron representantes de la UNED, de la Reserva de la Biosfera, del IEB y el equipo formado para la ejecución del inventario. En ellos intervinieron Carlos Montes, antropólogo e investigador sociocultural, y Fernando Brugman, secretario del IEB y experto en las directrices de la Unesco, y sirvieron para definir las fichas, la metodología y el calendario de trabajo. "Hemos consensuado una primera lista de bienes del patrimonio cultural inmaterial a incorporar y empezamos ya con los trabajos de investigación, análisis y confección del inventario", concreta Brugman.

El proyecto prevé ahora realizar actividades y acciones para sensibilizar a las comunidades locales del valor e importancia de su patrimonio cultural inmaterial. Para ello se impartirán talleres en Villafranca, Vega de Espinareda, Candín y Peranzanes para promover la participación y colaboración de asociaciones y portadores de información. A la vez, el IEB pondrá en marcha también un plan para fortalecer las relaciones entre instituciones, asociaciones y empresas de la comarca en relación al patrimonio inmaterial.

"Necesitamos crear las alianzas estratégicas para que este inventario no se quede en estos cuatro municipios sino que pueda tener continuidad y podamos hacerlo extensivo al resto de localidades del Bierzo", recalcó la presidenta del IEB. Además pide el compromiso de la Junta de Castilla y León, la Diputación, el Consejo Comarcal del Bierzo, los ayuntamientos y demás instituciones y empresas del territorio con la defensa de este patrimonio.
Volver arriba
Newsletter