Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Miércoles, 20 de marzo de 2019 Logo
Buscar en la web
Mostrar menú Cerrar menú

El bosque de Hormas

El bosque de Hormas

CULTURAS IR

Vista del embalse de Riaño al finalizar la ruta. | VICENTE GARCÍA Ampliar imagen Vista del embalse de Riaño al finalizar la ruta. | VICENTE GARCÍA
Vicente García | 11/05/2018 A A
Imprimir
El bosque de Hormas
La ruta de la semana Un enclave singular lleno de vida, con bosques misteriosos de árboles variados, altas cumbres y animales salvajes
El bosque de Hormas es un enclave especial en la montaña de Riaño. Se trata de un espacio muy amplio en el que confluyen varios valles y arroyos hacia el Río Hormas que desemboca en uno de los brazos del pantano. A su derecha descienden varios arroyos que bajan de las altas cumbres de la sierra de Hormas, la cima más elevada es el Pandián, con más de dos mil metros, cota a la que se acerca el Pico Mura y otras cumbres de esta sierra. En sus intrincados valles hay árboles centenarios, habitan el oso y el urogallo, así como otros animales salvajes, que hacen esta reserva un lugar singular para los biólogos.

La ruta que se propone es básica para el inicio en el bosque de Hormas, aunque hay muchas posibilidades que se llevarán acabo en otras y diferentes rutas más adelante.

Desarrollo de la ruta

Para comenzar la ruta es preciso ir a Boca de Huérgano, o la Villa y una vez allí cruzar la carretera y dirigirse hacia el oeste cruzando varias explotaciones ganaderas entrando por el valle del arroyo de Remuela, en dirección Norte. Paralelo al arroyo discurre el camino, aunque al principio hay una bifurcación, hay que seguir por la derecha, ya que el de la izquierda sube a unos prados, sin continuidad.

En primavera las praderas que bordean el camino suelen llenarse de narcisos, campanones o capilotes, hermosas flores amarillas que deben ser respetadas, y es un espectáculo para la vista la profusión de color sobre todo en contraste con los distintos tonos de verde.

El camino sigue en la misma dirección durante poco menos de un kilómetro y medio, cruzando dos veces el arroyo. Tras cruzarlo por segunda vez, se cambia de dirección, siguiendo hacia el noroeste y poco después se inicia una subida algo más fuerte que la anterior, en la zona de las Caspariellas, hasta llegar a una curva muy pronunciada que cambia a dirección suroeste, finalizando en un giro a la derecha, dirección noroeste y cambiando el camino que se convierte en senda, pues hay que desechar el camino de subida y seguir por un sendero llano que llega a la collada Remuela, desde donde hay unas magníficas vistas a las cumbres que dominan Riaño: El Gilbo, los Cabrones, las Pintas, Llerenes Castaño y Yordas.

Tras contemplar la espectacular vista del valle del río Hormas que se abre a los pies del caminante con las cumbres citadas en la parte más elevada, se inicia el descenso, que no se hace directamente. Es necesario seguir una senda que bordea la montaña en dirección norte, casi sin perder altura, hasta llegar a unas praderas a las que se debe acceder con cuidado, sobre todo en época de lluvias o deshielo, pues pueden estar encharcadas. Una vez en las praderas, en la parte más elevada se ve un sendero que se debe seguir y que discurre paralelo al río Hormas y que finaliza en un cruce de caminos. Se puede ir por la parte alta a la vega y collado de la Salsa para bajar al arroyo Bramero, pero con un camino no muy bien definido. Sin embargo el camino que seguirá la ruta es el que va paralelo al río que da nombre al bosque, que se abre a los lados, con hayas, robles, algún que otro serbal, abedules y contados pinos y acebos, además de otras especies.

La ruta discurre entonces por el camino que desciende. Poco tiempo después se cruza el arroyo que baja de la vega de la Salsa, donde se puede ver la caseta que ahí existe y el camino que sube, pero no se toma. Continúa la ruta río abajo con dirección Oeste casi dos kilómetros, hasta encontrar el arroyo Bramero que baja de las altas cumbres de la Sierra de Hormas, y a partir de este punto el camino se convierte en pista, con un área recreativa a la izquierda, continuando hasta pasar al lado de unas granjas y cuando se va llegando al brazo del pantano la pista comienza a ascender hasta llegar al cementerio de Riaño, desde donde comienza una carretera que poco más de kilómetro y medio después llega a Riaño, donde finaliza la ruta.

Características


  • Zona geográfica Norte de la provincia de León, Alto Esla embalse de Riaño
  • Entorno Bosque, praderas y matorral.
  • Tipo de ruta Lineal por camino, senda, pista y carretera.
  • Inicio/ fin Boca de Huérgano-Riaño
  • Distancia aproximada Aproximadamente 11 Kilómetros
  • Tiempo aproximado Entre dos y cinco horas
  • Desnivel Aproximadamente 350 metros
  • Dificultad Moderada
  • Observaciones El comienzo se debe hacer entre las cuadras al otro lado de la carretera en Boca de Huergano
Volver arriba
Newsletter