"Eduardo Morán se está dejando cosas por el camino por querer abarcar demasiado"

Juan Carlos Suñén, candidato a la Alcaldía de Camponaraya por Camponaraya Contigo

Javier Fernández
26/05/2023
Juan Carlos Suñén, candidato a la Alcaldía de Camponaraya. | Javier Fernández
Juan Carlos Suñén, candidato a la Alcaldía de Camponaraya. | Javier Fernández
El profesor, poeta y crítico literario Juan Carlos Suñén será el candidato de Camponaraya Contigo a la Alcaldía de Camponaraya después de aliarse a la formación El Bierzo Contigo.

Suñén (Madrid, 1956) reside en Magaz de Abajo. Fue fundador y director de la revista El Crítico y colaboró en los suplementos culturales de los diarios El País y ABC, así como en distintos medios. Fundó en 1989, junto a otros autores, la Escuela De Letras, que dirigió entre 2001 y 2010 y en la que impartió clases hasta su cierre en 2011.

El ahora candidato por El Bierzo Contigo ha publicado once libros y fue antes candidato al Parlamento Europeo por la formación Podemos, en 2014, y el primer secretario general de la formación en Ponferrada.

-Esta no es su primera aventura en política. ¿Por qué decidió entrar en ella?
-Más que empezar es continuar. Mi generación ha estado siempre en ella. Nacimos en política, crecimos en política y perdimos muchas batallas. Yo creo que hay que reafirmar lo obvio, que hay que ir más a la izquierda y que los partidos que se dicen de izquierdas -el PSOE, por si alguno no entiende la indirecta-, no son tanto y no cuidan al pueblo. Eso se nota en el gobierno de la nación, donde gracias a fuerzas más a la izquierda estamos teniendo políticas progresistas, y se debería notar también en los ayuntamientos, y más en el de Camponaraya, donde tenemos un gobierno que lleva desde el milenio pasado al que le vendría bien un toque por la izquierda para acordarse de por qué estamos todos en política.

-Desde su marcha de Podemos, ¿ha seguido relacionado de alguna manera de forma activa con la política?
-Siempre, porque no es algo que pueda evitar. Si no estuviera relacionado de forma activa con la política, lo estaría con la literatura política. Es parte de la cultura, y más en el siglo XXI. Nunca perdí el contacto pero nunca tuve la necesidad de estar en primera fila, más bien la necesidad me eligió a mí, tanto en aquel momento en Podemos, cuando se trataba del Parlamento Europeo, como ahora para mi municipio.

-¿A qué se debió su salida de Podemos?
-Me fui porque me parecía que había gente más joven, con más ganas y quizá con más prisa y, por tanto, mis métodos no parecían en ese momento necesarios. Por eso di un paso a un lado.

-¿Y por qué ha decidido regresar ahora a la primera línea con una formación nueva como El Bierzo Contigo?
-Porque me lo han pedido los amigos, si quiere que sea honesto. La verdad es que no estaba nada mal en mi casa, pero sí me sentía un poco rodeado por eso que llamo la política iceberg, que hay una parte que parece a la deriva y es la visible, clarísima e inmaculada, pero también otra que no se ve en la que se presupone que hay monstruos y es mucho mayor lo que te ocultan que lo que te muestran. Veo que hay cosas que se están dejando que hacer y que parece que la política se reduce a hacer obras, y la cultura, la ecología y la preocupación por la juventud brillan por su ausencia. Parece que todo se quiere solucionar construyendo, pero a veces hay que rehabilitar. Había distintas cosas que me parecía que caben en un discurso alternativo y, además, cuarenta años con sólo una interrupción en el poder producen que un partido comience a cometer algunos deslices y empiece a considerar que no necesita consultar sus peticiones ni dar explicaciones. Yo soy profundamente municipalista y El Bierzo Contigo me ofrecía aumentar considerablemente las consultas a la población y hacer una política de acercamiento y de puertas abiertas.

-En el origen de esta plataforma, como bien sabrá, hubo negociaciones entre Izquierda Unida y Podemos para que ambas formaciones estuvieran bajo el mismo paraguas de la coalición de izquierdas, pero no llegaron a un acuerdo. ¿A usted le hubiera gustado que sí se hubieran entendido?
-Hubiera sido infinitamente mejor. En cualquier caso, en Camponaraya esto no se ha dado porque Podemos simplemente no se presentaba. Su candidato se fue a vivir a otro pueblo y no hubo nadie detrás que quisiera continuar, de manera que nosotros sentimos en Camponaraya Contigo que los votantes de Podemos son nuestros votantes.

-¿Por dónde cree que pasan las líneas de actuación más urgentes?
-En primer lugar, habría que echar un vistazo a cuál es la situación real del Polígono Industrial, a ver por qué hay una parte en manos privadas y por qué el Ayuntamiento, aparentemente, no puede tomar decisiones. No estaría mal empezar a soterrar los cables de la luz y de telefonía, que al final no son más que una fuente de problemas, y tampoco echarle un vistazo a las acometidas de agua potable de las viviendas. Habría que pensar en un urbanismo mucho más moderno, hay que empezar a hacer política de otra manera. Debemos comenzar a verlo todo a través de los ojos del feminismo y del ecologismo, no se puede ya legislar sin ello. Y, por encima de todo esto, es necesario un plan cultural que englobe a todas las pedanías, y no solamente al núcleo urbano de Camponaraya. Una biblioteca puede tener secciones en las distintas pedanías, por ejemplo. No puede ser que estemos pensando en abrir un campo de fútbol 7 y tengamos los polideportivos de las pedanías infrautilizados. Eso sí, lo primero que haríamos sería una encuesta de satisfacción con los servicios del Ayuntamiento. A partir de ahí empezaríamos a actuar.

-Esta participación ciudadana es precisamente el principal principio de El Bierzo Contigo...
-Exactamente, y además se debe lograr la transparencia. Es decir, no sólo te digo lo que me voy a gastar y cuándo acaba, sino quién lo va a hacer y cuál es el contrato.

-¿Qué valoración hace del gobierno de Eduardo Morán?
-Personalmente no tengo nada en su contra, pero no es un superhéroe. No tiene el don de la ubicuidad. No puede estar al mismo tiempo en tres o cuatro empleos. Si yo fuera él, estaría pensando en dejar algo. Se está dejando muchas cosas por el camino por querer abarcar demasiado y, esto a la larga, no da buenos réditos.

-¿Qué le podría dar Camponaraya Contigo al municipio? ¿Qué le diría a la ciudadanía para que le apoye en las urnas?
-Transparencia y claridad, principalmente. ¿Y qué le diría a la ciudadanía?Que vengan a mi casa, y si encuentran algo de ellos, que se lo lleven.
Lo más leído