Publicidad
El año que hasta Cervantes murió tarde

El año que hasta Cervantes murió tarde

LNC VERANO IR

Un desconcertante zodiaco mitraico en la portada de una basílica cristiana. Ampliar imagen Un desconcertante zodiaco mitraico en la portada de una basílica cristiana.
Fulgencio Fernández | 20/07/2020 A A
Imprimir
El año que hasta Cervantes murió tarde
Literatura El Día del Libro el 23 de julio marca la actualidad de la VI Semana de ‘Al aire libros’, el ciclo de firmas de la Librería Universitaria, que arranca esta tarde con la presencia de David Gustavo López y su última publicación
El 23 de abril es la fecha más señalada del calendario literario anual. Es el Día del Libro, a su alrededor de van celebrando las Ferias del Libro en toda España. Es la gran  fecha, elegida además porque la casualidad quiso que ese día fallecieran dos de los más grandes de la literatura universal, el español Miguel de Cervantes y el inglés William Shakespeare.

Pero este año extraño hasta Cervantes fallece tarde y en León se celebra el Día del Libro exactamente tres meses más tarde, el 23 de julio, esta semana; por ello, el ciclo de actividades llamado Al aire libros, que viene celebrando desde hace cinco semanas la Librería Universitaria llega con ‘novedades’; y, de momento, sólo anuncia las firmas de los tres primeros días: David Gustavo López, este lunes; este martes firmará Santiago Macías ejemplares de ‘El monte o la muerte’ y el miércoles 22 lo hará Lorenzo Álvarez de Toledo de ‘Cartas desde Legio’.

Y el jueves solo anuncia ‘Día del libro’ pues aclara que aún se están cerrando las actividades que están cerrando para esta fecha. Sabremos de ellas.
De momento celebrar hoy la presencia del infatigable investigador de lo leonés David Gustavo López, con su último y singular libro, como se advierte ya desde el título: ‘Historia oculta, enigmática y heterodoxa de León’ (Rimpego ediciones).

Señala David Gustavo López como premisa que «mirar al pasado resulta siempre comprometido. La posición o altura desde la que lo hacemos condiciona nuestra perspectiva. (...) Buena parte de ese pasado se levantó, además, siguiendo unas claves simbólicas de difícil interpretación», por ello, en este libro se propone «la tarea de reconstruir los contextos ideológicos que nos permitan entender a nuestros antepasados y la herencia cultural que nos legaron». Y, tal vez para ahondar en el título, confiesa: «admiro la heterodoxia y propendo a ella. Debemos mucho a esas personas que, en cualquier época y lugar, han explorado otros caminos y se han cuestionado los principios generalizados y aceptados por la mayoría de sus conciudadanos».

Con estas premisas, el libro de David Gustavo López se convierte en una sucesión de miradas tan novedosas y llamativas como explicadas e investigadas. Merece la pena el viaje hasta sus páginas.
Volver arriba
Newsletter