Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

El Bierzo, más que un alto en el Camino

El Bierzo, más que un alto en el Camino

EL BIERZO IR

Un peregrino recorre el Camino de Santiago a su paso por el Bierzo. | CÉSAR SÁNCHEZ (ICAL) Ampliar imagen Un peregrino recorre el Camino de Santiago a su paso por el Bierzo. | CÉSAR SÁNCHEZ (ICAL)
A. Cardenal | 16/12/2018 A A
Imprimir
El Bierzo, más que un alto en el Camino
Sociedad En los meses de septiembre, octubre y noviembre, cerca de 2.500 personas eligieron comenzar su peregrinación en la comarca, que gana importancia en la ruta jacobea
No se puede entender el Bierzo sin el Camino de Santiago. El rastro de los peregrinos está incrustado en lo más profundo de la comarca y su protección fue una de las razones por las que los templarios levantaron fortificaciones a lo largo de todo el trazado –se calcula que durante los siglos XII y XIII casi medio millón de personas peregrinaba anualmente– incluido el Castillo de Ponferrada, que casi un milenio después ha cedido su labor de vigilante para convertirse en el gran reclamo turístico de la capital berciana.

En plena de una necesaria reconversión económica provocada por el cierre forzado de minas y térmicas, el turismo y el Camino de Santiago son una de las esperanzas de la comarca para imaginar un futuro sin carbón y sin centrales. Si bien la comarca aún no cuenta con la infraestructura ni los visitantes necesarios aún para ocupar el vacío que dejarán Compostilla o Anllares, es innegable que a nivel turístico el Camino de Santiago es un escaparate inmejorable.

Y es que los números reflejan que el Bierzo ya no es solo un alto en el Camino. Si bien es el verano el período durante el que se registra una mayor afluencia de peregrinos –el Ayuntamiento incluso viene ofreciendo, gracias a su colaboración con la Escuela Oficial de Idiomas, voluntarios bilingües para ayudar a peregrinos y turistas– y la llegada del frío reduce el ‘tráfico’ en la ruta jacobea, los datos muestran un importante volumen de peregrinos también durante el otoño.

Así, según los datos de la Oficina del Peregrino de la Archidiócesis de Santiago, fueron cerca de 2.500 personas las que eligieron el Bierzo para comenzar su peregrinación durante los meses de septiembre, octubre y noviembre, cifra a la que habría que sumar los peregrinos que pasaron por la comarca tras recorrer etapas anteriores. De hecho, la salida más popular es Sarriá, de donde solo en este mes de octubre iniciaron el Camino más de 8.000 personas.

Estos datos publicados por la Archidiocésis revelan la importancia creciente de la comarca en la ruta jacobea, ya que dos de cada 100 personas que la completan decidieron comenzar su peregrinación en la comarca una tendencia creciente en los últimos años.

Así, no solo Ponferrada está adquiriendo una importancia creciente. En el caso de Villafranca del Bierzo, considerada tradicionalmente como la ‘pequeña Compostela’, el Camino se siente a cada paso y fue la etapa elegida por cerca de medio millar de personas para comenzar su viaje este otoño.

El último recuento también revela que el Camino de Invierno todavía tiene que recorrer una travesía muy larga para equiparse a la importancia tanto de la vía francesa como de otras rutas alternativas. En lo que va de otoño, unas 200 personas lo han completado según los datos de la Oficina del Peregrino.
Volver arriba
Newsletter