Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
El beneficio neto de Unicaja Banco crece un 11,8% hasta 159 millones de euros en los nueve primeros meses

El beneficio neto de Unicaja Banco crece un 11,8% hasta 159 millones de euros en los nueve primeros meses

ACTUALIDAD IR

Ampliar imagen
L.N.C. | 28/10/2019 A A
Imprimir
El beneficio neto de Unicaja Banco crece un 11,8% hasta 159 millones de euros en los nueve primeros meses
Economía Las nuevas operaciones de crédito aumentan un 38% en relación con el mismo período del año anterior y el saldo del crédito no dudoso crece un 3,3% en el año
El Grupo Unicaja Banco obtuvo un beneficio neto de 159 millones de euros al cierre de los nueve primeros meses de 2019, lo que supone un aumento del 11,8 por ciento respecto al mismo período del ejercicio 2018. La mejora de este resultado estuvo fundamentada en un aumento del margen bruto -impulsado por el incremento de un 5,1 por ciento de las comisiones netas- y en una disminución de los gastos de explotación del 2,5 por ciento, así como en unas reducidas necesidades de saneamientos. También mejoraron los ingresos por dividendos, los resultados de operaciones financieras y otros resultados netos de explotación.

Asimismo, en este período destacaron el incremento del crédito y de las nuevas operaciones de financiación crediticia, el crecimiento de los recursos vista y fuera de balance, la disminución de los activos no productivos, a la vez que se mantienen los elevados niveles de cobertura, el mantenimiento de los altos niveles de solvencia, y los altos y holgados niveles de liquidez.

El margen bruto subió un 6,8 por ciento respecto a septiembre de 2018, debido al impulso de los ingresos por comisiones –que crecen el 5,1 por ciento -, los ingresos dividendos, los resultados de operaciones financieras, y otros resultados netos de explotación.

Otro factor relevante en la evolución de los resultados fue la reducción de los gastos de explotación, del 2,5 por ciento en relación con el mismo período de 2018. Esto propicia que el margen de explotación antes de saneamientos suba un 22,9 por ciento, alcanzando los 331 millones de euros a cierre de septiembre.

En los nueve primeros meses de 2019, el Grupo Unicaja Banco mantuvo unas reducidas necesidades de saneamientos, si se tiene en cuenta que ha anticipado en el tercer trimestre el reconocimiento de los gastos de reestructuración pendientes por unos 40 millones de euros. El coste del riesgo de crédito recurrente y los saneamientos de adjudicados se mantienen en niveles bajos, dados los significativos niveles de cobertura y la continuada reducción de los activos no productivos. Con todo ello, la rentabilidad sobre recursos propios (ROE) se situó a cierre de septiembre en el 5,4 por ciento.

La actividad comercial del Grupo siguió creciendo de manera sostenida y rentable, mejorando tanto los volúmenes del crédito no dudoso, como consecuencia del continuo aumento de la nueva producción, como los recursos de clientes a la vista y fuera de balance.

Así, el crédito no dudoso -sin incluir adquisiciones temporales de activos (ex-ATA)- aumentó un 3,5 por ciento interanualmente y un 3,3 por ciento en lo que va de ejercicio, con crecimientos tanto en el sector privado como público.

Evidencia de este impulso comercial es el hecho de que las formalizaciones de préstamos hayan aumentado un 38 por ciento, hasta 3.490 millones de euros, en los nueve primeros meses del año sobre el mismo período del año anterior. En el caso de empresas, el crecimiento de las formalizaciones fue del 16 por ciento, mientras que en particulares fue del 10 por ciento. Dentro de este último segmento, las nuevas concesiones crecieron un 2 por ciento en el caso de las hipotecas y un 34 por ciento en créditos al consumo y otros.

Esta mejora de los volúmenes en préstamos a particulares vino acompañada, a su vez, de un incremento de la rentabilidad. Por otra parte, cabe destacar, además, que en los nueve primeros meses del año se formalizaron nuevas operaciones de préstamo a administraciones públicas por importe de 716 millones de euros (frente a 89 millones a septiembre de 2018).

El volumen de recursos administrados por el Grupo (sin ajustes por valoración) alcanzó los 55.025 millones de euros, de los que 50.258 millones corresponden a recursos de clientes minoristas. Este tipo de recursos de clientes prácticamente se mantuvieron en el ejercicio (-0,2 por ciento), con un comportamiento claramente diferenciado: mejoran los recursos con menor coste y aquellos generadores de mayor rentabilidad, como son los saldos a la vista y los recursos de fuera de balance, que crecen ambos un 3,2 por ciento en el año, mientras que las caídas se producen en el resto de recursos de balance. Los recursos fuera de balance se vieron impulsados, particularmente, por el buen comportamiento de los seguros de ahorro (+ 8,4 por ciento) y de los planes de pensiones (+ 3,2 por ciento) en lo que va de año.

Reducción de los activos no productivos


La reiterada reducción de los activos no productivos -NPAs- (dudosos más adjudicados inmobiliarios) permitió a Unicaja Banco superar el objetivo de saldo total de activos no productivos fijado para 2020. Así, a cierre de septiembre, los activos no productivos, considerando los 200 millones de euros de las ventas de carteras pendientes de registro contable, cayeron en 1.378 millones de euros (-35,4 por ciento) en los últimos doce meses, con descensos del 38,2 por ciento en los activos dudosos y del 31,8 por ciento en los adjudicados. El saldo de activos dudosos del Grupo, a cierre del tercer trimestre, disminuyó hasta los 1.573 millones de euros (1.373 millones de euros con la venta pendiente de cierre), y el de inmuebles adjudicados, hasta los 1.138 millones. La caída de dudosos se tradujo en una bajada de la tasa de morosidad de 2,8 puntos porcentuales en los últimos 12 meses, hasta situarse en el 4,7 por ciento.

Igualmente, los índices de cobertura del Grupo Unicaja Banco se mantuvieron en niveles elevados. La cobertura de los activos no productivos se situó en un 57 por ciento al cierre de septiembre de 2019, siendo la de los riesgos dudosos del 52 por ciento y la de los inmuebles adjudicados del 63 por ciento.

Así, el saldo de activos no productivos, netos de provisiones, se situó en 1.177 millones de euros, y representa un 2,1 por ciento de los activos del Grupo a cierre de septiembre de 2019, frente al 2,8 por ciento al cierre de septiembre de 2018, lo que supone una disminución de 0,7 puntos porcentuales.

Altos niveles de solvencia


En términos de solvencia, a finales de septiembre de 2019, el Grupo Unicaja Banco presentaba una ratio de capital ordinario de primer nivel (CET1) del 15,4 por ciento, y de capital total del 15,6 por ciento, entre las más altas del sector.

En términos de ‘fully loaded' (según el cómputo una vez finalizado el período transitorio para la aplicación de la normativa de solvencia), Unicaja Banco cuenta con una ratio CET1 del 13,8 por ciento, y de capital total del 14,0 por ciento.

Estos niveles superan holgadamente los requisitos establecidos por el Banco Central Europeo (BCE) en el marco del SREP (Proceso de Revisión y Evaluación Supervisora) para 2019, que sitúan la ratio CET1 para Unicaja Banco en el 8,75 por ciento y la de capital total en el 12,25 por ciento. Por lo tanto, el Grupo cuenta con un superávit de 665 puntos básicos sobre los requerimientos de CET1, equivalente a 1.563 millones de euros, y de 335 puntos básicos sobre los requerimientos de capital total, equivalente a 788 millones de euros, lo que pone de manifiesto la alta capitalización de la entidad.

Los positivos niveles de cobertura, de solvencia y de calidad del balance se reflejan, asimismo, a través de una nueva mejora de la ratio Texas (indicador que mide el porcentaje que representan los activos dudosos y adjudicados respecto del agregado de capital y provisiones de dudosos y adjudicados). La ratio mejoró hasta el 49,9 por ciento, tras una reducción interanual de 13,4 puntos y de 11,3 puntos respecto al cierre de 2018.

Por otro lado, Unicaja Banco mantuvo unos sólidos y excelentes niveles de liquidez, así como un elevado grado de autonomía financiera. Los activos líquidos disponibles (deuda pública en su mayor parte) y descontables en el BCE, netos de los activos utilizados, se elevan, a septiembre de 2019, a 12.767 millones de euros, lo que representa un 22,9 por ciento sobre el balance total del Grupo. Asimismo, los recursos de clientes con los que se financia la entidad superan ampliamente su inversión crediticia, como refleja la relación de los créditos sobre los depósitos (‘loan to deposit’, LTD), que se sitúa en el 75,2 por ciento.

Planes de transformación


Durante el tercer trimestre de 2019 Unicaja Banco continuó con el desarrollo y cumplimiento de su Plan de Negocio 2017-2020, dentro del que se incluyen, entre otros, los planes de transformación y de dinamización comercial diseñados con la atención dirigida al cliente.

En el marco del plan de transformación en curso, durante los nueve primeros meses de 2019, el número de clientes digitales representa un 39 por ciento del total. En ese período, del conjunto de las transacciones financieras y consultas de la clientela, el 72 por ciento tuvo lugar a través de los canales de banca digital, el 21 por ciento se ha realizado en oficinas y el 7 por ciento en cajeros automáticos.

Asimismo, Unicaja Banco continuó con la potenciación de las funcionalidades de los canales ‘online’, que se desarrollan con tecnologías avanzadas. En este sentido, la entidad está inmersa en un plan de renovación de su red de cajeros automáticos, por el que está llevando a cabo la actualización de su sistema operativo, incluyendo una navegación más ágil y personalizada, así como la sustitución de terminales a través de la instalación de nuevos dispositivos de última generación.

Este plan de renovación progresiva del parque de autoservicio, que comenzó el año pasado y tiene prevista su finalización en 2020, permite que Unicaja Banco ofrezca asimismo a sus clientes nuevos servicios y prestaciones, una mejora de la experiencia del usuario y un aumento en la seguridad de las operaciones. Actualmente, la entidad cuenta con una red de cerca de 1.500 cajeros, de los que más de 1.100 (en torno a un 75 por ciento) tienen ya instalados el nuevo sistema operativo.
Volver arriba
Newsletter