Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
El fraile que llamó trastero a su museo

El fraile que llamó trastero a su museo

CULTURAS IR

El padre Demetrio (izquierda) con el historiador Ricardo Chao y otros visitantes. Ampliar imagen El padre Demetrio (izquierda) con el historiador Ricardo Chao y otros visitantes.
Fulgencio Fernández | 26/02/2020 A A
Imprimir
El fraile que llamó trastero a su museo
Sociedad / Obituario El padre Demetrio, agustino natural de Pozos de Cabrera donde reunió numerosas piezas de cultura tradicional que recogió en su casa y llamó El trastero de Demetrio, falleció en Madrid, donde residía en un centro de su comunidad religiosa
Si recorres el pequeño y muy deshabitado pueblo de Pozos, en Cabrera, te llamarán la atención al recorrer sus calles en cuesta numerosas cosas, como la casa donde enseña alta cocina Esmeraldo Oteruelo, la iglesia, la mina romana Corta Valladar y sus canales y espectacular pozo, el arca concejil... pero no pasarás de largo por una casa con corredor en el que podrás leer en un cartel de madera en curva: El trastero del Padre Demetrio.

- ¿Qué es eso de un trastero?
- El museo.

Y lo es. Cuando se hace un repaso de los numerosos museos que hay en Cabrera nunca falta la reseña del Trastero del Padre Demetrio, y es que así le quiso llamar este fraile agustino, natural de este pueblo pero afincado en Madrid desde hace muchos años. Y allí, en la capital de España ha fallecido en un centro de la comunidad agustiniana, en el que residía.

La noticia llegó a Pozos casi en silencio. El Padre Demetrio ya venía poco por su pueblo —en verano y alguna vez en Semana Santa— y sólo le queda aquí un sobrino de su familia. Sí le recuerdan los vecinos del lugar, que «calculan» que «andaría por los 80 años».

También recuerdan al padre Demetrio recorriendo las casas del pueblo y recogiendo viejos aperos de labranza y cosas del hogar que ya no valoraban para llevarlos a su museo, que él llamaba trastero y enseñaba con gran amabilidad a todos los que se acercaban a visitarlo.

Este trastero siempre recordará a aquel fraile que lo levantó.
Volver arriba
Newsletter