Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Diez manjares muy leoneses

Diez manjares muy leoneses

CULTURAS IR

Ampliar imagen
C.C.L. | 06/10/2015 A A
Imprimir
Diez manjares muy leoneses
Gastronomía León y provincia tienen mucho más que monumentos o naturaleza... Engancha (y mucho) a través del paladar
León atrae visitantes, y no solo es por su naturaleza, sus históricos monumentos o el paso del Camino de Santiago por la provincia. León tiene un universo gastronómico peculiar que engancha. Una larga historia de costumbres y recetas, que varía de El Bierzo a Tierra de Campos y de Boñar a La Bañeza. Un sin fin de platos típicos, de esos que nadie se puede perder si visita la provincia. 

Morcilla (sin arroz), cecina, platos de cuchara, todo tipos de embutidos, botillo o bacalao. Una gastronomía de contrastes, como la propia provincia.

Para los que visiten León y necesiten una guía para saber qué comer en cada lugar, os resumimos la provincia en 10 platos:

1. Morcilla de León

Es uno de los alimentos más populares de la gastronomía leonesa y se puede degustar de punta a punta de la provincia. Su elaboración es típica en la matanza y, a diferencia de otras variedades, está hecha de sangre de cerdo y cebolla, lo que implica poca consistencia en el plato. 

A los dos ingredientes, cada casa en la que se realiza matanza añade otros como migas de pan para dar consistencia, pimentón, piñones... Que hacen que cada producto sea diferente. Aunque los dos ingredientes imprescindibles son la sangre y la cebolla y lo que la caracteriza y diferencia de otras (como la de Burgos) es que no lleva arroz.

¿Cómo comerla? A la plancha y untada en pan, con el cocido u otros platos de cuchara y cada vez de más formas. Ya que son muchos los que la incluyen en empanadas o croquetas. Un sin fin de fórmulas para un producto único. 

¿Dónde comerla? No hay charcutería en la provincia que no la venda y muchos hosteleros la ofrecen como tapa, ración o en algunos platos. Si vives fuera de León, es probable que también la encuentres, ya que es uno de los clásicos de la cocina leonesa que más ha salido de la provincia.
2.Cecina de León

Es otro de los imprescindibles de la provincia. No puedes visitar León sin probar su cecina, y es probable que, pese a que es un alimento exclusivo de León, lo encuentres en muchos supermercados o charcuterías del país. Por sus propiedades, también es el producto estrella en algunas dietas.

Es carne de vacuno curada, aunque el proceso de curación es amplio y está formado por diversos pasos a seguir para que una pieza de vacuno pueda llegar a convertirse en cecina. La producción está regulada por una Indicación Geográfica Protegida. La inmensa mayoría de este producto con historia que se consume tanto en España como en Europa proviene de la provincia de León.

Aunque menos conocida y no tan internacional, la cecina de chivo es otro de los clásicos de la provincia. Producto típico de la zona de Vegacervera, localidad en la que cada año se rinde homenaje a su producto estrella con una feria.

En la zona, se ha mantenido el proceso de elaboración a lo largo de los años y es uno de los productos autóctonos más demandados.

Se elabora a partir de los cuartos traseros de la cabra, sometiéndolos a un periodo corto de salazón, luego se adoba seguido de otro período un poco más largo de ahumado natural con leña de roble y, finalmente, es necesaria una curación de tres a seis meses.



3. Botillo del Bierzo

El Botillo es el producto más peculiar del Bierzo, siendo desde tiempos inmemoriales rey de la gastronomía berciana y plato principal en fiestas y celebraciones, especialmente en época de invierno.

Los ingredientes básicos son costilla y rabo de cerdo y su producción también está regulada por la Indicación Geográfica Protegida Botillo del Bierzo. Así mismo, se le podrá añadir, a criterio de los fabricantes, otros componentes como lengua, carrillera, paleta y espinazo. A todos los componentes se les añade posteriormente sal, pimentón y ajo, aditivos autorizados y otras especias naturales.

¿Cómo comerlo? Además de cocido, la receta tradicional, son muchos cocineros los que han añadido este plato a la elaboración de diferentes recetas. Con arroz, en hojaldres, croquetas, pastel o revuelto de botillo.
4. Cocido Maragato

Otro de los clásicos que no puede faltar en las localidades cercanas a Astorga y que mantiene el menú de muchos de los restaurantes de la zona de la Maragatería. Se trata de un cocido que tradicionalmente alimentaba a los trabajadores del campo en una sola comida para un duro día de trabajo.

Es un cocido peculiar, sobre todo, por la tradicional forma de servirlo y comerlo, 'al revés'. Lo primero son las carnes (junto con los rellenos), después los garbanzos (acompañados con berza) y, para finalizar, la sopa. Además, para finalizar el festín, el contundente menú suele estar acompañado por natillas de postre.

Se puede degustar en multitud de restaurantes de la Maragatería, y, además de en Astorga, son muy típicos los cocidos de Castrillo de los Polvazares.

5. Ancas de rana a la bañezana

Es un producto típico de la gastronomía de varios países, pero en León tiene un plato y una elaboración característica, sobre todo, de la zona de La Bañeza.

En esa comarca se pueden degustar de la forma tradicional en multitud de restaurantes. 

Además de limpiar y sazonar las ancas, en la receta cobra vital importancia la salsa, de tomate y manteca y, en ocasiones, miga de pan. Aunque la salsa varía de unas recetas a otras.


6. Bacalao al ajo arriero

La gastronomía leonesa tiene multitud de platos típicos y la mayoría están formados por carne. Embutidos, morcilla, botillo... Pero también hay lugar para el pescado.

La localidad leonesa de Valderas atrae cada año a miles de personas en busca de su peculiar bacalao al ajo arriero, que se ofrece de forma exclusiva en los restaurantes de este pueblo del sur de la provincia, además de en el restaurante Valderas de la capital leonesa. Este bacalao al estilo Valderas se sirve en una gran cazuela de barro con abundante ajo y pimentón y cuando llega a la mesa la salsa aún continúa hirviendo. 

7. Sopas de truchas

Las sopas de ajo son típicas de muchas casas leonesas, sobre todo cuando llega el frío. Incluso en algunos locales del Barrio Húmedo se puede disfrutar de esta sopa de pan en forma de tapa. Pero en la zona del Órbigo la degustan de una forma especial, con truchas.

Además del refrito con ajo y pimentón que llevan las tradicionales sopas de ajo, al que se añade agua y se 'moja' pan atrasado, las que se comen en la ribera del Órbigo tienen un ingrediente especial, la trucha, un pescado que da a este plato un sabor y una textura muy especial.

El aspecto es rojizo (por el pimentón) y se suelen servir en cazuelas de barro. La hay caldosa o espesa, al gusto del que la realice, según lo que carguemos de rebanadas de pan la cazuela.
8. Embutidos

Además de la cecina y la morcilla, la gastronomía de la provincia es característica por la elaboración de embutidos. Además del salchichón o el lomo, la provincia destaca por el chorizo, el producto estrella de las matanzas que todavía se realizan en muchos hogares leoneses y que mantiene multitud de empresas dedicadas a su venta alrededor de toda la provincia.

No puedes venir a León y no pedir en alguno de los sitios en los que comas una tabla de embutidos... Así, además, puedes probarlos todos.

9. Alubias de La Bañeza

Junto a las ancas de rana, la comarca de La Bañeza destaca por sus alubias, que son las protagonistas de multitud de fiestas de la zona y cuya producción está regulada a través de una Indicación Geográfica Protegida. 

Este producto lo constituyen las variedades locales de alubia o judía (phaseolus vulgares L. subespecie Papilionaceae, leguminosa de grano) denominadas Canela, Plancheta, Riñón y Pinta. Las cuatro se comercializan envasadas en origen como legumbre seca o plato precocinado.


10. Tortilla guisada

La tortilla de patata es uno de los grandes clásicos de la cocina española. Como variedad, en León es típica la tortilla guisada, una particular versión del plato que se puede degustar, por ejemplo, en las decenas de bodegas de la localidad leonesa de Valdebimbre.

Para realizarla, hay que hacer inicialmente una tortilla de patata (o aprovechar la que nos ha sobrado del día anterior). Luego, la tortilla se guisa en agua y con pimientos, ajos y cebolla, además de un poco de pimentón que le da ese color de la imagen.

Para los más atrevidos, también hay versión picante.

Imágenes: Comer de León / Agencia Ical / L.N.C.
Volver arriba
Newsletter