Publicidad
El corazón que da un respiro tras la cirugía de cáncer de mama

El corazón que da un respiro tras la cirugía de cáncer de mama

ACTUALIDAD IR

Ampliar imagen
Cristina Centeno | 08/06/2021 A A
Imprimir
El corazón que da un respiro tras la cirugía de cáncer de mama
Sociedad La asociación responsable en la provincia de León entrega entre 50 y 70 ‘almohadas’ al mes y pide ayuda
Las pacientes que se someten a una cirugía por cáncer de mama en los hospitales de León y el Bierzo reciben desde hace algo más de un año unos corazones solidarios que permiten aliviar algunos de los efectos secundarios de la operación. Un «gran beneficio» en el que lleva trabajando seis años un equipo capitaneado por Adela Martín, que desde hace alrededor de año y medio tiene registrada su propia asociación: Almohada de Corazón León.

Este es el producto que elaboran con mimo y de manera completamente altruista para hacer más fácil la recuperación de las recién operadas. Impide que el brazo roce la herida y lo sostiene cuando está en reposo, además de servir para evitar linfedemas. «Es un gran beneficio», asegura Martín, que trajo a León un proyecto surgido en Estados Unidos y que llegó a nuestro país gracias a María José Loly de Cooman (Micky), que lo puso en marcha en Mallorca.

Se trata de una almohada con forma de corazón y una hendidura muy pronunciada, que sirve para encajarlo debajo del brazo en el lado de la mama operada. Tiene unos patrones fijados, un peso estipulado y se necesitan para su confección unas telas concretas para poder entregarlos luego en los hospitales de León y el Bierzo.

En la actualidad, son cuatro las personas que se dedican a elaborar estos ‘cojines’, de los que se entregan entre 50 y 70 al mes entre los dos hospitales de la provincia. Desde la irrupción de la pandemia, las voluntarias han mermado, aunque ya piensan en poder volver a los encuentros de la asociación Buenas Vides, de Benavides de Órbigo, donde desde hace seis años cosen y mullen estos corazones.

Con las entregas a los dos hospitales además de a las operadas que lo solicitan a nivel particular o en Almon (Asociación Leonesa de Mujeres Operadas de cáncer de Mama), el ritmo de producción es muy alto, por lo que piden la colaboración de la sociedad leonesa con su proyecto.

Cada corazón necesita tela 100 % algodón, mullido, hilo y material como bolsas y papel para envolverlo y dejarlo listo para ser entregado a una nueva usuaria. Según calcula Adela Martín, esto supone un gasto de alrededor de ocho euros por cada una de estas almohadas especiales, que se entregan a las personas operadas de mama de forma completamente gratuita. Por tanto, solicitan «pequeñas aportaciones» económicas a particulares, porque necesitarían entre 6.000 y 6.500 euros al año para mantener el ritmo de producción de corazones.

Para recaudar fondos han puesto en marcha a través de Teaming (en el enlace www.teaming.net/ascc-almohadadelcorazon-leon) un campaña en la que solicitan un euro al mes por persona. También se puede colaborar aportando telas (aunque resulta imprescindible que sean 100 % algodón para poder realizar estos corazones evitando cualquier tipo de alergia o problema en la paciente) o mediante el patrocinio o la colaboración de empresas. Una de ellas, de reparto, se encarga por ejemplo de trasladar a Ponferrada los corazones que se destinan a las cirugías de mama del Hospital del Bierzo. La asociación está presente en las redes sociales de Facebook e Instagram y, además, se puede contactar con ellas para interesados en colaborar de cualquier modo en el teléfono 683 170 597.

Fue difícil lograr que estas almohadas con forma de corazón pudieran ‘latir’ dentro de los hospitales de León y el Bierzo, aunque hace algo más de un año lo consiguieron, primero en la capital y luego en Ponferrada. Eso sí, tienen que cumplir con multitud de detalles como por ejemplo el peso, no pudiendo pasar de los 150 gramos, o la composición, teniendo que ser antialérgicos.

Tras luchar por entrar en los hospitales públicos de la provincia, ahora se plantean también llegar con sus corazones a los centros privados de la capital para seguir facilitando la recuperación a las personas recién operadas de cáncer de mama.

Las que reciben este corazón solidario «nos dan las gracias y están encantadas», asegura Adela Martín, para quien los mensajes y llamadas que llegan por parte de las beneficiarias suponen el principal impulso para seguir cosiendo y llegar a todas las pacientes de la provincia.
Volver arriba
Newsletter